¿Tienes un pequeño bulto? Qué significan y cómo tratarlos

La mayoría de los bultos que aparecen en la piel son inofensivos. El diente de león, el vinagre de manzana y la sábila tienen propiedades ideales para curar estos pequeños quistes.

¿Has observado que tienes un pequeño bulto y no sabes cómo tratarlo? Te contamos a qué se puede deber, qué significa y cómo podrías tratarlo de manera adecuada.

Pues bien, lo primero a tener en cuenta es que, en principio, no tienes por qué alarmarte. Aunque no todos los bultos en el cuello y en otras partes del cuerpo son normales, la mayoría de ellos sí pueden ser relativamente inofensivos.

Bultos en la parte trasera del cuello

dolor-cuello

Si observas que te aparece un bulto pequeño en el cuello o en la espalda o quizá detrás de la oreja, se trata de un quiste epidermoides.

Es un quiste diferente a los de la variedad sebácea. Se caracteriza por no picar, no duele, no molesta y ni siquiera se siente, pero sí pueden acabar derivando en una infección, por lo que lo mejor es quitarlo.

Lee también: Quistes mamarios: qué son y cómo se forman

Bultos detrás de la oreja

En el caso de que tengamos un bulto cerca de la oreja debemos tener en cuenta que es una inflamación cercana a los ganglios linfáticos. Estos ganglios son los encargados de defender al organismo ante la presencia de microorganismos perjudiciales.

Los bultos en esta zona se dan cuando hay una infección bacteriana o viral. En este momento, los ganglios aumentan su tamaño y entonces  parece que tenemos una especie de protuberancia.

Además de por alguna infección, los ganglios que están ubicados detrás de las orejas también reaccionan ante las lesiones en el cuello y terminan inflamándose. Para evitar que vayan a más lo recomendable es no tocarlos constantemente, así conseguirás que desaparezcan en cuestión de semanas o días.

Quistes sebáceos

Quistes

Los quistes sebáceos se dan cuando los folículos de la piel se inflaman. Se suelen formar por la acumulación de material proteínico o sebáceo en el interior de la piel. Esto se da porque dicho material no puede salir debido a la obstrucción del folículo piloso.

Se trata de un tipo de quiste que es indoloro. Eso sí, en el caso de que se infecte sí producirá dolor e inflamación cerca de la zona afectada. No obstante, ante la duda debes consultar con un profesional para saber de qué tipo de quiste se trata.

Visita este artículo: Anatomía y función del folículo piloso

Remedios naturales para eliminar estos bultos

Estos bultos se pueden eliminar de manera natural a través de estos remedios naturales.

1. Vinagre de sidra de manzana

vinagre-manzana-hongos-unas

Con el vinagre de manzana y sus propiedades curativas podrás proteger la piel contra las bacterias dañinas. Para lograr combatirlo tendrás que aplicar vinagre directamente en el quiste y vendarlo para su protección.

Es recomendable hacer esto a diario durante una semana para lograr conformar una capa dura de la piel que se desarrolle sobre el quiste. Así podrás eliminar esta capa y drenar el quiste.

Cuando ya hayas podido hacer esto, sigue aplicando vinagre de manzana en la zona durante una semana más.

2. Baño caliente con sal

Dar un baño caliente con sal de Epsom es una gran solución para disminuir este tipo de quistes. Se trata de una gran sustancia para aliviar el dolor y eliminar la hinchazón de estos bultos.

3. Diente de león

infusion-diente-de-leon

Usar diente de león puede ser otra de las soluciones. Bastará con una cucharadita de una mezcla de diente de león y viola para que se puedan combatir estos bultos.

Para que este remedio sea eficaz habrá que añadir al agua y hervir durante unos 45 minutos. Luego debes  mezclarlo y después beber la solución o aplicarlo directamente al quiste. Repetir cuatro veces al día durante 10 días.

4. Aloe Vera

El aloe vera es otro de los modos más efectivos para tratar los quistes. Aplicar esta sustancia de manera directa en el quiste hará que logres un gran alivio y en poco tiempo desaparecerá.

5. Leche

Leche

La leche puede ser otra estupenda opción. Moja una bolsa de té en leche y aplícala de manera directa sobre el quiste, déjala reposar unas horas. La leche reducirá el tamaño de los quistes y acelerará el proceso de curación.

6. Miel

Si mezclas miel, plátano y pasto de trigo lograrás una pomada ideal para aplicar sobre el quiste y reducir su tamaño. Cubre con un vendaje y déjalo así toda la noche.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar