¿Tienes flujo vaginal en exceso? Cómbatelo con estos 5 remedios naturales

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gilberto Sánchez el 14 noviembre, 2018
Daniela Castro · 14 febrero, 2017 · Última actualización: 14 noviembre, 2018 14 noviembre, 2018
Para controlar el exceso de flujo vaginal podemos combinar el uso de tratamientos tópicos con la ingesta de algunos remedios también caseros que nos ayuden a regularlo

Los fluidos vaginales son normales en las mujeres y, de hecho, aunque para algunas es incómodo, son muy necesarios. El flujo vaginal no es sinónimo de enfermedad pero algunas de sus características deben alertarnos ante la presencia de ciertas infecciones y enfermedades.

Acaso ¿Es normal el flujo vaginal?

El flujo vaginal puede ser normal según sus características, este se caracteriza por tener un color transparente que, en algunas, puede variar en tonalidades blancas o amarillentas; no tiene un olor fuerte y tampoco genera picazón u otras molestias y en algunos casos puede cumplir funciones específicas como:

  • Mantener la zona íntima protegida frente a los agentes externos, y evita el desarrollo de infecciones u hongos.
  • Desempeña un papel muy importante en la vida sexual, ya que actúa como un lubricante natural para conseguir relaciones íntimas más placenteras.

El problema ocurre cuando presenta algún tipo de alteración, ya sea porque se produce en cantidades excesivas o porque cambia de forma repentina de color y olor.

Esto puede derivarse de una infección bacteriana o por levaduras, la cual tiene lugar por alteraciones en el pH de la vagina.

Por suerte, hay varios remedios de origen natural que, por sus propiedades, controlan esta condición y reducen de forma considerable las secreciones.

1. Yogur natural y mielyogurt-con-miel

El yogur natural con probióticos es uno de los remedios más recomendados para las alteraciones que afectan la salud de la vagina.

Contiene cultivos vivos que aumentan la producción de bacterias saludables en la zona íntima para reducir el nivel de infección. A su vez, altera el ambiente que necesitan los microorganismos para proliferarse y, de paso, minimiza la producción de flujo vaginal.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de yogur natural (25 g)
  • 1 cucharadita de miel (7,5 g)

Preparación

  • Combina el yogur natural con la miel de abejas y aplícalo en los alrededores de la zona vaginal.
  • Deja que actúe 5 minutos y enjuaga con agua tibia.
  • Úsalo una vez al día, todos los días.
  • Opcionalmente, consume un vaso de yogur para fortalecer el sistema inmunitario.

2. Semilla de mango

La semilla de mango contiene agentes antibacterianos y antimicóticos que ayudan a controlar las infecciones que provocan alteraciones en el flujo vaginal. Su aplicación externa elimina el mal olor y regula la flora bacteriana para lograr un rápido alivio de estos problemas.

Ingredientes

  • 1 cucharada de semilla de mango molida (10 g)
  • 3 cucharadas de agua (30 ml)

Preparación

  • Muele una semilla de mango seca y, tras obtener una cucharada, mézclala con el agua.
  • Obtén una pasta espesa y frótala en las áreas externas de la vagina para detener las secreciones.
  • Úsalo dos veces al día hasta controlar la infección.

3. Agua de arroztonico-agua-arroz

La bebida natural de arroz contiene almidones y cuenta con propiedades emolientes que resultan útiles para combatir la irritación y comezón causada por infecciones en la vagina.

Su uso tópico controla la segregación excesiva de flujos y, a su vez, elimina los olores fuertes y la inflamación.

Ingredientes

  • 6 cucharadas de arroz (120 g)
  • 3 vasos de agua (600 ml)

Preparación

  • Incorpora el arroz en una olla con agua y ponlo a cocinar durante 10 minutos.
  • Pasado este tiempo, filtra el líquido y úsalo para lavar las zonas externas de la vagina.
  • Como complemento puedes beber un vaso de agua de arroz al día.

4. Vinagre de manzana

El vinagre de sidra de manzana es uno de los remedios popular más eficaces para los descontroles en el pH de la vagina. Su ácido acético controla las infecciones por levaduras y crea una barrera protectora contra los agentes dañinos que causan enfermedades.

Tiene propiedades antimicrobianas y antifúngicas que controlan la actividad de los microorganismos para reducir las secreciones.

Ingredientes

  • ½ taza de vinagre de manzana (125 ml)
  • 3 tazas de agua (750 ml)

Preparación

  • Diluye el vinagre de manzana en el agua tibia y úsalo para enjuagar las áreas externas de la zona íntima.
  • Repite el baño dos veces al día si lo consideras necesario.
  • Si gustas, añade una cucharada de vinagre de manzana en un vaso de agua tibia y consúmelo como complemento del tratamiento.

5. Cúrcuma y lecheCúrcuma

Las propiedades antisépticas y antiinflamatorias que brinda la cúrcuma se pueden aprovechar como solución contra las afecciones que alteran la producción de fluidos vaginales.

Es muy suave con la piel delicada de la zona íntima y, tras ser aplicada, promueve el equilibrio de su pH.

Ingredientes

  • 1 cucharada de cúrcuma en polvo (10 g)
  • 3 cucharadas de leche (30 ml)

Preparación

  • Humedece la cúrcuma con las cucharadas de leche y masajea las partes externas de la vagina con la pasta resultante.
  • Repite su uso dos veces al día hasta controlar la infección.

El uso de cualquiera de estos remedios proporciona interesantes beneficios en la disminución del flujo excesivo. No obstante, siempre recuerda consultar a tu médico antes de utilizar cualquiera de estas alternativas y si el síntoma se vuelve recurrente, suspende el remedio y acude con tu médico.

  • Hay, P. (2018). Vaginal discharge. Medicine (United Kingdom). https://doi.org/10.1016/j.mpmed.2018.03.006
  • Hainer, B. L., & Gibson, M. V. (2011). Vaginitis: Diagnosis and treatment. American Family Physician. https://doi.org/10.2165/00003495-197204050-00004
  • Mitchell, H. (2004). Vaginal discharge—causes, diagnosis, and treatment. BMJ. https://doi.org/10.1136/bmj.328.7451.1306