¿Tienes el colesterol alto? Averígualo con estos 10 síntomas

Carolina Betancourth · 18 junio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 26 diciembre, 2019
Aunque no siempre tienen que ser indicativos de colesterol alto, si presentamos varios de estos síntomas conviene aducir al médico para que nos realice las pruebas pertinentes y nos proporcione un diagnóstico y tratamiento apropiado.

El colesterol alto, también conocido como hipercolesterolemia, es una enfermedad muy común que muchas personas padecen sin saberlo, ya que no siempre presenta síntomas notorios en sus etapas iniciales. Por este motivo, es fundamental aprender a identificar ciertas señales que, aún cuando sean sutiles, nos pueden ayudar a acudir a consulta médica a tiempo.

Recordemos que el colesterol es un lípido que está presente, en cierta medida, en todas las células del cuerpo. Sin embargo, su acumulación en las arterias es uno de los principales factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares crónicas.

El hígado es el responsable de segregar la mayor parte, ya que genera una lipoproteína que circula a través de la sangre y se instala en los tejidos del cuerpo y el plasma sanguíneo. A pesar de esto, sus excesos en el organismo suelen producirse por el consumo habitual de alimentos que lo contienen.

Posibles síntomas de colesterol alto

Aunque en ocasiones hay signos y síntomas que pueden coincidir con otras afecciones, no hay que descartar la posibilidad de que estén indicando un problema con los niveles de colesterol. Por eso, es muy importante no desestimarlas y consultar a nuestro médico en caso de sospecha. 

1. Sensación de pesadez

Mujer con gases intestinales y dolor estomacal.

La acumulación excesiva de colesterol malo (LDL) en las arterias puede ser uno de los desencadenantes de una recurrente sensación de pesadez e indigestión. Los lípidos que se retienen en la sangre y el hígado interfieren en la actividad del metabolismo y, a su vez, afectan al proceso de digestión, sobre todo cuando se consumen alimentos ricos en grasa.

Descubre: Dieta para controlar el colesterol malo (LDL)

2. Dificultades visuales

El aumento de los niveles de colesterol produce dificultades circulatorias que, en algunos casos, pueden conllevar dificultades visuales. Los pacientes con este trastorno pueden presentar irritación continúa en los ojos, además de visión borrosa y una coloración amarilla en la parte blanca del globo ocular (xantelasmas).

3. Mareos y dolor de cabeza

mareos

El colesterol no controlado tiende a formar una placa dura en las arterias (ateroesclerosisque, al obstruir la circulación, afecta el proceso de oxigenación celular. Producto de esto es habitual que se presenten mareos, dolores de cabeza tensionales y pérdida del equilibrio y coordinación.

4. Inflamación de las extremidades

El exceso de lípidos en las arterias puede manifestarse con una inflamación notoria de las extremidades. De hecho, algunas veces esta molestia viene acompañada de un adormecimiento o sensación de hormigueo. Esto se produce porque la grasa dificulta la circulación e interfiere en el paso del oxígeno, lo que puede resentir músculos y articulaciones.

Te interesa: Señales de que sufrimos mala circulación

5. Mal aliento

Una gran cantidad de pacientes con hipercolesterolemia tienen dificultades para controlar el mal aliento, incluso teniendo buenos hábitos de higiene. Esto se debe a que esta sustancia interfiere en la digestión, alterando el funcionamiento del hígado y del pH de la saliva.

6. Dolor en el pecho

Mujer con dolor en el pecho

El dolor en el pecho es un síntoma que se percibe con facilidad y, aunque puede ser leve, muchas veces enciende las alertas. Es cierto que existen muchas enfermedades que se asocian con su aparición.

Sin embargo, un gran número de casos están relacionados con la acumulación de colesterol. Esto se debe a que el lípido dificulta al corazón el bombeo de sangre, lo que puede influir en la aparición de hipertensión.

Lee también: 7 hábitos curiosos con los que dañamos la salud del corazón

7. Debilidad y fatiga

Existen muchos factores que pueden influir en la aparición de la sensación de debilidad y fatiga. Algunos de ellos serían:

  • Dormir mal.
  • Enfermedades crónicas.
  • Deficiencias nutricionales.
  • Exceso de actividad física.

Sin embargo, cuando se produce de forma recurrente, sin razón aparente, sería bueno evaluar si está relacionado con el aumento del colesterol. La acumulación de colesterol interfiere en la circulación y dificulta el paso de oxígeno y nutrientes. Esta obstrucción puede provocar debilitamiento tanto físico como mental.

8. Estreñimiento

El estreñimiento es un trastorno crónico que se origina por cambios en la actividad del intestino, con frecuencia producidos por malos hábitos alimenticios y problemas digestivos.

Sin embargo, también puede ser una consecuencia de la hipercolesterolemia, ya que, al afectar al hígado, esta sustancia puede alterar el ritmo intestinal provocando estreñimiento.

9. Intolerancias alimentarias

Las enzimas digestivas ayudan, por ejemplo, a digerir la lactosa
Las enzimas digestivas desempeñan un papel importante en la salud. Gracias a ellas es posible la digestión de algunas sustancias.

Cuando una persona tiene dificultades metabólicas y digestivas relacionadas con el aumento de colesterol, pueden producirse ciertas intolerancias alimentarias.

Así, la acumulación de grasa en las arterias y el hígado aumenta la sensación de pesadez e inflamación, sobre todo al consumir alimentos irritantes y grasosos. Por lo general, los pacientes dejan de tolerar alimentos como:

  • Lácteos.
  • Frituras.
  • Carnes rojas.
  • Harinas refinadas.

10. Urticaria

Las dificultades para eliminar el exceso de colesterol de las arterias pueden manifestarse con urticaria y otras afecciones de la piel. Así, suele ser común que el paciente perciba:

  • Piel irritada.
  • Granos de acné.
  • Manchas rojizas.
  • Sensación de picor.

Consulta con tu médico si tu salud te preocupa

Si crees haber identificado varias señales de colesterol alto, consulta cuanto antes al médico para que te realice las pruebas necesarias. Si los resultados son positivos, asegúrate de mejorar tus hábitos de vida para evitar complicaciones más graves en la salud.