Tipos de envejecimiento

23 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la enfermera Maria Marin Garcia
El envejecimiento no se produce de la misma forma en todas las personas. En general, varía en función del estado de salud, los hábitos y el entorno. ¿Cuáles son los tipos de envejecimiento?
 

No todas las personas consiguen tener los mismos tipos de envejecimiento.En la actualidad se vive más tiempo a nivel global. Por primera vez en la historia, la mayor parte de la población tiene una esperanza de vida igual o superior a los 60 años. 

La OMS ha estimado que entre 2015 y 2050, el porcentaje de los habitantes del planeta mayores de 60 años casi se duplicará, pasando del 12 % al 22 %. En España la esperanza de vida es de 80,5 años para hombres y 85,9 años para mujeres, siendo esta última la mayor cifra de esperanza de vida de Europa.

De esta manera, todos los países se enfrentan a retos importantes para garantizar que los sistemas sanitarios y sociales estén preparados para afrontar ese cambio a nivel demográfico. Para ello, debemos conocer qué tipos de envejecimiento existen y cuál es el más idóneo. En este artículo lo detallamos.

¿Qué entendemos por envejecimiento?

El envejecimiento se define como el paso cronológico del tiempo sobre el organismo humano. En biología es una acumulación de múltiples daños celulares y moleculares a lo largo del tiempo, que lleva a una disminución de las capacidades tanto físicas como mentales y, a su vez, eleva el riesgo de sufrir enfermedades y muerte.

Además, al aumentar la esperanza de vida se ofrecen nuevas oportunidades. En esos años de vida adicionales se pueden emprender nuevas actividades, como continuar los estudios, iniciar una nueva profesión o retomar antiguas aficiones.

 

Sin embargo, el desarrollo de estas oportunidades depende, en gran medida, del factor más importante: la salud. Por regla general, si las personas mayores pueden vivir en buena salud podrán hacer cosas similares a una persona joven.

Por el contrario, si aparecen muchas enfermedades incapacitantes, se verá condicionada su calidad de vida. Aquí es donde aparecen los diferentes tipos de envejecimiento que podemos encontrar.

¿Qué entendemos por envejecimiento?
El proceso de envejecimiento viene acompañado con diversos cambios que inciden sobre la salud.

Quizás te interese: 7 cosas de las que te arrepentirás cuando llegues a la vejez

¿Qué influye en el envejecimiento?

Los cambios en el envejecimiento no siguen la misma línea para todos. Al contrario, la vejez se produce de manera muy diferente en cada uno de nosotros y viene influenciada por multitud de factores que nos condicionan. En primer lugar, los elementos clave de la vejez son los siguientes:

  • Factores genéticos.
  • El paso del tiempo como proceso de desgaste. Factores biológicos como es el deterioro de los sistemas del organismo.
  • El estilo de vida,  el entorno y situación social.

Es sorprendente, pero se ha visto que disminuye la salud no tanto por el uso que hacemos del cuerpo, sino por el desuso. Un ejemplo de ello es la jubilación. Además, el organismo es muy modificable y puede mejorarse o mantenerse con la realización de ejercicios físicos y mentales.

 

Características que cambian con la edad

Por desgracia, con el paso del tiempo las particularidades cambian, incluso con respecto a nosotros mismos. Las características de la vejez incluyen las comentadas a continuación:

  • Heterogeneidad: hay mucha variabilidad en el envejecimiento de las personas. Hay individuos sedentarios que no hacen ningún tipo de actividad física y viven muchos años. Otros, en cambio, se pasan la vida con empleos que requieren agilidad mental y, una vez se jubilan, desarrollan la enfermedad que le lleva a un envejecimiento más rápido.
  • Vulnerabilidad: elevado riesgo de enfermedad y fragilidad.
  • Comorbilidad: a menudo hay múltiples enfermedades que aparecen unas sobre las otras (efecto dominó).
  • Iatrogenia: personas multimedicadas o que toman medicación de manera errónea. Estos fármacos pueden producir efectos secundarios importantes. Son problemas muy comunes que pueden pasar desapercibidos y causan mayor vulnerabilidad.
  • Precariedad: pueden presentar frecuentes déficit sociales o muchos terminan viviendo aislados, lo que aumenta la fragilidad.
  • Reducida adaptabilidad a los cambios (sociales, ambientales y biológicos): a mayor edad, menor es la zona de confort.
  • Dependencia sobre otras personas.
  • Los estereotipos negativos creados por la sociedad alimentan actitudes negativas hacia la gente mayor: “la gente mayor no sirve para nada”, “sólo son una carga familiar”, etcétera.

Conocidos todos los factores y características que influyen en nosotros y que aumentan con la edad, hay diferentes formas de envejecer, según el tipo de vida, la genética y el entorno que nos rodea.

 
Características que aumentan con la edad 
Durante la vejez hay cambios en la salud física y mental. En estos influyen los hábitos, el entorno y la genética.

Podrá interesarte: La soledad en la vejez

¿Qué formas de envejecimiento podemos encontrar?

Debido a todo lo mencionado, el envejecimiento puede darse como diferentes tipos. A continuación los detallamos.

  • Senescencia: envejecimiento normal que nos hace ir perdiendo funciones poco a poco, de manera natural.
  • Envejecimiento con éxito (E. con éxito): senescencia que dura hasta los 90-100 años (centenarios).
  • E. saludable (OMS): envejecer sin dependencia, libre de discapacidades.
  • E. activo (OMS): envejecer preservando al máximo las capacidades funcionales y en plena actividad física, mental y social.

Buenos hábitos para un envejecimiento saludable

La mejor forma de envejecer sería hacerlo de forma saludable combinando un envejecimiento activo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se propuso para este 2020 que las personas mayores de 65 años tuvieran la posibilidad de disfrutar de todo su potencial de salud y desarrollar un papel activo en la sociedad.

Para ello, se debería tener en cuenta la promoción de la salud, enfocada en fomentar hábitos como los siguientes:

  • Una nutrición equilibrada.
  • Actividad física y mental diaria.
 
  • Interacción del anciano en la sociedad.
  • Un entorno saludable.
  • Una política social y de bienestar.
  • La asistencia y apoyo en la dependencia.

A nivel general, la expectativa de vida está relacionada con los hábitos y el entorno de la persona. Por eso, para vivir una vejez sana y tranquila, se recomienda seguir los consejos citados. Además, es conveniente acudir de manera periódica al médico para detectar posibles problemas de salud de forma oportuna.

  • Abades Porcel M, Rayón Valpuesta E. El envejecimiento en España: ¿un reto o problema social? Gerokomos. 2012; 23(4): 151-155
  • Sanchis Sánchez E, Igual Camacho C, Sánchez Frutos J, Blasco Igual MC. Estrategias de envejecimiento activo: revisión bibliográfica. Fisioterapia. 2014; 36(4): 177-186.
  • Organización Mundial de la Salud. Informe mundial sobre el envejecimiento y la salud. Ginebra, 2015. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/envejecimiento-y-salud
  • Chamorro ST. Vejez y sociedad multicultural, 2002. Disponible en: http://www.ugr.es/~pwlac/G18_05Sol_Tarres_Chamorro.html
  • Eusko Jaurlaritza-Gobierno Vasco. Guía para el envejecimiento activo y saludable, 2014. Granda Vega E. Prolongando y mejorando la vida. Farm Profesional. 2002; 16(6): 6-10. Martín Lesende I, Martín Zurro A, Moliner Prada A, Aguilera García L. Envejecimiento activo, la mejor «receta» para prevenir la dependencia. Rev Esp Geriatr Gerontol. 2007; 42(2): 4-6