Tipos de bulimia

06 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la nutricionista Florencia Villafañe
La bulimia es un trastorno de la conducta alimentaria que incluye atracones de comida y conductas compensatorias. Asimismo, puede presentarse de dos formas. ¿Quieres saber más al respecto?

¿Sabías que existen diferentes tipos de bulimia? Si bien muchas personas han escuchado hablar sobre esta enfermedad, no siempre está del todo claro en qué formas puede presentarse.

De cualquier modo, como lo exponen algunos artículos científicos, este trastorno alimentario es uno de los más frecuentes en los adolescentes, sobre todo del sexo femenino.

Sus síntomas y los factores asociados a su aparición son variados. Con frecuencia se relaciona con la presión social por alcanzar la figura ideal. Para saber más al respecto, te invitamos a seguir leyendo.

¿Qué es la bulimia?

La bulimia, también llamada «bulimia nerviosa», es un trastorno de la conducta alimentaria (TCA) que se caracteriza por la presencia de atracones recurrentes de comida seguidos por métodos compensatorios como el vómito inducido, el abuso de laxantes, el ayuno o el ejercicio intenso. Su principal objetivo es evitar la ganancia de peso.

A menudo, el diagnóstico de esta patología se da cuando dicha situación ocurre dos veces a la semana, durante un periodo de tres meses. Es importante diferenciarla del trastorno por atracón, ya que en este no existen los mecanismos de compensación.

En la bulimia, las alteraciones del patrón de ingesta y de las conductas obsesivas sobre el control del peso producen un deterioro físico y psicosocial. Por ende, se desarrolla un estado de malnutrición que compromete las funciones más importantes del organismo, sobre todo en el cerebro.

Aunque la población femenina es la más afectada, también ocurre en hombres, niños y preadolescentes de ambos sexos. Por lo general, los atracones comienzan tras un periodo de régimen dietético; además, el curso de la enfermedad puede ser crónico o intermitente, con periodos de remisión constante.

Un artículo publicado por la Asociación Española de Pediatría expone que hay más riesgos entre quienes practican actividades como el modelaje, el baile, el atletismo y la gimnasia rítmica.

Mujer con bulimia vomitando.
La bulimia es uno de los trastornos de la conducta alimentaria más frecuentes. Los casos más comunes ocurren en mujeres adolescentes.

Ver también ¿Qué es la anorexia nerviosa? ¿Cómo se trata?

¿Qué tipos de bulimia existen?

En la bulimia se observa una preocupación constante por la forma del cuerpo y el peso corporal; por eso, las personas que lo padecen tienen un patrón de ingesta acotado que incluye prohibiciones alimentarias y dietas extremas. Según el estudio «La bulimia nerviosa y sus subtipos» se pueden distinguir dos categorías dentro de la misma. A continuación, los detallamos.

Bulimia purgativa o purgante

En la bulimia purgativa, la persona suele consumir laxantes, diuréticos y otros medicamentos con efectos sobre el metabolismo. De igual forma, recurre a la autoprovocación del vómito, al uso de enemas y otros métodos que le permitan «revertir» las ingestas excesivas.

Una característica distintiva de quienes padecen esta forma del trastorno es que suelen aplicar sus purgas en privado. No obstante, con el tiempo el organismo sufre alteraciones que van desde daños en la garganta, hasta problemas en las piezas dentales, en el tubo digestivo, entre otros.

Bulimia no purgativa

A diferencia de la forma anterior, en este tipo de bulimia no hay una purga, sino una conducta compensatoria. Aquí, se asume que la comida que se ingirió va digerirse y el cuerpo va a absorberla. Por ello, no se recurre a los vómitos ni a los diuréticos o laxantes.

En lugar de esto, se llevan a cabo acciones que «compensan la ingesta», como hacer ejercicio extenuante o ayunar por tiempos prolongados. 

¿Cuáles son los riesgos de padecer este trastorno?

Padecer alguno de los tipos de bulimia implica riesgos relevantes para la salud. Cuando la enfermedad se prolonga en el tiempo, o bien, es recurrente, puede generar lo siguiente:

  • Insuficiencia renal.
  • Desequilibrios electrolíticos o químicos.
  • Caries dental.
  • Problemas digestivos o estreñimiento.
  • Deshidratación.
  • Deficiencias de nutrientes.
  • Problemas del corazón.
  • Enfermedad de las encías.
Mujer con estreñimiento
Los diversos tipos de bulimia acarrean riesgos para la salud. En particular, afectan la digestión, la absorción de nutrientes y las funciones de órganos vitales como los riñones.

¿Cómo se tratan los tipos bulimia nerviosa?

El tratamiento para la bulimia nerviosa puede variar en cada persona, según la forma en que se presente. Sin embargo, al ser un trastorno que tiene un origen psicológico, la evidencia científica sugiere que el tratamiento debe centrarse no solo en la educación alimentaria y nutricional, sino también en la salud mental.

Uno de los principales objetivos es desarrollar una visión propia saludable y una relación amigable con la comida. Por eso, es posible que se implemente lo siguiente:

  • Uso de antidepresivos, siempre y cuando el profesional lo indique.
  • Terapia psicológica, individual y familiar.
  • Educación nutricional por parte de un profesional especializado en el tema.
  • En caso de complicaciones, puede incluir hospitalización.

De hecho, hay centros de internación y programas en los que los pacientes reciben apoyo y atención las 24 horas.

Ver también ¿La alimentación reduce los síntomas de depresión?

Todos los tipos de bulimia requieren atención profesional

La bulimia, independientemente de la forma en que se presente, requiere una intervención oportuna por parte de profesionales. Este trastorno no se resuelve por sí solo y tiende a empeorar con el paso del tiempo. Por lo anterior, un diagnóstico temprano es fundamental.

Así pues, cualquier síntoma de alerta debe ser tomado en cuenta para una consulta. Tanto médicos como nutricionistas y psicólogos pueden orientar hacia prácticas saludables para superarlo.

  • Glazer, K. B., Sonneville, K. R., Micali, N., Swanson, S. A., Crosby, R., Horton, N. J., ... & Field, A. E. (2019). The course of eating disorders involving bingeing and purging among adolescent girls: Prevalence, stability, and transitions. Journal of Adolescent Health64(2), 165-171.
  • Nagl, M., Jacobi, C., Paul, M., Beesdo-Baum, K., Höfler, M., Lieb, R., & Wittchen, H. U. (2016). Prevalence, incidence, and natural course of anorexia and bulimia nervosa among adolescents and young adults. European child & adolescent psychiatry25(8), 903-918.
  • Acerete, D. M., Trabazo, R. L., & Ferri, N. L. (2013). Trastornos del comportamiento alimentario: Anorexia nerviosa y bulimia nerviosa. Protocolo AEPED. Capítulo7.
  • Rava, M. F., & Silber, T. J. (2004). Bulimia nerviosa (Parte 1): Historia. Definición, epidemiología, cuadro clínico y complicaciones. Archivos argentinos de pediatría102(5), 353-363.
  • Puentes, M. S. (2005). La bulimia nerviosa y sus subtipos. Diversitas1(1), 79-87.