Tipos de quemaduras: aprende a distinguirlos

La gravedad de las quemaduras depende de las estructuras que ha destruido, siendo las más graves las de tercer grado.

Aunque hay distintos tipos de quemaduras, estas se definen como una lesión en la piel u otros tejidos del cuerpo causada por agentes químicos o físicos como el sol, el calor, sustancias químicas, radiación o electricidad.

Una quemadura provoca la destrucción celular, edema (inflamación) y la pérdida de líquidos debido a la destrucción de los vasos sanguíneos.

Generalmente, las quemaduras producen la expulsión de un líquido transparente similar al agua. Los tipos de quemaduras dependen de la gravedad de las mismas: hay quemaduras de primer grado, de segundo grado y de tercer grado.

Tipos de quemaduras

Cómo saber si es grave

  • Quemaduras de primer grado: Dentro de los tipos de quemaduras, estas son consideradas las menos graves. Producen un daño superficial, es decir, solo dañan la capa externa de la piel (epidermis). Las quemaduras de primer grado no dejan secuelas.
  • Quemaduras de segundo grado: Se daña la capa externa de la piel y la que se encuentra debajo. También se conocen como quemaduras de espesor parcial e implican una pérdida de función de la piel. Pueden ser superficiales o profundas.
  • Quemaduras de tercer grado: Son las quemaduras más graves. Se destruye la epidermis y la dermis y se llega a dañar el tejido adiposo subcutáneo (grasa), los nervios, el músculo e incluso los huesos. El paciente puede perder la sensibilidad de la zona afectada.

¿Cómo distinguir los tipos de quemaduras?

Para diferenciar las quemaduras leves de las graves es necesario valorar el grado de daño de los tejidos. Los diferentes grados de quemaduras presentan diferentes signos y síntomas. Así, conociendo estos síntomas, podremos distinguir los distintos tipos de quemaduras.

Ver también: Cómo curar quemaduras con proteínas

Quemaduras de primer grado

Persona con brazos quemados aplicando pomada.

  • Producen la destrucción de las capas superficiales de la piel.
  • Causan enrojecimiento de la piel y esta se seca.
  • Provocan ampollas (flictemas) y ampollas intradérmicas, es decir, microscópicas.
  • Existe un dolor intenso y ardor en la zona.
  • Hay inflamación moderada.

Este tipo de quemaduras se curan completamente sin dejar secuelas. Entre otros ejemplos, encontramos acá las quemaduras solares o las producidas por la exposición instantánea a otro tipo de calor.

Quemaduras de segundo grado

Se produce la destrucción de la epidermis y de gran parte de la dermis. Dependiendo de si son superficiales o profundas presentan distintos síntomas.

Las superficiales:

  • La superficie quemada es rosada de forma uniforme, y si se aplica presión, se blanquea.
  • Genera dolor intenso.
  • Gran sensibilidad en la zona afectada.

Las profundas:

  • La superficie quemada presenta un aspecto pálido y no se blanquea si se ejerce presión.
  • Puede haber áreas insensibilizadas.
  • La cicatrización es lenta y se forma una escara gruesa durante la misma.
  • Aparición de ampollas (flictemas), generalmente de coloración oscura. Cuando estas ampollas se rompen, se libera un líquido claro y queda descubierta la dermis.

En este tipo de quemaduras la piel se regenera completamente y generalmente no quedan marcas de la lesión sufrida. Sin embargo, las quemaduras profundas pueden asociarse con una pérdida permanente de pelo y de las glándulas sebáceas.

No olvides leer: 5 alimentos excelentes para tu piel

Quemaduras de tercer grado

Tipos de quemaduras. Mujer con manos quemadas.

Dentro de los tipos de quemaduras, se conocen como quemaduras de grosor total. Esto debido a que produce la destrucción de todo el espesor de la piel. Se caracterizan por:

  • Aspecto pálido.
  • Aparición de escaras, ya sea blanquecinas o negruzcas (tejido carbonizado).
  • Aparición de zonas de tejidos y vasos coagulados.
  • Al producirse la destrucción de las terminaciones nerviosas no presentan dolor.
  • Estas quemaduras suelen estar rodeadas por otras de primer y segundo grado.

A la hora de valorar el grado de una quemadura, es importante tener en cuenta la extensión de la misma. Para esto, se recurre a la llamada regla de los nueve. Así, se divide la superficie corporal en áreas que suponen un 9% de la misma.

  • Cabeza y cuello: 9%
  • Brazo: 9%
  • Parte anterior del tronco: 18%
  • Parte posterior del tronco: 18%
  • Pierna:18%
  • Genitales: 1%

Tratamiento

Dependiendo del grado de la quemadura, se recomienda proceder de una forma u otro a la hora de tratarlas. Sin embargo, lo mejor es que si crees que padeces una quemadura, visites a tu médico antes de comenzar algún tratamiento por tu cuenta.

En las quemaduras de primer grado se recomienda aplicar compresas frías. Además, puedes usar un vendaje de gasa o algodón sin apretar; junto con administrar un analgésico si es necesario.

Las quemaduras de segundo grado se tratarán como quemaduras leves si la extensión afectada es menor de 7.6 centímetros de diámetro. Sin embargo, se tratarán como una quemadura grave si la extensión afectada es grande o dependiendo de la zona. Se recomienda lavar con agua fresca durante 5 o 10 minutos, no romper la ampolla y colocar una gasa limpia y seca.

En el caso de las quemaduras de tercer grado, es esencial llamar a urgencias inmediatamente. Durante la espera se recomienda no quitar la ropa quemada, no sumergir las quemaduras en agua fría, comprobar los signos vitales de la víctima, elevar la parte del cuerpo quemada y cubrir la zona quemada.

  • Aguayo M. Belisario. Manejo inicial de las quemaduras. Rev. chil. pediatr.  [Internet]. 1999  Jul [citado  2018  Nov  05] ;  70( 4 ): 337-347. Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0370-41061999000400014&lng=es.  http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41061999000400014.
  • Frías Méndez Eloy. QUEMADURAS: Diagnóstico y tratamiento en las primeras 72 horas. Rev Cubana Cir  [Internet]. 2006  Jun [citado  2018  Nov  05] ;  45( 2 ). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-74932006000200012&lng=es.
  • Jiménez Serrano Rocío, García Fernández Francisco Pedro. Manejo de las quemaduras de primer y segundo grado en atención primaria. Gerokomos  [Internet]. 2018  [citado  2018  Nov  05] ;  29( 1 ): 45-51. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1134-928X2018000100045&lng=es.