¿Cuáles son los tipos de tratamientos para el melasma?

25 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez
El melasma es un trastorno de hiperpigmentación de origen multifactorial. Por fortuna, hay disponibles varios tipos de tratamientos para minimizar las manchas que ocasiona en la piel. ¡Descúbrelos!

El melasma es un problema dermatológico que se caracteriza por la aparición de manchas de color marrón o marrón grisáceo en el rostro. Puede aparecer por múltiples factores; sin embargo, en concreto ocurre por un aumento en la producción de melanina. ¿Cuáles son los tipos de tratamientos para el melasma?

Aunque esta afección no causa complicaciones o situaciones graves en la salud, su presencia se considera antiestética y puede conducir a problemas de autoestima. Por lo anterior, hay quienes deciden acceder a las opciones terapéuticas para tratarlo, las cuales incluyen desde terapias tópicas y orales, hasta procedimientos estéticos.

¿Qué es el melasma?

El melasma es una afección de hiperpigmentación simétrica que suele localizarse en el rostro. Tiene una mayor prevalencia en mujeres jóvenes, sobre todo de piel oscura, aunque también afecta a los hombres. Su causa es un aumento en el nivel de melanina, pigmento que da color a la dermis.

Sin embargo, estudios recientes, como uno documentado en Journal of Dermatological Science, exponen que está relacionado con un aumento de eritema y telangiectasias en las áreas afectadas, lo que sugiere un componente vascular en esta condición.

Melasma
El melasma es un problema dermatológico que se caracteriza por la aparición de manchas oscuras en el rostro.

Principales factores de riesgo

Existen varios factores de riesgo asociados a la aparición de esta condición en la piel. En particular, se destacan los siguientes:

  • Exposición a los rayos ultravioletas (UV).
  • Uso de ciertos cosméticos.
  • Consumo de fármacos fototóxicos y medicamentos anticonvulsivos.
  • Fluctuaciones hormonales, como las que ocurren durante el embarazo, por el consumo de anticonceptivos o por otras terapias hormonales.
  • Tener antecedentes familiares de melasma.

Tipos de melasma

El melasma se puede clasificar en función de la ubicación de las manchas cutáneas. Así, nos encontramos con las siguientes formas:

  1. Centrofacial: este es el patrón clínico principal, pues corresponde entre un 50 % y un 80 % de los casos. Afecta la frente, la nariz y el labio superior, y excluye el surco nasolabial, las mejillas y el mentón.
  2. Malar: se limita a las mejillas malares de la cara.
  3. Mandibular: presente en la línea de la mandíbula y el mentón.
  4. Extrafacial: es un patrón más nuevo, que puede ocurrir en partes del cuerpo como el cuello, el esternón, los antebrazos y las extremidades superiores. Se observa con mayor frecuencia en mujeres menopáusicas.

Tipos de tratamientos para el melasma

Existen varios tipos de tratamientos para el melasma. En cualquier caso, todos tienen como objetivo disminuir la hiperpigmentación, el fotodaño, la inflamación y otros síntomas asociados. Las opciones incluyen productos de uso tópico, fármacos orales, procedimientos y terapias combinadas. A continuación las detallamos.

Laserterapia

La eficacia de los láseres para el tratamiento del melasma se ha asociado con resultados cosméticos no deseados. Se debe considerar su uso en casos de enfermedad extensa, que sea refractaria al uso del láser, ya que en realidad pueden empeorar la afección.

Estos pueden utilizar energía térmica para apuntar de manera selectiva a varios cromóforos en la piel. Por lo general, se prefieren los no ablativos sobre los ablativos, ya que causan menos inflamación y, por consiguiente, menos alteración del pigmento postinflamatorio.

Exfoliaciones químicas

Las exfoliaciones químicas se han estudiado como una modalidad de tratamiento complementario para el melasma debido a su capacidad para aumentar la remodelación epidérmica y aumentar el recambio de queratinocitos. Se utilizan con frecuencia en combinación con otros productos tópicos. En el caso del melasma, suele emplearse el ácido glicólico.

Ácido salicílico
Las exfoliaciones químicas se han popularizado como una opción terapéutica contra el melasma y otros tipos de hiperpigmentación.

