Tener un hijo varón es todo un tesoro

Valeria Sabater · 26 abril, 2016
Aunque pueden ser más independientes, a la hora de educar a los niños debemos esforzarnos por entender sus necesidades y por crear ese vínculo de comunicación para que confíen en nosotros

El hijo varón es un tesoro para toda madre y todo padre, que ven reflejado en él esa nueva vida, y las esperanzas de dar al mundo un hombre valiente capaz de ser feliz y hacer felices a los demás.

Todos los hijos son preciosos y valiosos, ya sean niños o niñas, y a todos los hemos de querer y educar por igual.

Ahora bien, el carácter de un hijo varón suele ser, en ocasiones, algo diferente y, por lo general, suelen demandarnos algunas necesidades que vale la pena tener en cuenta.

Los niños no son copias de sus padres o de sus madres, es necesario recordar que tienen voz propia y un carácter distintivo, que hemos de saber orientar para que aprendan a ser responsables, maduros y felices.

Te explicamos cómo lograrlo.

El hijo varón: retos y estrategias para su educación

Señalamos una vez más que la educación de un niño y una niña debe llevarse a cabo de igual modo y sin caer en los estereotipos del género.

Los consejos que aquí te aportamos vendrán dados por las necesidades de cada niño pero, por lo general, son herramientas básicas que nos pueden servir de ayuda y de orientación.

hijo-varón (3)

No le enseñes a ser el más fuerte, el más inteligente o el más valiente. Enséñale a ser “él mismo”

Un error que pueden cometer muchas familias es, una vez más, el de caer en los estereotipos de sexo y género que señalábamos con anterioridad.

Lee también “soy madre, no esclava de las tareas domésticas. La carta viral de una madre australiana”

  • Hay quien desea que su hijo varón sea el mejor jugando a fútbol, el más fuerte en el colegio, el más atrevido con sus amigos y el más inteligente de clase. No es lo adecuado.
  • Con el hijo varón haremos lo mismo que con nuestras hijas, permite que sean ellos lo que elijan por sí mismos lo que desean ser, lo que desean practicar en sus horas de ocio y los sueños que desean alcanzar llegado el momento.
  • A un niño no hay que apuntarlo a un determinado deporte si él no lo quiere o no le agrada.

Conoce a tu hijo y no quieras que sea una copia de ti mismo.

Puedes enseñarle lo que a ti te gusta, puedes guiarlo a determinadas aficiones y gustos para que las conozca, pero nunca le impongas obligatoriamente algo que a él no le agrada.

Un hijo varón también tiene derecho a llorar

Los hijos varones no nacen siendo más fuertes que las niñas, ni son invulnerables. Otro error en el que pueden caer algunos padres y algunas madres es comentarles a menudo aquello de “no llores, tú eres un hombre y los chicos tienen que ser fuertes sin derramar ni una lágrima”.

  • Los niños, al igual que las niñas, necesitan desahogar sus emociones; permite que lloren si lo necesitan.
  • Ante todo, algo esencial que debemos propiciar en nuestro hijo varón es una adecuada comunicación emocional. Intenta establecer desde el principio una relación de confianza.
  • Nunca te burles o ironices sobre lo que pueda decirte, atiende sus ideas, pensamientos, emociones y aficiones. Para él es importante y si en algún momento lo criticas o te burlas de él, es probable que deje de confiar en ti.

Descubre también “cómo afectan las emociones a nuestro dolor de espalda”

hijo varón

Los niños te pedirán su espacio de forma temprana

Los niños oscilan a instantes entre la necesidad de apego y los mimos más embaucadores y el deseo extremo de estar solo y disponer de sus derechos e independencia. Lo harán, además, de forma temprana.

  • Hay que tener paciencia, inteligencia y una alta capacidad de negociación. Los niños van a reaccionar de forma negativa a una simple prohibición, por lo que hay que argumentarlas para que, al menos, entiendan por qué no pueden hacer aún determinadas cosas.
  • Es necesario también que si un hijo varón te pide espacio y determinados derechos, le enseñemos también la necesidad de tener responsabilidades.
  • Por ello, no dudes en darles responsabilidades desde bien pequeños (al igual que a las niñas, por supuesto).

Aspectos como el orden en su habitación, la ayuda en casa, el cuidado de mascotas o la responsabilidad de cuidar de sus cosas son aspectos básicos y esenciales que deben cumplir.

hijo-varón (2)

Para concluir, tener un hijo varón es un tesoro y un reto. Su educación estará basada siempre en entender sus necesidades y en facilitar su comunicación emocional, y esa complicidad para que confíe siempre en nosotros.

Descubre por qué puede ser beneficioso que tus hijos pinten mandalas

Respeta su carácter, sus gustos, sé ese pilar cotidiano que sirva de ejemplo para aprender a ser independiente y lo bastante maduro para luchar por sus sueños, sabiendo que estarás cada día de su vidas con él.

Como madres, como padres, queremos a nuestros hijos e hijas por igual y por ello, los educaremos también con los mismos derechos y responsabilidades. Es importante.