Tipos de articulaciones sinoviales

9 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
Las articulaciones sinoviales están rodeadas por una cápsula articular en forma de manguito que encierra la cavidad sinovial y une a los huesos de la articulación.

Las articulaciones sinoviales son aquellas en las que los elementos óseos que contactan entre sí quedan separados por una cavidad. Están rodeadas por una cápsula articular en forma de manguito que encierra la cavidad sinovial y une a los huesos de la articulación.

Características de las articulaciones sinoviales

Articulaciones

En primer lugar, tienen una capa de cartílago que cubre las superficies articulares de los elementos esqueléticos. De esta forma, las superficies óseas no contactan entre sí de forma directa. Por eso, cuando se ven estas articulaciones en las radiografías, parece que hay un amplio espacio entre los huesos adyacentes.

Una segunda característica de las articulaciones sinoviales es la presencia de una cápsula articular consistente en una membrana sinovial interna y una membrana fibrosa externa.

La membrana sinovial

Esta membrana se fija a los márgenes de las superficies articulares en la interfase entre el cartílago y el hueso y envuelve la cavidad articular.

La membrana sinovial está altamente vascularizada y produce líquido sinovial, que se acumula en la cavidad articular y proporciona lubricación a las superficies articulares.

También aparecen sacos cerrados de membrana sinovial fuera de las articulaciones, donde forman bolsas sinoviales o vainas tendinosas. Las bolsas se interponen a menudo entre estructuras como tendones y hueso, tendones y articulaciones, o piel y hueso, y reducen la fricción de una estructura al moverse sobre otra. Las vainas tendinosas rodean los tendones y también disminuyen la fricción.

Descubre: 5 ejercicios para reducir el dolor de las articulaciones

La  membrana fibrosa

Está formada por tejido conjuntivo denso y rodea y estabiliza la articulación. Partes de la membrana fibrosa pueden verse engrosadas para formar ligamentos, que estabilizan aún más la articulación. Los ligamentos externos a la cápsula suelen aportar un refuerzo adicional.

Otras estructuras características de las articulaciones sinoviales

Otro rasgo común de las articulaciones sinoviales es la presencia de estructuras adicionales dentro del área englobada por la cápsula o membrana sinovial, tales como:

  • Discos articulares: habitualmente compuestos de fibrocartílago. Absorben las fuerzas de compresión, ajustan los cambios en el contorno de las superficies articulares durante los movimientos y aumentan el rango de movimientos que se pueden producir en las articulaciones.
  • Almohadillas grasas: las almohadillas grasas suelen encontrarse entre la membrana sinovial y la cápsula. Además, entran y salen de estas zonas a medida que el contorno articular cambia durante el movimiento.

Lee también: Luxación de rodilla: causas, tratamiento y rehabilitación

Tipos de articulaciones sinoviales

articulaciones sinoviales

  1. Articulaciones planas: permiten movimientos de deslizamiento cuando un hueso se desplaza sobre otro. Entre ellas, está la articulación acromioclavicular que se encuentra en el hombro.
  2. Articulaciones en bisagra: son las articulaciones que permiten a la articulación el desplazamiento en torno a un eje transversal. De esta forma, regulan movimientos de flexión y extensión. Una articulación bisagra es la del codo.
  3. Articulaciones en pivote: son las que permiten el movimiento en torno a un eje que atraviesa en sentido longitudinal la diáfisis del hueso. Las articulaciones sinoviales en pivote regulan la rotación.
  4. Articulaciones bicondíleas: permiten principalmente el movimiento en torno a un eje, con rotación limitada en torno a un segundo eje. Están formadas por dos cóndilos convexos. Estos se articulan con superficies cóncavas o planas. En este tipo se encuentra la articulación de la rodilla.
  5. Articulaciones condíleas: son las que permiten el movimiento en torno a dos ejes que se encuentran en ángulo recto uno respecto del otro. De esta forma, regulan movimientos de flexión, extensión, abducción y circunducción. Este es el caso de la articulación de la muñeca.
  6. Articulaciones en silla de montar: permiten el movimiento en torno a dos ejes que se hallan en ángulo recto uno respecto del otro. Su nombre se debe a que las superficies articulares tienen forma de silla de montar. Regulan movimientos de flexión, extensión, abducción, aducción y circunducción.
  7. Articulaciones esféricas: permiten el movimiento en torno a múltiples ejes. Estas articulaciones regulan movimientos de flexión, extensión, abducción, aducción, circunducción y rotación. En este tipo de articulación sinovial se incluye la cadera.

Conclusión

Si no fuera por las articulaciones, los huesos de nuestro cuerpo no podrían tener movilidad. Por eso, gracias a ellas, podemos realizar los diferentes movimientos como doblar, rotar y flexionar las distintas extremidades del cuerpo.

  • Padrós Soler, G., Galán Ortega, A., Guillén Campuzano, E., Hortas Nieto, M. L., Marín Soria, J. L., Muñoz Pérez, M., & Noguera Bennaser, A. (2004). Recomendaciones para el estudio del líquido sinovial. Química Clínica.

  • Iturriaga, V., Mena, P., Oliveros, R., Cerda, C., Torres, D., & del-Sol, M. (2018). Importancia del Líquido Sinovial en la Articulación Temporomandibular y sus Implicancias en la Patología Articular. International Journal of Morphology. https://doi.org/10.4067/s0717-95022018000100297

  • Aguado Jódar, X. (1992). Diferencias y similitudes entre el rozamiento deslizantes y de giro. Fuente: Serway R. A.. Física. Editorial McGraw-Hill.