Tipos de otitis

Edith Sánchez · 31 julio, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 30 julio, 2019
Los distintos tipos de otitis se presentan por la acción de bacterias, principalmente. La mayoría de las veces esta enfermedad se cura rápidamente, sin originar mayores consecuencias. Sin embargo, hay casos en los que el cuadro puede complicarse y generar secuelas permanentes.

Los diferentes tipos de otitis tienen en común el hecho de que implican una infección en el oído. A su vez, lo que los diferencia es la zona de este órgano en la cual tienen lugar y el nivel de gravedad que implica cada uno. Sin embargo, en la mayoría de los casos se trata de una enfermedad benigna.

Los distintos tipos de otitis pueden afectar a personas de cualquier edad y condición. Sin embargo, son más frecuentes durante la infancia. Se estima que hasta el 60 % de los niños menores de 4 años van a sufrir de otitis; y hasta el 80 % de los niños ya habrán padecido la enfermedad antes de los 6 años.

Aunque la mayoría de los tipos de otitis no representan una afección de salud grave, en algunos casos generan consecuencias importantes. Así mismo, el uso de antibióticos para controlar la enfermedad hace que se desarrollen resistencias a los microorganismos que la producen, dando lugar a cuadros más complejos en algunas ocasiones.

Qué es y cuáles son los tipos de otitis

Anatomía del oído

La otitis es una enfermedad infecciosa e inflamatoria del oído. Casi siempre es ocasionada por bacterias, en particular por neumococo y moraxella. Solo en contados casos se origina por acción de virus, aunque las infecciones víricas de las vías respiratorias favorecen la sobreinfección bacteriana.

El virus de la influenza y de parainfluenza suelen ser factores que predisponen a contraer los diferentes tipos de otitis. A veces, también están presentes los virus de sarampión y varicela, aunque en menor medida. Los ambientes contaminados y la ausencia de lactancia materna también son factores de riesgo.

Desde el punto de vista de su recurrencia, la otitis puede ser aguda o crónica. La otitis aguda se presenta de forma repentina y durante un corto lapso, mientras que la otitis crónica se da de forma repetitiva, durante lapsos largos.

Quizá te interese: Hipoacusia: síntomas y tratamiento

Según su localización, los dos tipos de otitis básicos son externa y media; cada uno de ellos se divide en diferentes subtipos:

Otitis externa

La otitis externa es una irritación, inflamación y/o infección de la parte externa del oído, así como del conducto auditivo externo. Generalmente, es producida por hongos o bacterias, principalmente por la exposición a la humedad. Por eso también se le conoce como “otitis de nadador” y se presenta particularmente en épocas de verano.

Este tipo de otitis genera un dolor intenso, inflamación, irritación, fiebre y a veces supuración, que puede llevar a la pérdida temporal de la audición. La otitis externa es ligeramente más frecuente en los adolescentes y en adultos varones. Suele curarse en poco más de una semana y no deja secuelas.

Los tipos de otitis externa son los siguientes:

  • Circunscrita o forunculosis: tiene lugar cuando se infecta el folículo piloso. La produce la bacteria Staphylococcus aureus y surge usualmente por el rascado vigoroso, que causa pequeñas lesiones.
  • Difusa bacteriana: está relacionada con la humedad y el calor, por lo que se presenta principalmente en verano. El agente que mayoritariamente la causa es la pseudomona, que penetra a través del agua contaminada.
  • Necrotizante o maligna: es una modalidad grave que tiene lugar principalmente en adultos mayores o personas con problemas de inmunidad y diabéticos. En este caso, la infección se extiende y provoca osteomielitis y/o celulitis. Requiere manejo hospitalario.

Lee también: Cómo prevenir infecciones de oído en verano

Otitis media

cirugía de la exostosis

La otitis media tiene lugar cuando se infecta el oído medio, situado detrás del tímpano. Cabe decir que una infección de oído puede extenderse por toda la cabeza, por lo cual es fundamental detenerla a tiempo.

Hay tres tipos de otitis media:

  • Aguda: es la forma más común de otitis media. Es aguda porque cursa de forma breve y dolorosa. Ocurre cuando la Trompa de Eustaquio, que conecta el oído y la garganta, se bloquea por efecto de resfriados, alergias, exceso de moco, sinusitis, etc.
  • Crónica: se caracteriza porque persiste o se repite y causa daño permanente en el oído. Ocurre cuando la enfermedad se resiste al tratamiento.
  • Exudativa o con derrame: su principal característica es que hay segregación de un líquido seromucoso en el interior de la caja del tímpano. Hay bloqueo total en la Trompa de Eustaquio y esto facilita la presencia de ese líquido seroso.
  • Albert, J. G., Zamora, M. P., MuÑoz, M. Ú., & Vázquez, J. L. (2001). Complicaciones intracraneales de las otitis. Acta Otorrinolaringológica Española, 52(1), 15-20.
  • García Vera, C. (2013). Otitis media aguda. Pediatría Atención Primaria. https://doi.org/10.4321/s1139-76322013000300006
  • Gurney, T. A., & Murr, A. H. (2008). Otitis externa. In Emergency Management of Infectious Diseases. https://doi.org/10.1017/CBO9780511547454.007