Testosterona

Edith Sánchez · 17 noviembre, 2017
Los niveles adecuados de testosterona son indispensables para mantener la buena salud general y la buena salud sexual y reproductiva. Altos o bajos niveles causan problemas

La testosterona es la hormona sexual masculina por excelencia. También es la principal responsable del desarrollo sexual en los varones. Esto incluye tanto el proceso de maduración de los órganos sexuales masculinos, como de los caracteres sexuales secundarios en el hombre.

La testosterona es un esteroide que el cuerpo produce de forma natural. Se origina en los testículos y en las glándulas adrenales. Estas últimas se encuentran sobre los riñones. La hormona es decisiva tanto en la salud sexual y reproductiva de los hombres, como en la buena salud en general. Debe estar en niveles óptimos para que su efecto sea positivo.

La mujer también produce testosterona en los ovarios, aunque en muy baja cantidad. Un alto nivel de esta hormona en el organismo femenino produce trastornos andrógenos. Básicamente, una apariencia masculina. También puede provocar pérdida del cabello, hirsutismo, aumento peso, dificultades emocionales, entre otros.

Efectos fisiológicos básicos de la testosterona

Efectos fisiológicos básicos de la testosterona

Desde el punto de vista fisiológico, la testosterona origina dos efectos básicos. Uno es el efecto androgénico y el otro el efecto anabólico. El primero está relacionado directamente con los órganos sexuales y el segundo con caracteres sexuales secundarios.

  • Efecto androgénico. Incide sobre la maduración de los órganos sexuales y el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios, como la voz, la barba y el vello
  • Efecto anabólico. Fomenta el crecimiento de la masa muscular y de los huesos

Ambos efectos están estrechamente interrelacionados. En la práctica, no ocurren de manera diferenciada, sino dentro del mismo proceso. Es importante señalar que los efectos fisiológicos de esta hormona masculina varían en las distintas etapas de la vida.

¿Quieres conocer más? 9 síntomas de desequilibrio hormonal que dañan nuestro aspecto físico

La testosterona en diferentes etapas vitales

¿Puedo usar clotrimazol durante el embarazo?

La testosterona ejerce efectos diferentes, dependiendo de la edad. Su incidencia se manifiesta desde la etapa prenatal y permanece hasta la vejez, pero se expresa en distintas intensidades y con disímiles consecuencias.

  • Etapa prenatal. Contribuye en la formación de los genitales masculinos, en el desarrollo de las vesículas seminales y de la próstata y en la definición de la identidad de género.
  • Temprana infancia. En los primeros meses de vida la testosterona aumenta de nivel. Después, decae notablemente. La ciencia desconoce las razones por las cuales se produce ese aumento inicial.
  • Prepubertad. En esta etapa la hormona influye en el desarrollo de los primeros caracteres sexuales masculinos.
  • Pubertad. Los niveles de testosterona aumentan notablemente. Se produce el pleno desarrollo sexual.
  • Adultos. Los niveles de la hormona se mantienen básicamente estables y hacen posible la buena salud sexual y reproductiva, así como la buena salud en general.
  • Después de los 30 años, aproximadamente, los niveles de la hormona comienzan a descender gradualmente.

La testosterona también se manifiesta en el organismo femenino. En condiciones normales, permite completar el desarrollo y maduración del sistema óseo durante la pubertad. Luego, en la vida adulta, se ha comprobado que los niveles de testosterona aumentan cuando se produce el enamoramiento.

¿No lo sabías? ¿Cuál es la relación entre las hormonas y el control del peso?

Funciones y niveles de la testosterona

Funciones y niveles de la testosterona

Como ya se anotó, la testosterona incide directamente en el desarrollo de los genitales y de los caracteres sexuales secundarios. Las principales expresiones de esta influencia son:

  • Crecimiento del pene y del escroto, cambio de la voz y aparición de vello durante la adolescencia.
  • Aumento de la libido y del deseo sexual, tanto en hombres como en mujeres.
  • Diferenciación del sexo en el feto y desarrollo de los genitales.
  • Formación, maduración y regulación de la calidad del semen.
  • Mantenimiento y regulación de las células sanguíneas.
  • Disminución del colesterol malo en la sangre.
  • Formación y mantenimiento de los huesos.
  • Incremento de la masa muscular.
  • Aumento de la sensación de vigor.
  • Aceleración del metabolismo.

Cuando los niveles de testosterona son bajos, causan la disminución del deseo sexual, la disfunción eréctil, dificultades emocionales y cognitivas, crecimiento de las mamas en el hombre, pérdida del vello y de la masa muscular, decrecimiento en el volumen del semen, taquicardias, cefaleas, dificultad para orinar, incremento de dolores musculares, entre otros.

Si los niveles son muy altos también originan problemas. Los principales son: formación de coágulos sanguíneos y predisposición a la trombosis, infertilidad, incremento del riesgo a sufrir enfermedades cardiovasculares, aumento del riesgo de padecer cáncer de próstata, pérdida del cabello, agrandamiento de la próstata y dificultades urinarias e, incluso, cambios en el estado de ánimo.