Quizás te interese: 10 tipos de peeling facial

Tratamiento oral

Las terapias orales han cobrado importancia a la hora de hacer frente al melasma. De estas, las opciones más prometedoras abarcan el ácido tranexámico, el Polypodium leucotomos y el glutatión. Aún así, se deben emplear con precaución, pues ocasionan efectos adversos como los siguientes:

  • Tinnitus.
  • Dolor de cabeza.
  • Distensión abdominal.
  • Irregularidades menstruales.
  • Trombosis venosa profunda (en raras ocasiones).

Productos tópicos

Los productos tópicos son las opciones más populares dentro de los tipos de tratamientos para el melasma. De estos, la hidroquinona ha sido el agente tópico más estudiado contra este tipo de manchas cutáneas. Y si bien se considera eficaz y puede emplearse en diversas concentraciones, también puede causar dermatitis irritante en ciertas personas.

Por otro lado, diversos estudios sugieren que sustancias como el ácido ascórbico y el ácido kójico contribuyen a inhibir la actividad de la tirosinasa y, a su vez, conducen a una disminución de la pigmentación. También se consideran eficaces los retinoides tópicos.

Tratamientos naturales

En los últimos años, se han investigado varios compuestos de origen natural por su actividad terapéutica contra la pigmentación. Así, se sugiere que la niacinamida inhibe la transferencia de melanosomas a los queratinocitos.

Entre tanto, en estudios in vitro se ha determinado que la aloesina, un derivado del aloe vera, inhibe la tirosinasa y contribuye a la mejora de los trastornos de pigmentación de la piel.

Cabe anotar, además, la importancia de utilizar protector solar como parte del tratamiento contra el melasma. Este producto ayuda a mitigar los efectos del sol y previene el empeoramiento de las manchas.

El melasma tiene un buen pronóstico

El melasma es un trastorno cutáneo benigno que no tiene morbilidad. La razón clave por la que algunos pacientes buscan tratamiento es estética. Por fortuna, es una condición que se resuelve por sí sola en la mayoría de los casos. Además, con la aplicación de los tratamientos comentados, es posible reducir sus síntomas en poco tiempo.

En cualquier caso, es necesario tratarlo de la mano de profesionales en dermatología. La aplicación de sustancias incorrectas puede empeorar la condición. Por eso, debe ser un experto quien determine las mejores opciones terapéuticas para cada uno.

  • Guinot C, Cheffai S, Latreille J, et al. Aggravating factors for melasma: a prospective study in 197 Tunisian patients. J Eur Acad Dermatol Venereol. 2010;24(9):1060-1069. doi:10.1111/j.1468-3083.2010.03592.x
  • Ritter CG, Fiss DV, Borges da Costa JA, de Carvalho RR, Bauermann G, Cestari TF. Extra-facial melasma: clinical, histopathological, and immunohistochemical case-control study. J Eur Acad Dermatol Venereol. 2013;27(9):1088-1094. doi:10.1111/j.1468-3083.2012.04655.x
  • Alexis AF, Blackcloud P. Natural ingredients for darker skin types: growing options for hyperpigmentation. J Drugs Dermatol. 2013;12(9 Suppl):s123-s127.
  • Arora P, Sarkar R, Garg VK, Arya L. Lasers for treatment of melasma and post-inflammatory hyperpigmentation. J Cutan Aesthet Surg. 2012;5(2):93-103. doi:10.4103/0974-2077.99436
  • Rendon M, Cardona LM, Bussear EW, Benitez AL, Colón LE, Johnson LA. Successful treatment of moderate to severe melasma with triple-combination cream and glycolic acid peels: a pilot study. Cutis. 2008;82(5):372-378.
  • Zhu W, Gao J. The use of botanical extracts as topical skin-lightening agents for the improvement of skin pigmentation disorders. J Investig Dermatol Symp Proc. 2008;13(1):20-24. doi:10.1038/jidsymp.2008.8
  • Grimes PE, Ijaz S, Nashawati R, Kwak D. New oral and topical approaches for the treatment of melasma. Int J Womens Dermatol. 2018;5(1):30-36. Published 2018 Nov 20. doi:10.1016/j.ijwd.2018.09.004
  • Kim EH, Kim YC, Lee ES, Kang HY. The vascular characteristics of melasma. J Dermatol Sci. 2007;46(2):111-116. doi:10.1016/j.jdermsci.2007.01.009