6 tipos de envases que puedes reciclar para hacer macetas

Si quieres ser la envidia de tu vecindario, te contamos cómo puedes crear macetas originales, prácticas y sencillas a base de envases reciclados. ¡Toma nota!

Si eres aficionado a las plantas y cuentas con un jardín en tu casa, seguramente te interese lo que te vamos a contar a continuación. Las plantas nos dan más de una alegría, ya que no solo lo son buenas para darle una nota de color a nuestra casa o parcela, sino que también nos aportan beneficios y propiedades saludables.

Las plantas que compramos suelen venir con macetas de plástico que son provisionales, pero una vez en casa tenemos que transplantarlas a macetas adecuadas al tipo de planta, teniendo en cuenta su tamaño y lo que llegará a crecer.

En el mercado hay muchas macetas hechas a partir de muchos materiales: barro, mármol, madera o plástico; sin embargo, en este artículo queremos enseñarte unas macetas hechas a partir de materiales reciclados para que te sirvan de inspiración y puedas hacer las tuyas propias en casa.

Botellas de plástico que sirven para hacer macetas.

Envases para hacer tus propias macetas

Dependiendo el estilo de casa que tengas o la capacidad de tu jardín, te interesarán más unas tendencias u otras. No es lo mismo decorar una planta con un recipiente de vidrio que hacerlo con un zapato o una regadera.

A continuación te dejamos las mejores ideas para la decoración de tu casa.

1. Envases de fieltro

El fieltro se ha empezado a emplear para muchos artículos y objetos de decoración, ya sea para hacer regalos o para decorar nuestra casa. También lo puedes utilizar para forrar tus macetas o bien realizar sacos con fieltro para las plantas.

Puedes hacerlas de tal forma que puedas colgarlas o depositarlas en las escaleras que llevan a tu jardín.

Es una manualidad que requiere cierta práctica con el hilo y la aguja, así que si eres amante de la costura, puede ser una buena forma de sacar a relucir tus habilidades.

2. Latas de conserva

La próxima vez que tengas una lata de conserva, no la tires, puede ser tu futura maceta, ya que están hechas de metal y, por lo tanto, son muy resistentes.

Una vez limpia y sin la etiqueta del contenido, agujerea el fondo para que pueda pasar el agua y fórrala o píntala de colores.

Puedes leer también: 5 usos que puedes darle a las latas recicladas.

3. Botellas de plástico

Podemos utilizar estos envases tan comunes y emplearlos para hacer unas divertidas macetas.

El plástico es un material muy resistente al mismo que tiempo maleable. Puedes cortar la zona de la boquilla y emplear el cuerpo como maceta vertical. Sin embargo, si la tumbas, puedes hacer macetas más anchas y dar otro toque de originalidad a tu jardín.

No olvides guardar los tapones, porque puedes necesitarlos para que la tierra no se escape.

Puedes darle un toque de color a las botellas y pintarlas o forrarlas con telas o cuerdas para darle un toque más rústico.

Macetas hechas con botellas decoradas.

4. Botellas de vidrio

Otro tipo de envases que solemos tener en casa son los de vidrio. A partir de ahora les podrás sacar partido a tus refrescos.

Es cierto que estas botellas no se pueden modificar de tamaño o forma, pero puedes combinarlas entre ellas, agruparlas o pintar las superficies.

5. Envases de yogur

¿Quién no ha plantado alguna vez legumbres en un envase de yogur cuando era pequeño? Es uno de los envases más prácticos que podemos conseguir para realizar macetas en casa. Son pequeños, sencillos y muy económicos.

Puede que no sea el material más duradero, sin embargo, si quieres divertirte una tarde con tus hijos o sobrinos, puedes plantar legumbres y semillas y crear un pequeño invernadero en casa.

6. Recipiente de vidrio

Lo utilizaremos de igual modo que las botellas de vidrio. Nos referimos a los tarros de mermelada, salsas o pepinillos. Cualquiera es válido para darle vida con una nueva planta.

Tenemos que tener en cuenta que las plantas necesitan agua pero en su justa medida; por ello, al no poder hacer agujeros fácilmente, te aconsejamos que coloques plantas que necesiten poca agua, como por ejemplo los cactus.

Puedes conseguir también un antiguo jarrón, un vaso roto o una taza a la cual le falte un asa. Cualquier recipiente o envase vale, tan solo tenemos que tener el espacio y la inspiración para plantar allí nuestras plantas.

Te puede interesar: Realiza estas hermosas macetas con materiales reciclados.

Las macetas aportan vitalidad y alegría a nuestros hogares. A partir de ahora no estarás en blanco y podrás darle un toque de originalidad a tu casa.