¿Qué tipos de plástico se pueden reutilizar y en qué condiciones? - Mejor con Salud

¿Qué tipos de plástico se pueden reutilizar y en qué condiciones?

Dado que el plástico forma parte de nuestro día a día es muy importante que conozcamos sus diferentes tipos y las posibilidades que nos ofrecen cada uno de ellos

El plástico es uno de los materiales que más protagonismo ha ganado en nuestras vidas durante los últimos años. Está presente en muchos de los objetos que usamos, tales como el ordenador, la tablet o el teléfono desde el que estás leyendo esta entrada.

Asimismo, también está en muchos de los envases que protegen a los alimentos que consumimos.

Es un material cotidiano, porque es fácil de moldear y de producir. Además, como hemos apuntado antes, es de una gran versatilidad y, salvo casos muy específicos, se supone que no entraña peligros para nuestra salud.

No obstante, la historia del plástico se remonta a varios años atrás y, como vamos a ver a continuación, su descubrimiento fue en gran parte fruto de la casualidad

Unos datos curiosos sobre la historia del plástico

Su desarrollo comenzó en 1860, cuando W. Hyatt ideó un procedimiento para procesar un tipo de nitrato de celulosa (piroxilina). La idea de la que partió el descubrimiento fue la inquietud por encontrar un sustituto para el marfil natural, un material que se utilizaba en la época pero que estaba muy penalizado por su coste y su escasez.

Es decir, que el plástico se creó gracias al afán por enfrentar con garantías estas dos dificultades. Así, a pesar de ser inflamable y degradarse con facilidad por la incidencia de la luz, su invento fue todo un éxito.

Materia prima para elaborar plásticos

Posteriormente se encontraron otros tipos de plásticos que no tenían tan marcados estos dos defectos. Así, el avance de la química hizo posible la aparición de plásticos como el metilo polimerizado (Perspex para los británicos y Lucite para los estadounidenses o plexiglás para los españoles).

En este sentido, la versatilidad de este tipo de plástico es asombrosa, ya que sus posibilidades abarcan un amplio abanico de objetos; así, se puede utilizar para fabricar gafas, alumbrado público o vallas publicitarias.

Ahora bien, como hemos dicho, actualmente existen en el mercado diferentes tipos de plástico. Cada uno tiene sus propiedades particulares, sus puntos débiles y fuertes y no emplearlos de manera adecuada puede poner en riesgo nuestra salud.

Lee también: 13 creativas formas de reutilizar las botellas de plástico en el hogar

¿Qué es un plástico?

Es un tipo de material sintético formado por macromoléculas orgánicas llamadas polímeros. Para hacernos una idea y familiarizarnos con la jerga, cabe añadir que estos polímeros son grandes agrupaciones de monómeros unidos mediante un proceso químico llamado polimerización.

Varios objetos de plástico

Podemos dividir el proceso de su fabricación en cuatro fases: obtención de las materias primas, síntesis del polímero básico, adaptación de este polímero para su utilización industrial y moldeamiento del plástico para obtener su forma definitiva.

Sus principales propiedades son las siguientes:

  • Su maleabilidad: Es muy fácil moldearlo y darle la forma que queramos.
  • Su propiedad de aislante de la electricidad. Por ejemplo, todos sabemos que los enchufes son de plástico.
  • Su resistencia: No se rompe con tanta facilidad como otros elementos como el cristal o el papel.
  • La posibilidad de teñirlo del color que queramos con facilidad.
  • Su capacidad impermeable y su utilidad como aislante acústico.

Como contrapartida, su principal defecto es que no es biodegradable y que su reciclado, al contrario que su producción, es costoso. Esto se debe a que la mayoría provienen de productos obtenidos del petróleo y, en menor medida, de derivados del carbón y de la celulosa de las plantas.

¿Qué tipos de plásticos existen?

Aunque existen cientos de tipos, hay cierto acuerdo para clasificarlos. Así, cada tipo de plástico tiene un símbolo y por él podemos diferenciarlos a simple vista ya que es obligatorio que lo tengan serigrafiado.

El origen de estos logos de reciclaje proviene de 1970, cuando se creó el primero de ellos con forma de triángulo. Este símbolo internacional contiene 3 flechas, que significan los 3 pasos del proceso de reciclaje: recogida, proceso mismo de reciclaje y la compra de estos productos ya reciclados.

Tipos de plásticos que se pueden reutilizar

Vamos con ellos:

1. PET o PETE (Polietileno tereftalato)

Es el plástico que protege a la mayoría de los alimentos que compramos en el supermercado. Su producción es barata y su reciclado no tiene un alto coste. En su versión reciclada se puede emplear en muebles, alfombras, fibras textiles, piezas de automóvil y, ocasionalmente, en nuevos envases de alimentos.

