Tipos de osteoporosis

30 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
Los tipos de osteoporosis son variados. En principio, se dividen en primarias y secundarias, pero hay más subclasificaciones que te comentamos en este artículo.
 

Existen varios tipos de osteoporosis, pero ninguno de ellos es fácil de detectar. Uno de los problemas es el hecho de que esta enfermedad es asintomática, y se hace visible cuando aparecen las complicaciones. Mientras tanto, la situación avanza y pone en riesgo la salud.

En la mayoría los tipos de osteoporosis hay dos factores de riesgo que deben ser tomados en consideración: la edad y el sexo. Esta patología afecta con más frecuencia a las mujeres y tiene mayor prevalencia a medida que aumenta la edad.

¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis es una enfermedad generalizada del sistema esquelético. Su principal característica reside en la pérdida de masa ósea y el deterioro de la microarquitectura de los huesos. Esto, en conjunto, lleva a que el tejido se vuelva más frágil, y por lo tanto haya mayor riesgo de fracturas.

La densidad ósea comienza a reducirse a los 40 años, tanto en mujeres como en hombres. Se desconoce la razón por la cual se produce esta pérdida asociada a la edad, pero se calcula que oscila en un rango de entre el 0,3 y 0,5 % al año, a partir de esa edad.

 

Lo más habitual es que la enfermedad se detecte luego de que haya una fractura. Esta puede presentarse en cualquier parte del cuerpo, muchas veces de forma espontánea o por un golpe mínimo. En general, siempre que haya una rotura de un hueso por fragilidad, debe considerarse osteoporótica.

Densidad ósea y tipos de osteoporosis
La densidad ósea determina la presencia o no de osteoporosis, en base a una prueba diagnóstica

Sigue leyendo: 5 remedios para el dolor de huesos

Tipos de osteoporosis

Los tipos de osteoporosis se clasifican en dos grandes grupos: primarias y secundarias. Las primeras corresponden al mayor número de casos y no son fruto de otra enfermedad que las justifique en forma directa. Las segundas son consecuencia o acompañantes de otra patología o de su tratamiento.

Osteoporosis primarias

Dentro de las osteoporosis primarias se encuentran las siguientes:

 
  • Idiopática juvenil: es un trastorno raro que aparece entre los 8 y los 14 años. Por lo general, remite de forma espontánea en los siguientes cuatro a cinco años, después de que surge.
  • Idiopática del adulto joven: se presenta en hombres jóvenes y mujeres premenopáusicas. Se desconoce la causa y tiene una evolución variable. No siempre produce deterioro progresivo.
  • Osteoporosis postmenopáusica Tipo I: tiene lugar en mujeres postmenopáusicas, de 51 a 75 años. El curso es acelerado, y a veces desproporcionado. Las fracturas más frecuentes se presentan en las vértebras y en segmento distal del antebrazo o muñeca.
  • Osteoporosis senil Tipo II: afecta a hombres y mujeres mayores de 70 años, y de manera característica provoca fracturas en el cuello femoral o cadera, la extremidad proximal del húmero u el hombro, la tibia y la pelvis.

Osteoporosis secundarias

El segundo de los dos grandes tipos de osteoporosis son las secundarias, las cuales aparecen a cualquier edad, acompañadas de otra patología. Su denominación de secundarias responde al hecho de que se derivan de otra enfermedad como un síntoma más.

Los principales factores de riesgo para padecer una osteoporosis secundaria son los siguientes:

  • Enfermedades endocrinológicas: pueden ser estados hipogonadales como la menopausia precoz, el síndrome de Turner; o patologías endocrinas como la acromegalia, la insuficiencia suprarrenal y la diabetes mellitus tipo I.
 
  • Celiaquía: incluye este grupo a enfermedad celíaca, malabsorción, gastrectomía, cirrosis biliar primaria, enfermedad inflamatoria intestinal, insuficiencia pancreática exocrina y enfermedad hepática grave. El problema es la falta de una buena absorción de nutrientes esenciales para el hueso, como el calcio.
  • Trastornos hematológicos: las leucemias y los linfomas, así como el mieloma múltiple, si toman a la médula ósea entre sus lugares de efectos secundarios, terminan con la afectación del hueso.
  • Reumatismos: la espondilitis anquilosante y la artritis reumatoide.
  • Trastornos genéticos: múltiples enfermedades heredades tienen como síntoma la osteoporosis. Del mismo modo, la osteoporosis primaria puede adquirir formas particulares en base a la carga genética de la paciente.
  • Uso de ciertos medicamentos: como anticoagulantes, glucocorticoides y drogas citotóxicas. Los pacientes oncológicos y trasplantados están en mayor riesgo por el uso de fármacos que afectan la replicación celular.
Osteoporosis con fractura en mujer anciana
Cuando la osteoporosis se acompaña de fracturas se habla de un tipo grave de la enfermedad
 

También puede interesarte: Consejos de nutrición para pacientes con riesgos de osteoporosis

Todos los tipos de osteoporosis siguen el mismo diagnóstico

Para determinar el estado de salud de los huesos se lleva a cabo un examen que es la prueba de densidad ósea. Este permite establecer si hay osteoporosis, estimar el riesgo de que se presente una fractura, y también verificar la forma como el tejido óseo responde a un tratamiento específico.

En esta prueba se mide la densidad mineral ósea con un resultado que se expresa en una cifra. La lectura del examen debe ser realizada por un médico, en base a un consenso internacional que clasifica los valores de la manera siguiente:

  • Entre +1 y -1 es un hueso normal en lo que se refiere a densidad.
  • Desde -1 hasta -2.5 se considera que la densidad ósea es baja y se llama osteopenia.
  • Inferior a -2.5 es sinónimo de osteoporosis.
  • Menos de -2.5 con presencia de alguna fractura es la osteoporosis grave.

Tienen más riesgo de padecer la enfermedad las mujeres menopáusicas, los mayores de 75 años, y aquellas personas con antecedentes familiares de osteoporosis. El bajo consumo de calcio y un estilo de vida sedentario son otras situaciones que contribuyen a la aparición del trastorno.

 

Después de los 40 años, es recomendable que las mujeres se realicen pruebas de densidad ósea con cierta regularidad. De esta manera, el rastreo puede detectar a tiempo una osteoporosis incipiente que tenga tratamiento, evitando futuras fracturas.

 
  • Sotelo, W., & Calvo, A. (2011). Niveles de vitamina D en mujeres posmenopáusicas con osteoporosis primaria. Revista Medica Herediana, 22(1), 10-14.
  • Sanchis, V., Martín Benlloch, J. A., Salido, M., & Laguía Garzarán, M. (1990). Osteoporosis Idiopática Juvenil:(a propósito de un caso).
  • Palacios, S., CASTAÑO, S. P. G., & Hernández, K. (2009). Comprender la osteoporosis. Editorial AMAT.
  • Harris, Steven T., Robert B. Jaffe, and Dolores Shoback. "La menopausia y la pérdida de masa ósea." Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism 91.3 (2006): a.
  • Valdés-Flores, Margarita, et al. "Aspectos genéticos de la osteoporosis." Revista de Investigación Clínica 64.3 (2012): 294-307.
  • Ríos, Patricia Bolaños. "Metabolismo óseo y nutrición: Osteopenia y osteoporosis." Trastornos de la conducta alimentaria 27 (2018): 2979-2991.
  • Schurman, León, et al. "Guías Argentinas para el diagnóstico, la prevención y el tratamiento de la osteoporosis 2015." MEDICINA (Buenos Aires) 77 (2017).