¿Qué tipos de mastectomía se practican?

Julia Sedano 26 mayo, 2018
Una mastectomía es la cirugía que se practica cuando se quiere extirpar un tumor en la mama. En función de las características de este tumor se pueden llevar a cabo varios tipos de mastectomía.

Existen dos tipos de intervención quirúrgica en pacientes con tumores de mama: el tratamiento conservador y la mastectomía. Mediante el primero se extirpa exclusivamente la zona de la mama en la que asienta el tumor.

Sin embargo, una mastectomía consiste en la extirpación de una glándula mamaria completa. Pero no existe sólo una manera de llevar este procedimiento a cabo. A continuación explicaremos qué tipos de mastectomía se practican.

Mastectomía simple

Una mastectomía simple tiene como objetivo la extirpación de toda la mama. Esto incluye la totalidad de la glándula mamaria, la piel que la recubre, el pezón y la areola. Durante la intervención también suele buscarse el ganglio centinela (este procedimiento lo explicaremos al final).

Este tipo de mastectomía se practica en situaciones concretas, entre ellas cuando existen carcinomas intraductales extensos, o tumores extensos en general, y también en tumores multifocales, es decir, los que asientan en varias localizaciones. Además, se practica mastectomía simple en aquellos casos en que no parece favorable la evolución de la paciente si se aplica el tratamiento conservador.

mastectomia

 

Mastectomía radical modificada

Este tipo de mastectomía es una variante de la mastectomía simple (o radical). Así, se extirpa la totalidad de la glándula mamaria, la piel, el pezón y la areola. Sin embargo, en este caso se asocia a la intervención quirúrgica una linfadenectomía axilar (extirpación de la cadena ganglionar linfática de la axila).

Esta técnica se realiza cuando se ha practicado la técnica del ganglio centinela (ver más adelante) y ha sido positiva. Un ganglio centinela positivo quiere decir que en ese ganglio se alojan células cancerígenas. Pero el ganglio centinela no es la única manera de saber si hay restos cancerosos en los ganglios de la axila.

Así, cuando los ganglios tienen gran afectación cancerosa se puede observar tumoración o cambios en la coloración de la zona. También puede descubrirse un ganglio axilar positivo por medio de la ecografía. Esto es porque un ganglio tumoral tiene consistencia más densa que uno sano, y son densidades lo que se observa en una ecografía.

De modo que se realizará mastectomía radical modificada cuando haya uno o varios ganglios axilares con afectación cancerosa.

Mastectomía de ahorro de piel

Esta técnica tiene como objetivo conservar parte de la piel. Permite, así, su reconstrucción de modo que el contorno sea más natural y queden menos cicatrices visibles.

Sin embargo, el pezón y la areola sí se extirpan. Esto es porque se relacionan muy íntimamente con el tejido mamario subyacente. Podrían conservar células cancerosas y generar una recidiva tumoral.

La mastectomía de ahorro de piel es igual de eficaz que la mastectomía simple si el tumor se sitúa alejado de la piel. Además, es posible reconstruir la mama en la misma intervención. La areola y el pezón podrán reconstruirse en un segundo acto quirúrgico.

Mastectomía conservadora de areola y pezón

Este tipo de mastectomía permite otorgarle un aspecto más natural a la mama tras la reconstrucción (que se realiza durante la misma intervención quirúrgica). Se realiza en dos casos:

  • Con objetivo profiláctico, es decir, cuando se extirpa la mama para evitar que aparezca un tumor
  • En tumores muy pequeños y distantes del pezón

En el segundo caso, durante la intervención se realiza una biopsia del tejido de detrás de la areola. En caso de que hubiera células malignas o sospechosas, se extirpan la areola y el pezón.

Tipos de mastectomía

Ganglio centinela

El ganglio centinela es el primer ganglio linfático al que llegarían las células tumorales en caso de diseminarse por vía linfática. De este modo, si se extienden, convierten al ganglio centinela en una nueva localización del tumor. Se dice que, de asentar en un ganglio, éste se convierte en un ganglio metastático.

Para determinar si el ganglio centinela es positivo (si aloja metástasis), se lleva a cabo un muy estudiado procedimiento. Primero, se inyecta cerca del tumor una sustancia con capacidad de tinción para que siga la misma ruta linfática que seguirían las células tumorales hasta los ganglios.

Después, se utiliza un dispositivo que detecta dónde está la sustancia que se inyectó. Una vez localizada, se extirpan aquellos ganglios que se hubieran teñido. Durante la misma intervención se analizan los ganglios teñidos y, de contener células cancerosas, se realizará una linfadenectomía axilar.

Bibliografía

Te puede gustar