¿Cuáles son los tipos de reacciones adversas de los medicamentos?

30 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la farmacéutica María Vijande
Las reacciones adversas de los medicamentos pueden ser predecibles o impredecibles. Es importante que nos informemos con profesionales de la salud antes de consumir cualquier fármaco.

Seguro que alguna vez has oído hablar de las reacciones adversas o efectos secundarios de los medicamentos. El 7% de la población tiene algún tipo de reacción adversa a los medicamentos, lo que representa un problema de salud pública.

Una reacción adversa a medicamentos, cuyo acrónimo es RAM, es cualquier respuesta a un medicamento que sea nociva o no intencionada y que se desarrolle a dosis que se apliquen normalmente. Pueden ser dosis para la profilaxis, el diagnóstico o el tratamiento de enfermedades, así como para la restauración, corrección o modificación de las funciones biológicas.

Entre los medicamentos que producen más frecuentemente reacciones adversas se encuentran:

  • Antiinflamatorios no esteroideos
  • Antibióticos

¿Cómo puedo saber las posibles reacciones adversas de un medicamento?

 

La Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) recuerda la importancia de informarnos siempre acerca de los fármacos que nos han indicado o de los que compremos libremente en la farmacia. Es fundamental preguntar a nuestro médico y farmacéutica acerca de las posibles reacciones adversas que el medicamento puede provocar, así como las situaciones en las que está contraindicado su uso.

Además, también se puede revisar el prospecto del medicamento. En él aparecerá una lista de estos efectos adversos conocidos y cómo actuar en caso de que se produzcan.

Todos los medicamentos comercializados pueden desencadenar algún efecto adverso. No obstante, se decide comercializarlos porque el beneficio que se obtiene con su uso es mayor a los riesgos que tienen sobre la salud.

el prospecto de un medicamento

Tipo de reacciones adversas

Una clasificación general de las reacciones adversas a los medicamentos las agrupa en dos grandes conjuntos: reacciones predecibles y reacciones impredecibles.

Reacciones predecibles

Representan el 80% de los efectos adversos. Son dosis dependientes, es decir que a más dosis mayores son los efectos adversos de estos medicamentos. Además, están relacionadas con las acciones farmacológicas del medicamento, como puede ser:

  • Un efecto secundario a su mecanismo de acción
  • Una interacción con otro medicamento o sustancia
  • Sobredosis

Lee también: Desogestrel: indicaciones y reacciones adversas

Reacciones impredecibles

Estas reacciones, a diferentes a las anteriores, no son dosis predecibles, por lo que se pueden desarrollar a cualquier cantidad administrada. Tampoco están relacionadas con las acciones farmacológicas del medicamento. Están ligadas a factores dependientes del paciente, ya que ocurren en personas con sensibilidad inmunológica o susceptibles por diferencias genéticas.

Entre las reacciones adversas impredecibles podemos diferenciar las siguientes:

  • Intolerancia: cuando a dosis mínimas no somos capaces de tolerar el fármaco. Por ejemplo, algunos pacientes sufren temblor en las dosis más bajas de salbutamol.
  • Idiosincrasia: se tratan de reacciones que están genéticamente determinadas y consisten en una respuesta anormal al fármaco, porque el paciente tiene una deficiencia enzimática o anomalías en el metabolismo del medicamento. Estas reacciones suelen ser más graves, pero se producen en un número pequeño de personas.
  • Reacciones de hipersensibilidad o reacciones alérgicas: se tratan de respuestas anormales causadas por un mecanismo inmunológico. Por ejemplo, la alergia a la penicilina.
  • Reacción pseudoalérgica o anafilactoide: son clínicamente indistinguibles de las reacciones anteriores, pero se producen por un mecanismo diferente, en el que no está implicado el sistema inmune. Se han descrito con fármacos opiáceos, entre otros.

Otros tipos de reacciones adversas de los medicamentos

reacciones adversas

Además de las mencionadas, también hay otros efectos indeseados que se pueden producir en un tratamiento farmacológico. Algunas de estas otras reacciones son las conocidas como tipo C.

Aparecen tras la administración prolongada de un fármaco y, en general, son previsibles y conocidas. En este grupo se incluyen las dependencias a los medicamentos -como puede ocurrir con las benzodiazepinas-, la discinesia tardía por fármacos neurolépticos o el síndrome de Cushing producido por los corticoides.

Las reacciones tipo D son poco frecuentes y aparecen un tiempo después de terminar con el tratamiento. Algunas de este tipo de reacciones son la teratogénesis, que son malformaciones en los fetos, y la carcinogénesis.

Por otro lado están las reacciones tipo E, que son aquellas que se producen tras la supresión muy brusca de un fármaco. Un ejemplo de este tipo de reacción adversa es la insuficiencia suprarrenal tras la supresión de corticoides, las crisis comiciales después de la supresión de antiepilépticos o la angina tras la supresión de los beta-bloqueantes.

Descubre: Albendazol: indicaciones y contraindicaciones

Conclusión

Es importantísimo informarse sobre el medicamento que vamos a tomar, ya que todos los que están disponibles pueden desencadenar alguna reacción adversa capaz de evolucionar a una reacción peligrosa. Te recomendamos que siempre preguntes al médico y al farmacéutico las instrucciones de uso del fármaco, así como cualquier contraindicación que tenga.

  • Reacciones adversas. (2004). Revista Panamericana de Salud Pública. https://doi.org/10.1590/s1020-49892004000100012
  • Corbalan Trumbull, G. (1977). Reacciones adversas a los medicamentos antimicrobianos. Revista Medica de Chile.
  • Reacciones adversas a medicamentos. Detecci??n. (2003). Revista de Enfermer??A (Barcelona, Spain). https://doi.org/10.5867/medwave.2003.05.2502