Tipos de proteínas y sus funciones

3 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
Las proteínas pueden ser de dos tipos. En general, desempeñan funciones muy diversas dentro del organismo que las convierten en nutrientes indispensables. ¿Por qué son tan importantes?

¿Conoces los diferentes tipos de proteínas? La proteína es un macronutriente indispensable para el ser humano. Debe estar presente en la alimentación y está constituida por unos elementos de menor tamaño llamados aminoácidos.

Entre todos los aminoácidos que conforman una proteína nos encontramos los no esenciales (capaces de ser sintetizados por el propio organismo) y los esenciales (que deben de ser ingeridos mediante la alimentación.

De este modo, podemos afirmar que la ingesta regular de proteína es indispensable para la vida. No obstante, existen varios tipos de proteínas según su procedencia y su función.

Tipos de proteínas: 2 procedencias posibles

Podemos distinguir entre proteínas de origen animal y de origen vegetal. Las primeras se caracterizan por ser de mayor calidad que las segundas. Se denominan proteínas de alto valor biológico, puesto que presentan en su composición los 9 aminoácidos esenciales para el ser humano.

Además, cuentan con la propiedad de presentar una alta digestibilidad, lo que facilita su absorción y su puesta al servicio del metabolismo del hombre. La proteína más perfecta que se conoce en el mundo animal es la proteína de huevo.

No obstante, existen otras proteínas como la de leche o la cárnica de calidad muy alta. De hecho, los suplementos de proteínas se basan, por lo general, en aislados de proteína de suero de leche que permiten un alto aporte de este macronutriente.

Proteína en una dieta.
Podemos encontrar proteínas de alto valor biológico en los alimentos de origen animal. Sin embargo, también hay alimentos vegetales que nos pueden aportar este macronutriente, aunque de forma incompleta.

Por otra parte, tenemos la proteína vegetal que es normalmente incompleta. Esto quiere decir que presenta carencias en al menos un aminoácido esencial. Por lo tanto, es fundamental combinar distintos tipos de proteínas vegetales para conseguir un aporte de aminoácidos correcto.

Sin embargo, y aún consiguiendo optimizar este aporte, la digestibilidad de la proteína vegetal es bastante inferior. Esto significa que su absorción y biodisponibilidad es inferior a la proteína procedente del mundo animal. En las dietas equilibradas se recomienda que al menos el 50 % del aporte proteico proceda de proteínas animales.

Lee también: Los riesgos de llevar una dieta alta en proteínas

Funciones de las proteínas

La proteína es un macronutriente que presenta diversas funciones dentro del organismo. Una de las principales, y por lo que son más conocidas, es por su capacidad estructural a la hora de construir y reparar huesos, músculos y otros tejidos. Sin embargo, sus funciones van mucho más allá:

  • Funcionan como anticuerpos para defendernos de organismos extraños.
  • Son enzimas que aceleran o permiten las reacciones fisiológicas que ocurren en el organismo.
  • Permiten el equilibrio del pH interno mediante un sistema tamponador.
  • Presentan funciones en la contracción muscular.
  • Confiere elasticidad y resistencia a los órganos y tejidos.
  • Están implicadas en el correcto funcionamiento del sistema nervioso.
  • Pueden suponer un reservorio energético.
  • Transportan oxigeno por la sangre.

Por lo tanto, queda claro que las proteínas pueden realizar funciones enzimáticas, estructurales, defensivas, de almacenamiento, transportadoras, receptoras y motoras.

Macronutriente esencial

Por todos estos motivos, las proteínas suponen un macronutriente esencial para la alimentación del ser humano. A pesar de ello, la carga proteica en la dieta actual tiende a ser más alta de lo recomendado.

Mientras que la bibliografía recomienda dosis de entre 0.8 y 1.2 g de proteína por kg de peso para personas sedentarias, se están alcanzando valores que rondan los 2 g.

Estos valores pueden tener sentido en deportistas de fuerza o de alta intensidad, sin embargo, en adultos sedentarios suponen un estrés demasiado grande a nivel hepático y renal, y no ofrece demasiadas ventajas a nivel de composición corporal.

Suplementos de proteínas
Muchas personas llevan, innecesariamente, una dieta alta en proteínas. En algunos casos, esto está motivado por la venta de suplementos dietéticos.

De este modo, se recomienda reducir ligeramente el consumo de proteínas, salvo en casos de necesidades especiales. La combinación de proteínas animales con vegetales suele suponer un acierto en la dieta. Es interesante elegir alimentos del reino vegetal con alto aporte proteico como es el caso de los frutos secos.

Otra interesante opción son las legumbres, pero en este caso se recomienda combinarlas con cereales para corregir el aporte de aminoácidos esenciales.

Descubre: ¿Por qué son saciantes las dietas ricas en proteínas?

Conclusión

La proteína, junto con las grasas, son los macronutrientes con más funciones en el organismo. Por este motivo, el aporte resulta fundamental en el marco de una dieta variada. A pesar de ello, la sociedad actual tiende a una sobre ingesta proteica, sobre todo a partir de la venta de suplementos proteicos. Antes de consumir este tipo de suplementos es interesante consultar al nutricionista para que valore si es necesario o no.

De todos modos, la dieta de una persona sedentaria debería de estar marcada por la mesura y la variedad. Reducir el consumo de carne y aumentar el de pescado, así como introducir proteínas procedentes del mundo vegetal, suponen unas costumbres muy saludables.

  • Murphy CH., Héctor AJ., Phillips SM., Considerations for protein intake in managing weight loss in athletes. Eur J Sport Sci, 2015. 15 (1): 21-8.
  • Spendlove J., Mitchell L., Gifford J., Hackett D., Slater G., Cobley S., O'Connor H., Dietary intake of competitive bodybuilders. Sports Med, 2015. 45 (7): 1041-63.
  • Alberts B, Johnson A, Lewis J, et al. Molecular Biology of the Cell. 4th edition. New York: Garland Science; 2002. The Shape and Structure of Proteins. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK26830/
  • Alberts B, Johnson A, Lewis J, et al. Molecular Biology of the Cell. 4th edition. New York: Garland Science; 2002. Protein Function. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK26911/
  • Hoffman JR, Falvo MJ. Protein - Which is Best?. J Sports Sci Med. 2004;3(3):118–130. Published 2004 Sep 1.