Tenosinovitis: la inflamación en manos o pies que debes conocer

Dado que puede llegar a ser muy incapacitante, debemos aprender a identificar los síntomas de la tenosinovitis lo antes posible para obtener un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado.

El nombre “tenosinovitis” nos puede sonar un tanto extraño pero, en realidad, es un tipo de problema que a muchos de nuestros lectores les resultará familiar.

La tenosinovitis es una inflamación del revestimiento de la vaina que rodea al tendón. Es dolorosa, incapacitante y se centra, en especial, en pies y manos.

Pueden aparecer pequeñas protuberancias, la piel se enrojece y el paciente no sabe muy bien a qué se debe. No han sufrido ningún golpe y, sin embargo, el dolor es intenso, incluso en reposo. Además, se pierde parte de la movilidad.

Los expertos nos indican que es importante obtener un diagnóstico temprano. Solo así podremos evitar que esa inflamación dañe aún más los tendones y sus revestimientos. Y de esta manera, prevenir que suframos problemas más graves.

En caso de molestias, no dudes en consultar con un buen especialista. A continuación, te explicamos los datos esenciales sobre la tenosinovitis.

La tenosinovitis, un dolor articular incapacitante

Para entender qué es la  tenosinovitis, imaginemos un tendón. Esa estructura perfecta que une un músculo cualquiera de nuestra mano con el hueso.

Ese tendón a su vez, tiene un revestimiento, la membrana sinovial. Esta es la que protege y aísla nuestros tendones. Es precisamente aquí donde se produce la inflamación y el dolor.

Lo llamativo de la tenosinovitis es que afecta a los músculos flexores, es decir, notaremos los primeros síntomas de esta afección al mover la mano o al andar.

Al principio es una simple molestia pero, poco a poco, aparece la inflamación, el entumecimiento e incluso la fiebre.

Tenosinovitis

Quién suele padecer tenosinovitis

La tenosinovitis de las extremidades superiores afecta en especial a las mujeres. Asimismo, las personas que practican deporte o que tienen trabajos manuales, como los sastres, los cortadores de carne o los dentistas, también lo sufren.

Lee también: Sales de Epsom y aceite de oliva, una combinación natural para aliviar el dolor de cabeza y cuello

Qué síntomas tiene la tenosinovitis

  • Dolor en las muñecas, tobillos o en la planta de pie; en el talón.
  • A los pocos días aparece el enrojecimiento o inflamación. Cuando esto ocurre el dolor se presenta incluso en reposo.
  • Los dedos de las manos o de los pies “crujen” al moverlos.
  • Asimismo, pueden aparecer pequeñas protuberancias en los dedos de los pies o las manos a causa de la infección.
  • Nos cuesta manipular objetos, andar, realizar cualquier actividad cotidiana. Es algo muy molesto.
Ubicación de vaina y tendones

Qué causa la tenosinovitis

Las principales causas de la inflamación de la vaina del tendón son los movimientos repetitivos de las manos o pies. Así como las malas posturas que solemos adoptar casi sin darnos cuenta.

En cada uno de estos movimientos repetitivos y continuos se sufre una excesiva fricción del tendón con el hueso. Aparece el desgaste y pequeñas lesiones en la vaina que rodea el tendón. Luego, poco a poco, aparece la inflamación.

La enfermedad de De Quervain

Una de las lesiones más comunes asociadas a la tenosinovitis es la enfermedad de De Quervain

Se trata de una dolencia inflamatoria de los tendones que afecta a los pulgares de las manos.

  • Resulta llamativo, por ejemplo, que hechos tan cotidianos como levantar en brazos a un niño pequeño, coser, escribir en el ordenador o incluso ser pianista ocasionen este tipo de tenosinovitis.
  • Asimismo, también puede ocurrir lo siguiente: nos damos un golpe en el pulgar. Sufrimos una pequeña lesión en el tendón de la que no nos damos cuenta. Sentimos dolor pero, con el tiempo, este tejido se cicatriza.

No obstante, este tejido cicatrizado puede impedir que el tendón funcione apropiadamente. Es algo que debemos considerar y que también puede ocasionar la enfermedad de De Quervain.

Tenosinovitis3

Tratamiento habitual para la tenosinovitis

El principal objetivo del tratamiento para la tenosinovitis es reducir la inflamación. Será siempre nuestro médico quien nos ofrezca la mejor estrategia.

Lo más común es combinar un tratamiento farmacológico con algún tipo de rehabilitación.

Quizás te pueda interesar: La hipocalcemia, la enfermedad silenciosa que debes conocer.

  • Deberemos mantener la mano o el pie inmovilizado durante unos días con algún tipo de férula o vendaje.
  • La terapia frío-calor también es muy efectiva en estos casos.
  • Asimismo, sería conveniente que nos aplicáramos baños tibios con agua de romero. Es antiinflamatoria y relajante.
  • Las infusiones de jengibre son muy recomendables. Nos permitirán reducir el dolor y los procesos inflamatorios.
  • Los fisioterapeutas son también una maravillosa ayuda para tratar la tenosinovitis. Además, nos pueden enseñar qué tipos de ejercicios podríamos realizar en casa para ir recuperando movilidad y la fuerza.

Por último y no menos importante, es importante tener en cuenta un aspecto. La tenosinovitis puede volver a aparecer, así que debemos cuidar de nuestra higiene postural y de nuestros movimientos.

La idea básica es disminuir el estrés y la presión en nuestros tendones.

Pide consejo a los profesionales, evita sobrecargas y, ante todo, toma conciencia de que tus tendones y tus articulaciones son maravillosas estructuras que debes cuidar.