Tipos de apego en la pareja: ¿De qué modo te aman?

Valeria Sabater·
10 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
08 Mayo, 2019
Las relaciones de pareja representan un escenario idóneo en el que observar los tipos de apego más frecuentes. ¿Quieres conocerlos?

Con el fin de obtener afecto y atención, las personas necesitamos establecer vínculos en nuestras relaciones con los demás. En este sentido, los lazos que construimos con la pareja aportan un claro modelo de los tipos de apego hacia los que el ser humano suele inclinarse.

Como ya señaló en el siglo XX el psicoanalista John Bowlby en su teoría del apego, algunas de estas tendencias son menos saludables que otras por diversos motivos.

¿Qué tipos de apego son posibles?

Existen varios tipos de apego en la pareja. ¿Sabes cuál es el que tienes en tu caso? Si quieres averiguarlo, entonces ten en cuenta lo que vamos a comentarte a continuación.

1. El apego ansioso o inseguro

Para comprender en qué se basa el apego inseguro, te pondremos un sencillo ejemplo.

Tienes una cena de trabajo con tus compañeros. Aún no has llegado al restaurante cuando, de pronto, empiezas a recibir mensajes de tu pareja. Es posible que le haya parecido bien esa salida, pero aún no ha pasado ni una hora cuando empiezas a percibir su nerviosismo.

Iconos de sms en colores.

Se interesa por saber los nombres de los colegas con las que estás. Te pregunta si no le echas ya en falta, si no estarías mejor en casa que en esa reunión. Así, poco a poco, te va coaccionando con sus ansiedades y miedos. En definitiva, con su desconfianza.

¿Acaso este tipo de apego te resulte familiar? Si es así, trata de identificar las siguientes características en la conducta de estas personas:

  • Necesitan muestras de amor casi constantes. Es como si nos obligasen a tener que demostrar que seguimos queriéndoles.
  • En ocasiones, hasta interpretan el acto sexual como una manifestación de “propiedad” más que de verdadero cariño.
  • Están muy pendientes de nuestras reacciones. Se preocupan por detalles sin importancia, imaginando que algo malo ocurre en la relación y que vamos a dejarles.
  • Cambian muy fácilmente de humor. Hay ratos en que somos lo mejor de su vida, pero luego al instante muestran apatía y sospecha.
  • Usan la manipulación como su arma más sutil. Es la forma de hacer su voluntad mediante el chantaje, los ultimátums de todo o nada, o incluso, la victimización.

Sigue leyendo: La desconfiaza en la pareja: qué hacer cuendo uno no se fía del otro

2. El apego distante o frío es otro de los tipos de apego

Quienes manifiestan esta actitud de evitación entienden las relaciones afectivas de un modo diferente al que es habitual. Es decir, su respuesta contradice lo que otros esperan.

No requieren cercanía, demandan su propio espacio y no son muy expresivos a nivel emocional. Esto no significa en absoluto que no nos quieran. Lo que sucede es que su manera de hacerlo no se corresponde con la nuestra.

Pareja con problemas peleada en la cama.

Esa distancia y la escasa necesidad de un vínculo cargado cariño llegan a ocasionar sufrimiento en la pareja, en caso que esta no acepte o comprenda este estilo de comportamiento. Ahora, ¿qué más hábitos suelen ser comunes en estas personas?

  • Les cuesta interpretar los sentimientos y las peticiones de su compañero o compañera.
  • Necesitan su espacio tanto físico como personal.
  • Si en algún momento sobrepasamos ese límite, se sienten muy molestos, dolidos e, incluso, traicionados. Es como si fuéramos incapaces de entenderles.
  • Suelen preferir la soledad. Por ello a menudo evitan los compromisos serios y prefieren los encuentros esporádicos.
  • Experimentan emociones, pero optan por reprimirlas.

3. El apego seguro

Aquellos que basan sus relaciones en esta clase de apego son quienes mayor estabilidad y enriquecimiento afectivo suelen conseguir. ¿Cuál es su secreto? ¿En qué consiste este tipo de vínculo?

Se trata de personas que no sienten celos. Es decir, no intentan controlar a la pareja porque confían en ella.

Aunque les guste disponer de su propio espacio y entienden que su compañero o compañera también lo tenga, se interesan por compartir actividades y construir un proyecto común.

Conversar para desarollar la inteligencia emocional

Comprenden que las diferencias son naturales y no por ello sienten amenazada su autoestima. Por ello, lo que hacen es esforzarse por llegar a acuerdos de un modo democrático.

Saben escuchar y, a su vez, expresar sus preocupaciones y necesidades con respeto y sin manipulaciones.

Tal vez te interese: ¿Cuál es el secreto de las parejas que funcionan?

¿Qué nos dicen estos tipos de apego?

Como apunta una de las publicaciones de la profesora Georgina L. Barnes, los estilos de apego se asocian en gran medida al bienestar psicológico que podamos experimentar en las interacciones sentimentales.

Además, dado que estas tendencias en el comportamiento se constituyen a partir de la respuesta que recibimos por parte de nuestros sus cuidadores cuando somos niños, parece revelador detenerse en este análisis para entender con más claridad muchas de nuestras reacciones.

Aunque es el patrón seguro aquel que promueve un mayor equilibrio emocional, lo cierto es que este no siempre se presenta de forma nítida, pudiendo combinarse en ocasiones con pinceladas de los otros dos tipos.

Del mismo modo, conocer las características de estos modelos de relación abre la puerta para que reflexionemos sobre nuestras actitudes y barajemos la posibilidad de introducir cambios en las mismas. Sin dejar de expresar aquello que identificamos y pidiendo apoyo a la pareja para avanzar de la mano en este camino.

  • Barnes, G. L., Woolgar, M., Beckwith, H., & Duschinsky, R. (2018). John Bowlby and contemporary issues of clinical diagnosis. Attachment (London, England)12(1), 35–47. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6287705/
  • Cassidy, J., Jones, J. D., & Shaver, P. R. (2013). Contributions of attachment theory and research: A framework for future research, translation, and policy. Development and Psychopathology, 25(4pt2), 1415–1434. https://doi.org/10.1017/s0954579413000692; texto completo
  • Girme, Y. U., Agnew, C. R., VanderDrift, L. E., Harvey, S. M., Rholes, W. S., & Simpson, J. A. (2018). The ebbs and flows of attachment: Within-person variation in attachment undermine secure individuals’ relationship wellbeing across time. Journal of Personality and Social Psychology, 114(3), 397–421. https://doi.org/10.1037/pspi0000115; texto completo
  • Jones, J. D., Cassidy, J., & Shaver, P. R. (2014). Parents’ Self-Reported Attachment Styles. Personality and Social Psychology Review, 19(1), 44–76. https://doi.org/10.1177/1088868314541858; texto completo
  • Read, D. L., Clark, G. I., Rock, A. J., & Coventry, W. L. (2018). Adult attachment and social anxiety: The mediating role of emotion regulation strategies. PLoS One, 13(12), e0207514. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0207514