Tips para combatir el estrés emocional de cada día

No hay nada mejor que el ejercicio físico para relajarse. Busca el que más te guste y se adapte a ti y disfruta de todos los beneficios que tiene que aportarte

El estrés emocional o la tensión emocional aparece cuando damos demasiado de nosotros mismos. Surge cuando tenemos la convicción de que muchas de las cosas que nos rodean escapan a nuestro control.

Así, uno de los principales síntomas de que sufrimos esta condición es el agotamiento. La persona es incapaz de llevar a cabo sus tareas cotidianas, ha llegado al límite y todo le supera.

Cabe señalar que es común que se dé el siguiente hecho: muchas personas acuden a sus centros de atención primera creyendo que sufren alguna afección (problemas de tiroides, anemias, déficits vitamínicos…).

Sin embargo, no se encuentra ningún indicio orgánico. Porque la raíz del problema es psicológica: la angustia nos atenaza y no tenemos recursos psicológicos para afrontar dicha situación.

¿Cómo actuar en estos casos? Lo ideal es solicita ayuda experta. Los psicólogos nos pueden facilitar adecuadas estrategias para manejar mejor dichos estados.

Asimismo, estos consejos básicos que a continuación te detallamos también pueden serte de ayuda.

¿Por qué sufro estrés emocional?

mujer con estrés emocional

Estudios como el llevado a cabo por el doctor Henry M. Evans, de la Universidad de Michigan, nos explican que nuestro cerebro es básicamente emocional.

La mayoría de nosotros mantenemos la certeza de que nuestro enfoque, decisiones y comportamientos son lógicos y racionales.

Sin embargo, filogenéticamente, somos esa especie que actuaba por emociones e instintos y que en un momento dado, aprendió a razonar.

Por ello, todo lo que sucede a nuestro alrededor tiene impacto en nosotros. Si no comprendemos nuestras necesidades, si no disponemos de una adecuada inteligencia emocional, habilidades de gestión y autorregulación, tarde o temprano nos veremos atrapados en los círculos de la ansiedad y el estrés emocional.

Los siguientes consejos son claves fáciles para ganar en solvencia emocional.

Conócete a ti mismo

El primer paso para solucionar cualquier problema consiste en tomar conciencia de la situación.

En este caso los protagonistas somos nosotros y, en concreto, nuestras emociones, de modo que deberemos aprender a conocernos para saber cuáles son nuestros puntos débiles.

El hecho de reconocer de antemano las situaciones que nos despiertan emociones negativas nos ayudará a resolverlas con más rapidez.

mujer relajándose para combatir el estrés emocional

Mindfulness

Estudios como el llevado a cabo en la Universidad de Winsconsin, nos recuerdan la utilidad del Minfulness para reducir los efectos del estrés y la ansiedad.

Este método de meditación anscestral, nos permite desarrollar una atención plena. Es un canal idóneo para tomar conciencia de las propias sensaciones corporales, de las emociones y pensamientos para tener control sobre ellos.

Ejercicio para reducir el impacto del estrés

El estrés emocional del día a día puede derivar en rigidez muscular y, como consecuencia, en contracturas, dolores e incluso lesiones. Este es un motivo fundamental para realizar deporte al menos dos o tres veces por semana.

Mujer haciendo ejercicio para  el estrés emocional

Además, el ejercicio nos ayuda a generar endorfinas, unas hormonas que promueven estados de ánimo positivos. No obstante, es fundamental encontrar el ejercicio que nuestro cuerpo más necesita y que paralelamente nos permita disfrutar.

Puede ser ejercicio intenso de tipo aeróbico o bien más suave, enfocado a los estiramientos musculares y la meditación. Lo fundamental es que nos haga sentir bien durante el ejercicio y, sobre todo, al terminar.

Terapias psicológicas

Tal y como hemos señalado al inicio, lo más indicado para gestionar el estrés emocional es solicitar ayuda experta. Así, cabe señalar que tenemos a nuestro alcance distintos tipos de terapias psicológicas muy efectivas:

  • Terapia cognitivo-conductual.
  • Terapia dialéctico-conductual.
  • Terapia de entrenamiento en técnicas de relajación.

Terapias naturales

Las terapias naturales se alzan como un enfoque complementario al psicológico que pueden sernos de adecuada ayuda.

Tratan al cuerpo respetuosamente y permiten que se reequilibre sin alterar bruscamente su funcionamiento. Por otro lado, la mayoría no tienen contraindicaciones ni efectos secundarios, siempre y cuando estén realizadas por profesionales.

Para tratar el estrés emocional recomendamos las siguientes:

  • Hidroterapia: Todas las terapias que utilizan agua a diferentes temperaturas nos provocan unos efectos beneficiosos inmediatos sobre el sistema nervioso y el organismo en general. Podemos acudir a balnearios o centros similares, o bien realizar algunas sencillas prácticas en casa.
  • Cromoterapia: Algunas terapias utilizan los poderes curativos de los colores para combatir estados de ánimo negativos. En general, los colores fríos (azul, violeta) facilitan la relajación y la espiritualidad, mientras que los colores cálidos (amarillo, naranja, rojo) aportan energía y vitalidad. También hay colores equilibrantes como el verde que siempre son beneficiosos.

Alimentos para el sistema nervioso

Canela y Miel para el estrés emocional

El sistema nervioso debe estar fuerte para poder afrontar la situaciones difíciles o de cambio y prevenir el estrés que aparece cuando no podemos sobrellevarlas.

Una manera de mantenerlo equilibrado consiste en consumir a diario aquellos alimentos que lo fortalecen, ya que contienen nutrientes que tienen esta propiedad, como por ejemplo el magnesio, el triptófano, etc. A continuación destacamos algunos de ellos:

  • Canela.
  • Jengibre.
  • Miel.
  • Levadura de cerveza.
  • Germen de trigo.
  • Vegetales de hoja verde.
  • Pasiflora.
  • Albahaca.
  • Frutos secos y semillas.
  • Avena.
  • Polen.
  • Cacao.
  • Cítricos.

Para concluir, estas estrategias son las más idóneas para canalizar, tratar y resolver el estrés emocional. No dudes en buscar ayuda experta y en actuar antes de que este estado se vuelva crónico.

  • Evans, HM (2000). El cerebro emocional: los fundamentos misteriosos de la vida emocional. Neuropsicoanálisis2(1), 91-95. https://doi.org/10.1080/15294145.2000.10773288
  • Chrousos, G. P. (2009, July). Stress and disorders of the stress system. Nature Reviews Endocrinology. https://doi.org/10.1038/nrendo.2009.106