¿Tienes los pies secos y agrietados? 5 remedios para hidratarlos

A la hora de cuidar los pies secos y agrietados deberemos tener en cuenta la presencia de heridas abiertas para optar por unos remedios u otros, ya que requieren atenciones diferentes.

Para combatir los pies secos y agrietados necesitamos mantenerlos hidratados, a ser posible con productos naturales ricos en ácidos grasos. Además, podemos aprovechar para incluir ingredientes caseros que nos ayuden a exfoliarlos.

Descubre en este artículo 5 remedios hidratantes para lucir unos pies perfectos. Conseguiremos una piel suave y lisa de la manera más sencilla y natural. ¡Pruébalos!

Remedios para pies secos y agrietados

Estos tratamientos son muy efectivos para prevenir los pies secos y agrietados en 10 minutos. De este modo conseguimos evitar la piel seca que afea tanto los pies, sobre todo por usar un calzado inadecuado y por una falta de hidratación.

Estas 5 propuestas naturales combinan un ingrediente exfoliante y otro hidratante para conseguir un resultado profundo y duradero. Así podremos realizarnos este tratamiento una vez por semana para tener unos pies perfectos durante todo el año.

¿Cómo hacemos los tratamientos?

  • Para preparar estos remedios solamente tenemos que mezclar ambos ingredientes y masajearnos los pies durante 5 minutos.
  • Lo ideal es hacerlo después de un baño con agua caliente para ablandar la piel.
  • A continuación, dejaremos que el aceite actúe durante otros 5 minutos y nos lavaremos los pies.

Lee este artículo: Las mejores hierbas para hacer baños de pies

1. Sal gruesa y aceite de coco

Exfoliante para pies secos y agrietados

El primer tratamiento que proponemos para los pies secos y agrietados es muy adecuado para cuando tenemos fisuras profundas. La sal gruesa es un ingrediente excelente para eliminar la piel seca y facilitar la regeneración de nuevas células. Es un exfoliante ideal para una zona como los pies.

El segundo ingrediente de este tratamiento es el aceite de coco, el cual es cada vez más popular como alimento medicinal y cosmético natural. Este aceite es muy rico en ácidos grasos esenciales y nutre la piel en profundidad.

2. Azúcar y aceite de almendra

Una segunda combinación muy efectiva y económica para lucir unos pies perfectos es la de azúcar con aceite de almendra. El azúcar es un poco más suave que la sal gruesa, por lo que lo recomendamos para pieles secas o con grietas poco profundas. Además, la sal puede causar un poco de picor si hay heridas en los talones, mientras que el azúcar no presenta ese inconveniente.

El aceite de almendra es un ingredientes básico en cosmética natural, ya que es barato y muy nutritivo, gracias a su contenido en vitamina E. Con este aceite aportamos elasticidad a la piel para evitar que se agriete con facilidad.

Descubre: Los 6 beneficios del aceite de almendras para la salud

3. Bicarbonato y aceite de oliva

Combatir los pies secos y agrietados con remedios naturales

El bicarbonato de sodio nos permite exfoliar la piel con mucha suavidad. Por lo tanto, este tratamiento es ideal para pies secos y agrietados pero con piel sensible. Es muy útil para prevenir e hidratar la piel con un agradable masaje. Además, lo podemos usar en cualquier parte del cuerpo, incluso en el rostro.

El aceite de oliva es un poderoso antioxidante que no solamente hidrata nuestros pies, sino que también los protege de las agresiones externas. También puede ayudarnos a calmar cualquier irritación o inflamación cutánea.

4. Posos de café y miel de abeja

¿Sabías que los posos del café pueden ser muy útiles para exfoliar la piel? No los desperdicies, ya que son muy efectivos para suavizar los talones, combatir la celulitis y mantener la piel suave y lisa. Solamente tenemos que mezclarlos con el ingrediente adecuado.

En este caso, recomendamos mezclar los posos con miel de abeja para prevenir los pies secos y agrietados. La miel es un potente antibiótico que puede ser adecuado para cuando tenemos pequeñas heridas. Además, crea una capa que protege la piel y mantiene la humedad natural.

5. Arena de playa y manteca de karité

Si tenemos la posibilidad de conseguir arena, ya sea en la playa o en algún terreno cercano, podemos preparar un exfoliante ideal para las pieles más secas y rugosas. Además, con la arena podremos realizarnos un masaje muy agradable y relajante que repercutirá en todo nuestro cuerpo.

Como la arena de playa exfolia los pies en profundidad, necesitamos un ingrediente muy nutritivo para completar este tratamiento. En este caso, recomendamos optar por la manteca de karité, un producto muy efectivo para las pieles más secas.

Esta manteca suaviza y regenera la piel dañada, la protege de las agresiones externas y favorece la cicatrización de grietas y heridas. Notaremos que tiene una textura muy densa, por lo que tal vez necesitemos una toalla para quitar los restos de la piel.