Razones por las que tienes mucha sed

Aunque no tiene por qué responder a ninguna dolencia, lo cierto es que si experimentamos sed excesiva con frecuencia sería conveniente ponerlo en conocimiento del médico para descartar posibles problemas

El consumo de agua y otros líquidos saludables es determinante para que todos los sistemas del cuerpo funcionen sin dificultades. Cuando la sed se vuelve insaciable, es probable que se están presentando problemas de salud que quizá desconoces. ¿Sabes por qué tienes mucha sed?

En ocasiones, se puede percibir la boca seca aunque se ingieran bebidas a lo largo del día. Si esto ocurre, pueden estar desarrollándose algunas enfermedades que requieren atención. Por eso, si la sensación de sed no desaparece, lo mejor es solicitar un chequeo médico.

¿Por qué tienes mucha sed? Descubre las razones

Tener una sensación de sed insaciable es normal cuando el organismo pierde líquidos. Sin embargo, si el síntoma es recurrente y aparece aunque se tome suficiente agua, hay que evaluar si puede estar alertando alguna de las siguientes condiciones.

Diabetes mellitus

Dieta saludable para prevenir la diabetes.

Experimentar un exceso de sed y ganas de orinar constantemente puede ser una señal de alerta de diabetes. Cuando se produce esta enfermedad, tanto la tipo 1 como la tipo 2, la acumulación de glucosa obliga a los riñones a trabajar con más intensidad.

El propósito de esto es filtrar y absorber el exceso de azúcar en sangre. Si los riñones no se dan abasto, este exceso de azúcar pasa a la orina junto con el líquido extraído de los tejidos, y puede hacer que te deshidrates.

Como te la pasarás bebiendo más líquido para calmar la sed, tu organismo producirá más orina. Entonces, estarás cayendo en un círculo vicioso hasta que se logren controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Diabetes insípida

A pesar de su nombre, no tiene nada que ver con la diabetes tipo 1 ni la diabetes tipo 2. Esta enfermedad está relacionada con trastornos de la hormona antidiurética: la vasopresina, o su receptor. Este problema ocasiona deseos frecuentes de orinar.

Al eliminar líquido del cuerpo, aumenta la necesidad de recuperarlo. Es como en la diabetes mellitus, genera un círculo vicioso y, de no tratarse adecuadamente, puede causar problemas renales graves.

Deshidratación

tienes mucha sed

Esta es una de las principales de las razones por las que tienes mucha sed. Cuando sudas excesivamente o padeces algunos síntomas como vómitos o diarreas, tu organismo estará perdiendo líquidos.

Esto ocasionará:

  • Sed
  • Sequedad en los labios y la boca
  • Falta de energía y calambres

Los síntomas anteriores son comunes en la deshidratación moderada.  En cambio, cuando la deshidratación es severa presentarás:

  • Problemas para orinar
  • Respiración muy rápida
  • La piel perderá elasticidad
  • Tu presión arterial bajará
  • El corazón latirá rápidamente
  • Puedes perder el conocimiento.

En estas circunstancias, hay que buscar ayuda médica de inmediato.

Lee también: Garganta y boca secas: ¿cómo evitarlas?

Hiperaldosteronismo primario

Esta es una enfermedad que causa algunos casos de hipertensión. Hay una hormona que es producida en la parte externa de la glándula suprarrenal, llamada corteza suprarrenal. Su función es que los riñones retengan sodio y liberen potasio.

Sin embargo, si tienes niveles bajos de potasio en la sangre durante un período de tiempo, provocará que los riñones sean resistentes e insensibles a la hormona. Esto ocasiona que necesites orinar con mucha frecuencia y tengas mucha sed.

Septicemia

Esta condición puede ocasionar que se produzcan fallos multiorgánicos y un choque. Después, puede bajar demasiado la presión arterial y tu cuerpo puede perder una gran cantidad de líquido en el torrente sanguíneo.

Como respuesta de esta pérdida de fluido, tu cuerpo te pedirá muchos líquidos y desarrollarás una sed excesiva. Esta enfermedad se produce cuando tu cuerpo trata de combatir algunas infecciones ocasionadas por las bacterias que se encuentran en él.

Si no se logran controlar, estas bacterias se extenderán por el torrente sanguíneo y circularán por todo tu cuerpo.

Polidipsia psicogénica

Algunos trastornos psiquiátricos, en especial la esquizofrenia, pueden causar sed excesiva, y cuando esto ocurre, se conoce como polidipsia psicogénica.

Aún no conoce con exactitud la razón de esta condición. Lo que si se sabe es que se caracteriza por una compulsión a beber grandes cantidades de agua. Si no se controla, pueden desarrollar convulsiones o entrar en estado de coma.

Aunque beber agua es vital, un alto volumen reduce severamente los niveles de sodio en el torrente sanguíneo. Por eso, nunca debes exceder los 2.5 litros de agua al día.

Insolación

Suele ocurrir si te expones mucho tiempo al sol o has estado expuesto a calor intenso a temperaturas que exceden los 39° centígrados o más. A pesar del calor, no sudas y sentirás la piel deshidratada. Como consecuencia, sientes que tienes mucha sed y puedes percibir la boca seca.

Puedes presentar diversos síntomas como:

  • Confusión e irritabilidad
  • Mareos
  • Calambres
  • Convulsiones
  • Pérdida del conocimiento

Ver también: 4 consejos para evitar la sequedad en tu boca

Insuficiencia cardíaca

Es una enfermedad que se debe a la deficiencia del corazón cuando este no es capaz de aportar el volumen de sangre necesario por minuto para abastecer las exigencias de todo  el organismo.  Se trata de una patología que ocasiona:

  • Ahogos.
  • Un color azul de la piel y de los labios.
  • Sensación de angustia por parte del enfermo.
  • Alteraciones del ritmo en el pulso.
  • Sensación de sed excesiva debido al gran esfuerzo que el corazón hace.

Las razones por las que tienes mucha sed son variadas. No siempre es fácil identificar la exacta. Algunas no son graves y pueden solucionarse, mientras que otras requieren mayor atención.

Aunque la sed excesiva puede parecer un síntoma inofensivo debes prestarle atención porque puede indicarte que algo grave está pasando.