¿Tienes fatiga? Quizás te falten estos nutrientes

Yamila Papa Pintor·
09 Abril, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Gilberto Adaulfo Sánchez Abreu al
12 Diciembre, 2018
Una alimentación sana y equilibrada es fundamental para que el cuerpo reciba todos los nutrientes que necesita para llevar a cabo sus funciones de una manera correcta. Por el contrario, una deficiencia de estos podría conllevar a sufrir de fatiga.
 

La fatiga es un sentimiento de cansancio recurrente, sin ninguna causa aparente, que puede empeorar con la actividad física o mental, y hace que el solo hecho de levantarse de la cama y empezar la rutina diaria sea una misión casi imposible.

Además de los hábitos que pueden desencadenar esta situación, es importante prestar especial atención a la alimentación, dado que si te hacen faltan ciertos nutrientes puede ser más difícil obtener energía para afrontar la jornada.

¿Qué es la fatiga y qué la provoca?

Todos, en algún momento, nos hemos sentido tan cansados que lo único que queremos es quedarnos en la cama todo el día y no hacer nada. No obstante, tras este descanso podemos volver a la normalidad y cumplir con nuestras actividades y obligaciones.

El problema surge si, pasadas algunas semanas, el debilitamiento o falta de energía continúa o, en su defecto, aumenta. Esto es una señal de alarma a la que debemos prestarle atención.

Según una publicación de la Clínica Mayo, además del estrés y la vida ajetreada que llevamos hoy en día, hay otras causas por las cuales nos podemos sentir más cansados de lo normal:

 
  • Consumo de alcohol o drogas.
  • Exceso o falta de actividad física.
  • Trastorno del jet lag.
  • No dormir bien.
  • Medicamentos antihistamínicos o para la tos.
  • Alimentación poco saludable.
¿Qué es la fatiga y qué la provoca?
En la mayoría de los casos, la fatiga proviene de un mal descanso o deficiencia de nutrientes. Sin embargo, también puede alertar enfermedades.

Por su parte, el síndrome de fatiga crónica es un trastorno en el que se presenta cansancio extremo que no se puede atribuir a una razón específica y no mejora con el descanso.

Otra publicación de la Clínica Mayo sugiere que entre los signos y síntomas más habituales de esta condición se encuentran los siguientes:

  • Fatiga.
  • Pérdida de memoria o concentración.
  • Dolor de garganta.
  • Aumento de los ganglios linfáticos del cuello o las axilas.
  • Dolor articular o muscular.
  • Dolor de cabeza.
  • Sueño no reparador.
  • Agotamiento extremo que dura más de 24 horas después de realizar ejercicio físico o mental.
 

Vale la pena mencionar que si estos síntomas son recurrentes o se tornan muy molestos, es necesario consultar con el médico, ya que pueden ser una alerta para problemas de salud más graves.

No olvides leer: 3 mascarillas para combatir el efecto de la fatiga

¿La deficiencia de nutrientes puede provocar cansancio?

Ya hemos hablado de los hábitos diarios que pueden causar agotamiento físico y mental. Pero, además de estos, vale la pena indicar que la alimentación puede desempeñar un papel importante en cómo nos sentimos. Ahora bien, no se trata de la cantidad de comida que se ingiere a diario, sino de la calidad de los alimentos que recibe el organismo.

De hecho, un estudio de Journal of Human Nutrition and Dietetics, sugiere que una mala alimentación podría evitar que el cuerpo obtenga los nutrientes que necesita y provocar problemas de salud, entre ellos la fatiga crónica. A continuación, veremos qué sucede cuando hay carencia de determinados nutrientes.

 

Vitamina C

Esta vitamina es usada en la población para prevenir y disminuir los síntomas de la gripe o el resfriado común. De hecho, se cree que la ingesta diaria de alimentos que la contengan puede ayudar a evitar que aparezcan estas afecciones de la salud.

Un estudio publicado en Nutrition Journal menciona que el consumo de vitamina C podría estar directamente relacionado con la reducción de la fatiga. Esto, al parecer, debido a que actúa como antioxidante.

Vitamina C
Un déficit de vitamina C podría estar detrás de la sensación de fatiga constante.

Los alimentos que aportan vitamina c, según una publicación de National Institutes of Health, son los siguientes:

  • Frutas cítricas como las naranjas, las mandarinas, los pomelos.
  • Pimientos rojos y verdes.
  • Kiwi.
  • Otras frutas y verduras, como fresas, melón, brócoli y tomates.
 

Lee también: 6 recetas ricas en vitamina C

Vitamina D

Al parecer, la deficiencia de vitamina D no está relacionada únicamente con el debilitamiento de músculos y huesos, sino también con el sueño y la fatiga.