Hay quien afirma que las botellas con este símbolo solo deben ser usadas una vez, pero las verdaderas razones las veremos más adelante.

2. HDPE (Polietileno de alta densidad)

Su principal ventaja es su resistencia a la corrosión química, de ahí que sea el más popular en los envases de productos de limpieza. No es raro verlo tampoco en envases de leche, zumos, yogurt, agua y bolsas de basura o de supermercados.

Reciclado se suele utilizar en tubos, botellas de detergentes y limpiadores, muebles de jardín, botes de aceite, etc.

3. V o PVC (Vinílicos o Cloruro de Polivinilo)

No suele usarse con productos de alimentación ya que fácilmente suelta toxinas. Así, forma parte de tuberías, carreteras o diferentes materiales destinados a la construcción.

Tubería azul de pvc

4. LDPE (Polietileno de baja densidad)

Este plástico fuerte, flexible y transparente es el principal componente de las bolsas que utilizamos a diario.

5. PP (Polipropileno)

Es el ideal para envasar productos calientes o el material perfecto para hacer una tartera para que podamos calentarla en el microondas. Esto es posible gracias a que tiene un punto de fusión muy alto.

6. PS (Poliestireno)

Es un plástico con el que tenemos que tener cuidado ya que, habitualmente, por ser uno de los más baratos, se utiliza en vasos y plásticos de usar y tirar. El inconveniente que presenta, al contrario que el anterior, es que su punto de fusión es muy bajo.

Existen otros tipos de plásticos, pero no vamos incidir en ellos, ya que no están en contacto con alimentos que puedan dañar nuestra salud o con elementos que nos podamos llevar a la boca fácilmente.

7. Other

Este símbolo puede hacer referencia a una mezcla de plásticos con diferentes propiedades. Siempre que la información sea difusa debemos evitar que entren en contacto con nuestros alimentos o bebidas de manera reiterada o por mucho tiempo.

Visita este artículo: 5 razones por las que no deberías volver a tomar agua embotellada nunca más

Botellas de plástico aplastadas

¿Podemos rellenar una botella de plástico?

Existe la creencia popular de que no se puede o no se debe rellenar las botellas de plástico. Pero, bien, ¿esto es una estrategia comercial o realmente entraña un grave peligro para nuestra salud?

Según esta teoría, la razón por la que se desaconseja esta práctica es porque el plástico puede liberar algunos elementos tóxicos para nuestra salud al medio con el que esté en contacto.

En nuestro caso, este medio no es otro que un alimento, ya sea líquido o sólido, que posteriormente vamos a ingerir.

Químicamente las dos sustancias que libera el plástico y que nos pueden dañar son antimonios y formaldehídos o acetaldehídos. El primero es un catalizador que se utiliza para la formación del PET y los segundos son los responsables del “sabor a plástico” que tienen algunas aguas embotelladas.

Botella de agua sucia y deteriorada

El mayor problema de rellenar las botellas es la contaminación bacteriana; es decir, por una cuestión higiénica. Aunque los envases que usamos han sido tratados previamente, una vez abiertos se convierten en el paraíso de microorganismos. Por eso, debemos tener especial precaución en cambiar o lavar bien las botellas.

De este modo, los especialistas afirman que es poco probable que el plástico se degrade, ya que el PET resiste este tipo de tratamientos. No obstante, aunque realmente estos elementos están presentes en cantidades inocuas, no es imposible que el plástico ceda al agua compuestos como el antimonio.

Asimismo, esto puede aumentar con el deterioro de la botella, por lo que hay que renovarlas convenientemente.

En definitiva, tanto los especialistas como los miembros de la Organización Mundial de la Salud recomiendan en relación a las botellas:

  • No rellenar una misma botella excesivas veces ni mantenerla en uso durante mucho tiempo (una semana).
  • No rellenar las botellas con bebidas de naturaleza distinta a la original.
  • No exponer las botellas a la luz solar o a altas temperaturas.
  • Tener precauciones higiénicas para rellenar las botellas. Esto implica lavarlas con agua y jabón, aclararlas y secarlas.
  • No rellenarlas de un líquido en mal estado o de origen dudoso.
  • No compartir las botellas.

Fuentes consultadas:

Historia del plástico. Escuela de Ingenierías Industriales de la UVA (España)

No rellenar botellas de plástico: estrategia comercial o salud. Blog Bioyans

Los siete símbolos del plástico y el proceso de reciclado. Blog Xochipilli

Las claves para entender los símbolos de reciclaje. En www.consumer.es