¿Tienes estrés o un desorden de ansiedad?

Si no somos capaces de solucionar el problema por nuestros propios medios es conveniente que pidamos ayuda de un profesional que nos enseñe a reaccionar ante este tipo de situaciones

En esta época hay muchos temas preocupantes y tus nervios podrían alterarse por cualquier situaciónLa tensión que puedes sentir quizá sea solo estrés. Si tu desazón es breve no hay por qué alarmarse.

Pero los trastornos de ansiedad  podrían entorpecer tu rutina diaria. La razón de esto es la intensa preocupación y el bloqueo que provoca. Ir a trabajar, por ejemplo, podría resultar muy frustrante si tu empleo es muy demandante o si tu jefe es demasiado exigente.

La Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), define el trastorno de ansiedad generalizada como aquel que padecen las personas que sufren intensas reacciones como la preocupación y la alta activación fisiológica durante más de seis meses.

Es muy común que las personas con este trastorno muestren niveles muy altos de estrés casi todo el tiempo. La ansiedad está provocada por interpretaciones erróneas y pensamientos negativos anticipados.

La complejidad de estas dos situaciones hace difícil la interpretación y el diagnóstico, incluso para los expertos. Para saber si tienes estrés o un desorden de ansiedad debes analizar estos factores:

1. Tu preocupación es persistente

Organizarte antes de tu acto de graduación es normal: debes buscar el vestido, los zapatos correctos y cerrar tu expediente universitario. No solo si te ocurre a ti, sino también a tu hijo, a un hermano o cualquier ser querido.

Sin embargo, si ya llevas 6 meses preocupada por todo, puedes estar experimentando un trastorno de ansiedad. Este se caracteriza por producir preocupaciones excesivas.

Lo primero que analizan los médicos es si la persona se sentía de esta manera antes de que surgiera la situación estresante y si el comportamiento es persistente. Si no perdura esa actitud y fue de corta duración, es probable que no tenga trastorno de ansiedad.

Por ejemplo, si te vas a casar y antes de iniciar los preparativos de la boda todo iba bien, lo más probable es que solo sea un estrés momentáneo. Pero si ya tenías estos síntomas mucho antes, entonces sí podría ser un trastorno de ansiedad que requiera atención médica urgente.

Lee también: 6 efectos raros de la ansiedad

2. Llegas a conclusiones negativas

¿Tiendes a pensar en los peores resultados? ¿Dicen que eres una persona negativa? Algunos piensan que son así y que solo es un exceso de precaución. Otros se definen como realistas.

pensamiento negativo

Si estos pensamientos son extremos y persistentes, entonces lo que tienes es trastorno de ansiedad. Este puede hacer que te imagines que el peor resultado posible es el resultado más probable.

Identificar la situación real no es sencillo. Pero algo que puede darte una buena pista es la opinión externa. Si todo el tiempo te estás sintiendo mal, esperas que todo vaya a peor y eres incapaz de disfrutar el momento pero nadie más ve esa perspectiva, debes preocuparte.

Las personas con trastornos de ansiedad piensan que tienen tantos defectos que los hacen prescindibles. Constantemente están sintiéndose decepcionados con lo que hacen y sienten que serán la vergüenza de su familia.

Si eres de aquellos que con un golpe en la cabeza ya asumes que lo siguiente es un tumor cerebral, tienes trastorno de ansiedad.

Este patrón de pensamiento negativo se denomina catastrofismo, y es una desviación en el pensamiento sobre el mundo en el que todo parece ir cada vez peor.

3. Estás irritable y otros lo están notando

¿Sientes inquietud, fatiga, irritabilidad y dificultad para dormir o concentrarte? Estas actitudes están asociadas con una serie de problemas de salud, tanto mental como física.

Forman parte de la dificultad en el diagnóstico de los trastornos de ansiedad. También son la razón por la cual ahora otras personas se están alejando de ti.

No obstante, si alguno de estos síntomas persiste tan fuertemente que incluso interfiere con tu vida diaria, tus compañeros de trabajo o estudio es un buen momento para que busques opinión de algún experto.

4. Lo que te hace sentir mejor no se adapta a tus planes

tomar el sol

Sabes muy bien lo que debes hacer y has escuchado claramente los consejos y trucos para alejarte de todo tipo de estrés.

Eres consciente de que tienes que seguir una dieta saludable y hacer ejercicio regularmente y conoces todos estos trucos, pero no los aplicas ni tienes tiempo para hacerlo.

Quizás ya seas una persona muy organizada pero debes considerar un factor fundamental: tus prioridades.

Tu salud debe estar en primer lugar y tomarte un tiempo para ti es mucho más importante que cualquier otra cosa, porque podría salvarte la vida.

Realiza aquellas cosas que te hacen sentir feliz:

  • Sal con amigos
  • Pasa tiempo a solas
  • Lee
  • Ejercítate diariamente
  • Encuentra nuevos pasatiempos
  • Viaja y conoce lugares nuevos

Visita este artículo: Los amigos benefician seriamente la salud

5. Trata el problema cuando se te vaya de las manos

Si has probado estas técnicas y todavía estás luchando, es probable que sea el momento de hablar con un profesional.

Lo ideal es que tu especialista sea un terapeuta cognitivo conductual. Su objetivo es mostrarte las nuevas formas de pensar y cómo debes reaccionar durante las situaciones graves.

En todo caso, un psicólogo general puede ayudarte a identificar el problema y su mejor solución. Si es necesario, te remitirá al especialista que considere oportuno si él no puede solventar la situación.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar