¿Qué tipos de lubricantes íntimos existen?

En el mercado hay disponibles varios tipos de lubricantes íntimos que ayudan a mejorar la experiencia al mantener relaciones sexuales. Es importante saber elegir la versión apropiada para que no se presenten molestias

En la actualidad hay disponibles varios tipos de lubricantes íntimos que mejoran la experiencia sexual de la pareja. Su aplicación contrarresta la pérdida de humedad natural y evita que el encuentro se torne incómodo o doloroso.

De hecho, algunos están fabricados con sustancias estimulantes que, una vez aplicadas, despiertan interesantes sensaciones en los órganos genitales y demás zonas erógenas. ¿Por qué utilizar este producto? ¿Cuáles son sus ventajas?

Aunque muchas aún no se han atrevido a probarlos, cada una de sus variedades tiene beneficios que vale la pena aprovechar. Por eso, en el siguiente espacio queremos repasar en detalle sus características y algunas recomendaciones para utilizarlos. ¡No te lo pierdas!

¿Qué es un lubricante íntimo y para qué sirve?

Para qué usar lubricantes.

Los lubricantes íntimos son productos elaborados con componentes que disminuyen la fricción en los genitales o ano al momento de tener relaciones sexuales. A menudo se emplean como solución contra la sequedad vaginal que se produce por un descontrol de su pH.

Dado que facilitan la penetración vaginal y anal, son aliados para el placer de ambos miembros de la pareja. Inclusive, en algunos casos su uso es imprescindible, pues el exceso de sequedad aumenta el riesgo de infecciones, irritación y relaciones dolorosas.

Sin embargo, es esencial saber elegir la variedad correcta, en función del uso que se le quiera dar. Por ejemplo, en caso de utilizar preservativos, no se pueden aplicar los que tienen bases oleosas, ya que pueden afectar el nivel de protección.

Entonces… ¿Qué tipos de lubricantes íntimos elegir? Para saberlo con más precisión es conveniente saber todas las variedades que hay disponibles en el mercado.

Conoces estos: 5 remedios caseros que ayudan a lubricar tu zona íntima de forma natural

Tipos de lubricantes íntimos que debes conocer

Al momento de comprar un lubricante íntimo nos encontramos con diversas presentaciones y finalidades. Entonces, si no hay suficiente conocimiento, existe el riesgo de elegir uno inapropiado. Antes que nada cabe advertir que no se aconseja el uso de lubricantes caseros.

Productos como la vaselina o las cremas hidratantes pueden causar descontroles en el pH vaginal y derivar incomodidades como la picazón e irritación. Así pues, aunque cueste un poco más, lo ideal es optar por alguna de las presentaciones disponibles en farmacias y sex shops.

Lubricantes a base de agua

Cómo usar el lubricante.

Son los más recomendados para disminuir la sequedad vaginal causada por los descontroles de los niveles de estrógenos. Son fáciles de limpiar, no causan manchas y son seguros cuando se utilizan en conjunto con el preservativo.

Sin embargo, en periodos prolongados se deben reaplicar, ya que tienden a secarse. Además, no se deben usar cuando hay contacto con el agua (por ejemplo al hacer el amor en la ducha), pues se diluyen con facilidad.

Lubricantes a base de aceite

Están fabricados a base de grasas vegetales como las que provienen de la oliva y el maíz. Aunque fueron populares durante muchos años, hoy en día su uso no es tan recomendado. Si bien ofrecen una lubricación prolongada, pueden causar manchas en la ropa y sábanas.

Lo más grave es que deterioran el látex de los condones y facilitan su rompimiento. En muchos casos, además, propician la aparición de infecciones en la mujer debido al descontrol que producen en la flora vaginal.

Lubricantes a base de silicón

Estos tipos de lubricantes íntimos son más densos y duran más que los elaborados a base de agua. Se recomiendan para practicar sexo anal o para aquellos encuentros en el agua. No obstante, es un poco difícil retirarlos y no se deben usar con juguetes sexuales.

Otros tipos de lubricantes íntimos disponibles

Los productos mencionados anteriormente son los más conocidos y utilizados. Sin embargo, hay otras variedades que sería bueno conocer. Es importante verificar sus componentes, pues muchas de estas versiones, aunque son estimulantes, pueden causar efectos indeseados.

  • Térmicos: ideales para despertar sensaciones en la piel por todo el cuerpo. No se recomiendan para lubricar la vagina.
  • Estimulantes: contienen sustancias como la arginina y mentol que facilitan la estimulación del clítoris.
  • Untables: se pueden adquirir en forma sólida o gel. Algunos tienen sabores y son comestibles.
  • En supositorio: diseñados para los hombres que quieren explorar su punto “P”.
  • Con feromonas: cuentan con componentes que potencian el deseo sexual.
  • Lubricantes ecológicos: contienen componentes hipoalergénicos para aquellos que suelen tener alergias.

¿Cómo se utilizan los lubricantes íntimos?

Como lo puedes notar, estos productos no se emplean exclusivamente en aquellos casos de poca lubricación natural. Es un excelente recurso para estimular nuevas sensaciones y alcanzar una mayor plenitud al tener relaciones sexuales.

La forma de utilizarlo es muy simple. Tan solo hay que tomar una o dos gotas del producto y aplicarlas en la entrada de la vagina, ano o pene. Al extenderlo sobre la zona deseada se puede juguetear con los dedos para una doble estimulación.

¿Lista para empezar a utilizarlos? ¡Atrévete a experimentar otras sensaciones!