¿Tienes cálculos en la vesícula?

30 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Una mala alimentación y el exceso de colesterol pueden desarrollar partículas sólidas que obstruyen el flujo de la bilis. Por ello, es fundamental mantener buenos hábitos de vida, en especial, en lo que respecta a la alimentación.

La vesícula es un órgano del sistema digestivo, ubicado debajo del hígado, cuya función es almacenar bilis (una sustancia líquida que ayuda a digerir todas las grasas). Una mala alimentación o un exceso de colesterol pueden hacer que se desarrollen partículas sólidas que obstruyan el flujo de la bilis. Estas partículas se conocen como «piedras» o cálculos en la vesícula.

Estas acumulaciones sólidas (también conocidas como conocidos como cálculos biliares) se forman a partir de ciertas sustancias en la bilis. Pueden llegar a obstruir el conducto que va de la vesícula biliar al intestino y entonces es cuando pueden presentarse los problemas.

¿A quién le afecta?

Las personas con malos hábitos alimenticios son uno de los principales grupos que pueden desarrollar cálculos en la vesícula. También pueden padecerlos:

  • Las mujeres, pues en el embarazo los altos niveles de estrógeno disminuyen la movilidad vesicular.
  • Las personas que sufren de obesidad.
  • Las personas que sufren de diabetes.
  • Los adultos mayores de 60 años de edad.
Cálculos en la vesícula: dolor de espalda baja

Señales de alerta

  • Fiebre.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Ictericia.
  • Pesadez y otras molestias estomacales.
  • Inflamación abdominal.
  • Dolor en la parte baja de la espalda.
  • Dolor en la parte derecha del abdomen.

Si bien estos síntomas pueden indicar la existencia de problemas mayores (derivados de los cálculos en la vesícula y otras cuestiones), es fundamental acudir al médico para una evaluación y diagnóstico oportuno. Una de las pruebas necesarias para hacer el diagnóstico es la ecografía abdominal.

La alimentación y la hidratación son claves

Mujer cocinando y oliendo la comida.

Mantener buenos hábitos alimenticios ayudará en gran medida a prevenir los cálculos en la vesícula. Y en caso de que estos ya hayan sido diagnosticados, la dieta también tendrá un gran papel en el tratamiento.

El consumo regular de frutas y verduras (como el rábano, el apio y la alcachofa), los cereales integrales, las frutas cítricas y los alimentos bajos en grasa ayudarán a promover el buen funcionamiento de la vesícula y a tener buenas digestiones. Por ello, se recomienda tomarlos en la medida de lo posible, en el día a día.

Por otra parte, se sugiere reemplazar las carnes rojas por las blancas, cocidas al vapor, a la parrilla o asadas. Comer pescado rico en proteínas y hierro también es una buena opción. Asimismo, se recomienda evitar las bebidas gaseosas, los dulces, el alcohol y todo tipo de frituras en exceso.

Formas de aumentar el consumo de líquidos

Muchas veces resulta difícil beber suficiente cantidad de agua a lo largo del día. Para combatir este problema, podemos recurrir al consumo de algunas bebidas naturales, tales como el té verde, la infusión de manzanilla, y los jugos de frutas.

  • Dieta para las piedras de la vesícula. (n.d.). Https://Www.Botanical-Online.Com/Dieta-Piedras-Vesicula.Htm. Retrieved from https://www.botanical-online.com/dieta-piedras-vesicula.htm
  • Bilis: MedlinePlus enciclopedia médica. (n.d.). Retrieved November 13, 2018, from https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/002237.htm
  • Enfermedades de la vesícula biliar. (n.d.). Retrieved from https://medlineplus.gov/spanish/gallbladderdiseases.html