Terapias naturales que ayudan a tratar la depresión - Mejor con Salud

Terapias naturales que ayudan a tratar la depresión

Andar durante media hora puede ayudarnos a ver el mundo desde otra perspectiva. Para aliviar los estados depresivos los especialistas recomiendan practicar ejercicio físico de manera regular

La depresión ha sido calificada como la epidemia del siglo XXI, e incluso como una epidemia oculta debido a que existen variedades de este padecimiento que son asintomáticas.

En 2009 la OMS ya estimaba que esta enfermedad superaría al cáncer y a las enfermedades cardiovasculares, en cuanto a la frecuencia con que se presentaría en los seres humanos. La Organización Mundial de la Salud predice que, para el año 2030, serán 30 millones las personas que padezcan depresión, con el consabido gasto en salud pública que esto representa.

Otra de las situaciones más inquietantes en el desarrollo de esta enfermedad es que afecta a personas cada vez más jóvenes, llegando incluso a presentarse en la infancia, tan pronto como a los 9 o 10 años de edad.

Hasta hace muy poco, los psicólogos y médicos no habían encontrado mejor remedio para atender la depresión que la terapia psicológica, muchas veces combinada con los fármacos. Sin embargo, algunos medicamentos implican alteraciones físicas que, de ser posible, deben evitarse. ¿Cómo enfrentar, entonces, un episodio depresivo sin llenarse de químicos?

Alternativas a tu alcance

Realizar ejercicio físico

Ejercicio

Hacer ejercicio es un factor muy eficaz para mejorar los estados de ánimo en las personas.

Lamentablemente, cuando una persona atraviesa por un estado de depresión, una de las primeras reacciones es que su actividad física baja y el individuo llega incluso a sentirse incapaz de moverse. No es necesario acudir al gimnasio dos horas al día para comenzar a cambiar esta situación, salir de casa y dar una caminata de, al menos, media hora por los alrededores, significará un cambio fundamental.

Recurrir a las terapias de luz

Para aquellos que somos altamente sensibles a los cambios estacionales, esta clase de tratamiento ayuda a mejorar el estado de ánimo, especialmente cuando las horas de sol se reducen en el otoño e invierno. Actualmente existen diferentes tipos de lámparas que simulan la luz natural y cuya efectividad ha sido probada en personas con este tipo de padecimiento. Aunque son muy útiles, la manera más sencilla de combatir el síndrome estacional es simplemente salir a la calle cuando hay luz de día y aprovecharla al máximo.

Reducir el consumo de azúcares

Dulces

Es necesario reducir el consumo de estos alimentos azucarados, al igual que de bebidas como alcohol y café, que deprimen también nuestro sistema nervioso.

Este es otro remedio muy efectivo. No es poco frecuente que, cuando nos sentimos tristes o estamos en medio de un periodo particularmente difícil en la vida, incrementemos el consumo de dulces y pasteles. Esto sucede porque los mismos tienen un efecto inmediato en nuestro equilibrio químico que produce una “subida” en el estado de ánimo. Sin embargo, este efecto pasa muy rápido y la “bajada” subsiguiente empeora el cómo nos sentimos. 

Aumentar el consumo de vitamina B6 y magnesio (presentes en las verduras, semillas, atún y pollo) es muy importante para dotar al cerebro de los químicos necesarios para sentirnos bien. El consumo de ácido fólico (presente en hojas como la lechuga y la espinaca) y el omega 3 (abundante en ciertos tipos de pescado) completará el balance químico.

En definitiva…

Pues bien, ¿Qué te han parecido estas terapias naturales para la depresión? Vale aclarar que no se debe abandonar el tratamiento indicado por los profesionales en forma repentina, pero es indudable que estos recursos sencillos y naturales —sin ningún tipo de contraindicación— pueden resultar de gran alivio en los cuadros de depresión.