Respecto a esto, un estudio de North American Journal of Medical Sciences plantea que podría existir un vínculo entre los pacientes que presentan fatiga y la deficiencia de vitamina D. Además, sugiere que una dosis óptima de esta vitamina está asociada con la mejoría significativa de los síntomas.

Hierro

La Organización Mundial de la Salud señala que la falta de hierro es el principal problema nutricional de la población mundial y se presenta no solo en países en vía de desarrollo sino también en países industrializados.

Por su parte, una publicación de National Health Service, sugiere que estos son los síntomas o signos más comunes de la falta de hierro:

  • Cansancio y falta de energía.
  • Falta de aliento.
  • Latidos cardíacos más notorios.
  • Palidez.

Además, señala que para aumentar los niveles de este mineral en nuestro organismo, podríamos optar por el consumo de los siguientes alimentos:

 
  • Verduras de hoja verde.
  • Cereales y pan fortificados con hierro.
  • Carne.
  • Legumbres (frijoles, guisantes y lentejas).
Hierro
La falta de hierro puede explicar la sensación de cansancio prolongada que muchos padecen.

Magnesio

El magnesio es un nutriente que está en continuo trabajo en nuestro organismo, ya que es el encargado de convertir la comida en energía y regular algunas funciones del cuerpo.

Según Naoki Umeda, especialista en medicina integrada, en una publicación de La Clínica Cleveland, los síntomas más frecuentes de la deficiencia de magnesio son:

  • Fatiga.
  • Espasmos musculares.
  • Pérdida del apetito.
  • Náuseas.

Una publicación de WebMD señala que el magnesio se puede encontrar en los siguientes alimentos:

  • Espinaca.
  • Edamame.
  • Tamarindo.
  • Papa con piel.
  • Quinoa.
  • Fríjoles.
  • Tofu.
  • Almendras.

Te podría interesar: Las increíbles propiedades del cloruro de magnesio para la salud del cuerpo

 

¿Cuándo acudir al médico?

Aunque el listado anterior reúne ciertos síntomas y causas de la fatiga, es importante prestar atención a los signos de alarma y las posibles complicaciones, que, según La Clínica Mayo, son las siguientes:

  • Depresión.
  • Aislamiento social.
  • Restricciones en el estilo de vida.
  • Aumento en las ausencias laborales.

Ante la presencia de alguno de estos síntomas, es necesario consultar con el médico para encontrar un tratamiento adecuado.

 
  • Barkoula, N. M., Alcock, B., Cabrera, N. O., & Peijs, T. (2008). Fatigue properties of highly oriented polypropylene tapes and all-polypropylene composites. Polymers and Polymer Composites. https://doi.org/10.1002/pc
  • Bhaduri, A. (2018). Fatigue. In Springer Series in Materials Science. https://doi.org/10.1007/978-981-10-7209-3_8
  • Chaudhuri, A., & Behan, P. O. (2004). Fatigue in neurological disorders. Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(04)15794-2
  • Clínica Mayo. Síntomas cansancio. (2018). Recuperado el 25 de marzo de 2020. https://www.mayoclinic.org/es-es/symptoms/fatigue/basics/causes/sym-20050894
  • Clínica Mayo. Síndrome de fatiga crónica. (2018). Recuperado el 25 de marzo de 2020. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/chronic-fatigue-syndrome/symptoms-causes/syc-20360490
  • N. Campagnolo, S. Johnston, A. Collatz, D. Staines, S. Marshall‐Gradisnik. Dietary and nutrition interventions for the therapeutic treatment of chronic fatigue syndrome/myalgic encephalomyelitis: a systematic review. (2017). https://doi.org/10.1111/jhn.12435
  • Suh, S., Bae, W.K., Ahn, H. et al. Intravenous Vitamin C administration reduces fatigue in office workers: a double-blind randomized controlled trial. Nutr J 11, 7 (2012). https://doi.org/10.1186/1475-2891-11-7
  • Roy, S., Sherman, A., Monari-Sparks, M. J., Schweiker, O., & Hunter, K. (2014). Correction of low vitamin D improves fatigue: Effect of correction of low vitamin D in fatigue study (EViDiF study). North American Journal of Medical Sciences. https://doi.org/10.4103/1947-2714.139291
  • Organización Mundial de la Salud. Carencia de micronutrientes. https://www.who.int/nutrition/topics/ida/es/
  • Wong, C. (2017). Iron deficiency anaemia. In Paediatrics and Child Health (United Kingdom). https://doi.org/10.1016/j.paed.2017.08.004
  • Cleveland Clinic. Feeling Fatigued? Could It Be Magnesium Deficiency? (And If So, What to Do About It!). (2019). https://health.clevelandclinic.org/feeling-fatigued-could-it-be-magnesium-deficiency-and-if-so-what-to-do-about-it/