Típicos errores al hacer ejercicio

Antes de decidir si eres o no un buen usuario del gimnasio, echa un vistazo al siguiente artículo. En él encontrarás cuáles son los típicos errores al hacer ejercicio. Si cometes varios de ellos, entonces deberás cambiarlos para obtener mejores resultados. Pero no debes preocuparte ni entristecerte, ya que la mayoría de las personas cometen las mismas equivocaciones. De ti depende marcar la diferencia. Comienza por conocer los fallos para luego modificarlos.

Ten en cuenta que una práctica deportiva errónea o irracional puede traer como consecuencia dolores musculares, lumbalgias, distensiones y contracturas y hasta en algunos casos, esguinces, roturas de ligamentos, dislocaciones e intervenciones quirúrgicas. Por ello, es bueno saber cómo entrenar y hacer ejercicio, para evitar estos problemas.

Ejercicios con estiramientos para mejorar la postura

Los errores más frecuentes al hacer deporte

Anotarte en un gimnasio lejos de casa (o del trabajo)

Si no eres de los amantes de los deportes, tal vez te cueste bastante ganar voluntad para ir a hacer ejercicio. Si a eso le sumas que debes usar el coche o cualquier medio de transporte público para llegar, serán más las veces que faltes que las que asistas. Cualquier excusa será perfecta para no ir: la lluvia, el frío, el calor, la nieve, los quehaceres domésticos, el tránsito, etc. Lo mejor, apuntarte a un gimnasio cerca del trabajo o de casa, aunque no sea el más moderno, pero si el más cómodo y accesible.

Comenzar sin hacer calentamiento previo

Muchos consideran que es una pérdida de tiempo, sin embargo, el calentamiento previo al ejercicio es una buena manera para prepararnos, tanto física como psicológicamente a lo que vamos a hacer. Es la puesta a punto y además reduce el riesgo de lesionarnos. Sacarás mayor provecho a tu entrenamiento si calientas antes de comenzar, por lo menos, durante diez minutos.
Ejercicio

Usar las máquinas sin asesoramiento

En el gimnasio seguro están aquellos que se creen los “sabelotodo” y que se ponen a entrenar sin que nadie pueda ayudarlos. Si bien es cierto que no son difíciles de manejar, las máquinas también tienen sus secretos y trucos. Pero más que nada, se debe tener cuidado en las pesas y en las repeticiones. Evita hacerte daño con estos aparatos.

Prescindir de los profesores

Es una actitud típica de los mismos que tampoco quieren asesoramiento para usar las máquinas. Recuerda que los monitores no están para adornar el gimnasio y son de gran ayuda en tu rutina, porque te enseñarán cómo sacar más provecho a los ejercicios que haces, así como también, harán un seguimiento de tus avances.
 Ejercicios con estiramientos para mejorar la postura

Trabajar siempre los mismos músculos

Hacer el mismo ejercicio cada vez que vas al gimnasio tiene muchas en contra. Primero que nada porque no te sirve para trabajar los músculos, segundo porque te aburrirás más rápido y tercero porque no avanzarás jamás. No conseguirás buenos resultados. Lo que se debe hacer es “sorprender” a los músculos, con movimientos que no haya hecho antes. Esto también sirve para disminuir el riesgo de lesionarse o de generar un hábito contraproducente.

Usar sólo las máquinas simples o divertidas

Es verdad que hay veces que tenemos que divertirnos, no todo es levantar pesas como un fisicoculturista ni sufrir en el gimnasio. Sin embargo, todos los extremos son malos. Muchos sólo eligen la bicicleta fija porque pueden charlar con el compañero de al lado o revisar los mails. Pero debes saber que para construir masa muscular, perder grasa y modelar el cuerpo el entrenamiento ha de ser un desafío.

Fiarse de lo que muestran las pantallas

Tanto la cinta como la bicicleta fija tienen unos monitores que van indicando la cantidad de kilómetros recorridos, la velocidad y las calorías quemadas. En los dos primeros puntos no hay problema, pero en el tercero si. Porque no quiere decir que si la pantalla dice que redujimos 200 calorías sea completamente cierto. Lo que se indica es un valor estandar, pero lo que tú necesitas es un cálculo más específico teniendo en cuenta tu altura, tu edad, tu peso y tu contextura física.
Young People Spinning in the fitness gym

Descansar mucho entre cada serie

Si extendemos demasiado el tiempo que pasamos entre las series, nuestro esfuerzo y trabajo no servirán de nada. Lo recomendable es descansar entre 30 y 60 segundos. Si no reposamos lo suficiente nuestros músculos se pueden fatigar y si lo hacemos en demasía, enfriar. Nuevamente, recuerda que los extremos nunca son buenos.

No usar la ropa adecuada

Hay que tener en cuenta dos cuestiones al comprar o elegir la ropa para hacer deporte. Por un lado, la comodidad, y por el otro, la salud. El calzado es fundamental porque evita lesiones o calambres, pero la ropa no se queda atrás. Si usas un short o un pantalón que debes acomodarte cada vez que haces un ejercicio, no es aconsejable, por ejemplo. Tampoco se recomiendan las camisetas demasiado pesadas al mojarse ni prendas muy ajustadas que no permitan un buen movimiento de brazos y piernas. Y en definitiva, preguntarse, ¿estoy yendo a una fiesta o a hacer deporte?

Hacer ejercicio únicamente para adelgazar

Particularmente las mujeres, utilizan el gimnasio como un lugar donde reducir kilos de más. Por ello es que eligen los ejercicios aeróbicos antes que cualquier otros. Es verdad que no todas prefieren tener músculos en sus brazos, pero un poco de pesas no le hace mal a nadie. Y a su vez, debes saber que no por pasarte una hora completa en la cinta vas a adelgazar más. Lo mejor para bajar de peso es hacer lo que se denomina un entrenamiento cruzado, es decir, combinar pesas con ejercicios cardiovasculares. Cumple con un circuito en las máquinas y deja la cinta o bicicleta para el final.

gym5

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar