¿Tienes picazón vaginal? Podría deberse a estas razones

La comezón en la zona íntima puede estar ligada a infecciones fúngicas o irritación de la zona, entre otras causas.

La picazón vaginal es una afección común en las mujeres que puede presentarse en diferentes etapas. Con frecuencia, surge como consecuencia de la alteración del balance en el pH de la zona, pero existen otras causas.

Independientemente de cuál sea el motivo no deja de ser una molestia que puede generar preocupación e inseguridad en la mujer. A continuación te presentamos algunas de las posibles causas de la picazón vaginal.

1. Infección fúngica

El pH normal de la vagina es ácido y se encuentra por debajo de los 4.7. Unas bacterias buenas, conocidas como lactobacilos, son las responsables de mantener el grado de acidez adecuado para evitar la proliferación de hongos y otros microorganismos.

Infección vaginal.

Sin embargo, algunos factores pueden alterar el pH natural de la zona vaginal, lo que conlleva a una infección por la acumulación de hongos en la vulva.

Los hongos tienen la facilidad de proliferar en ambientes húmedos como el que le ofrece la vulva. El resultado es un tipo de flujo vaginal blanco o amarillento que viene acompañado de un olor a pan y una picazón frecuente.

Para lograr restablecer las bacterias buenas de la vagina se aconseja el consumo frecuente de alimentos probióticos, como el yogur natural. Si la sensación de picor resulta muy molesta, se puede hacer un enjuague superficial con un poco de vinagre diluido en agua.

Te interesa leer: 6 hábitos que te ocasionan infecciones por levadura

2. Vulvitis

Este es el término médico que se le da a la irritación de la vulva. Su síntoma más característico viene a ser la hinchazón y enrojecimiento del genital, acompañada por picazón. Puede estar causada por:

  • Uso de jabones que no son especiales para la vagina, desodorantes, talcos y otros productos que contienen químicos demasiado fuertes.
  • Uso de papel higiénico con colorantes o compuestos irritantes.
  • Brusquedad al lavarse en la ducha.
  • Uso prolongado de trajes de baños o ropa de gimnasio húmeda.

Te interesa leer: Vulvitis: síntomas y recomendaciones

3. Depilación

Existen muchas técnicas de depilación que provocan picazón en la vagina. Esto se debe a que la piel de la zona es muy sensible y tiene tendencia a manifestar reacciones alérgicas. Por esto, es normal que, tras la depilación, sientas que pica.

Los rastrillos, las máquinas de afeitar e incluso las cremas pueden producir gran irritación en la piel y dar lugar a vellos enterrados que se infectan.

Es recomendable que no te depiles tan seguido. Con hacerlo cada 15 o 20 días le darás a tu piel tiempo para que se recupere. Mientras tanto, puedes ayudarle con una crema indicada para la zona que calme la irritación.

Depilación de las ingles.

4. Enfermedades de transmisión sexual

En muy pocos casos la picazón vaginal tiene su origen en una ETS, no obstante, podría ser una de las causas de la comezón.

Hay que recordar que, en mayoría de las ocasiones, este tipo de enfermedades son asintomáticas en sus primeras etapas, aunque, según el tipo de ETS, la persona puede o no experimentar picazón al comienzo.

Si además del picor notas unos pequeños bultos rojos en la zona genital, es muy probable que se trate de herpes genital, una de las ETS más comunes y extendidas. Casi nunca conlleva a secuelas graves, pero sí es importante tratarla para que no se vuelva convierta en un problema crónico.

5. Afección de la piel

Afecciones cutáneas como la psoriasis o el eczema también pueden dar origen a la comezón de la zona íntima. Debido a que se presenta en varias zonas al mismo tiempo, es fácil detectar cuándo el eczema es el origen de la picazón vaginal. 

Si sufres de este tipo de problemas, es importante que consultes con un médico general o tu ginecólogo para que recibas un tratamiento adecuado para tu problema.

La psoriasis que afecta a la vulva puede tratarse con los corticosteroides tópicos de baja resistencia y con la aplicación de cremas suaves hidratantes.

6. Menopausia

La carencia de hormonas a la que da lugar la menopausia puede desencadenar que el pH natural de la zona vaginal se eleve hasta valores cercanos al 7, cuando normalmente está alrededor de los 4,7. Esto se debe a que el epitelio de la vagina se adelgaza, y reduce su espesor en gran proporción.

Todo esto ocasiona que las bacterias del ácido láctico que mantienen el pH ácido desaparezcan y la zona quede expuesta a las infecciones.

Los exámenes médicos suelen mostrar que la vagina está pálida, adelgazada y presenta síntomas como dolor al orinar, ardor, picazón y dolor o sangrado durante las relaciones sexuales.

Si tu ginecólogo lo recomienda, puedes tomar tratamientos a base de estrógeno en cremas, comprimidos, anillos vaginales o parches cutáneos.

Acudir al médico.

La importancia de acudir al médico si hay picazón

Es importante acudir al médico si la picazón viene acompañada de alguno de los siguientes síntomas:

  • Flujo vaginal.
  • Fiebre y dolor en el área de la pelvis o abdomen.
  • Consideras haber estado expuesta a una ETS.

De tratarse de una infección, la combinación de síntomas podrían ser los siguientes:

  • Picazón, acompañada de enrojecimiento e hinchazón en el área genital.
  • Flujo vaginal (en niñas que aún no han entrado en la pubertad).
  • Cambios repentinos en la cantidad, consistencia, olor o color del flujo.
  • Sospecha de que los síntomas deriven del uso de un medicamento.
  • Presencia de ampollas o lesiones en la vagina o vulva.
  • Ardor al orinar.

Evita a toda costa la automedicación. Es mejor que acudas a tu ginecólogo para que te dé un diagnóstico claro y un tratamiento adecuado.