Tips para estar saludable a nivel psicoemocional

Yamila Papa 22 febrero, 2018
Nuestro cuerpo es un “todo”. No podemos separar los aspectos físicos de los mentales ni de los emocionales.

Muchas veces pensamos que cuidar la salud solo se trata de comer bien y hacer ejercicio. Sin embargo hay otras maneras de sentirnos bien y lograr una vida integral. A continuación te brindamos algunos tips para que aprendas a estar saludable a nivel psicoemocional y físico en todo momento.

Estar saludable física, mental y emocionalmente es posible

No se trata de una utopía. Podemos estar saludables en todos los ámbitos de nuestra vida: físico, psicológico y emocional. Al trabajar en uno, otro se complementa. No existe una riña en este aspecto. ¡Todo suma!

Existen una gran cantidad de hábitos positivos y actividades beneficiosas que no solo sirven para una de estas áreas sino que repercuten en todos los ámbitos de nuestra vida. Gracias a ello resulta mucho más fácil tanto alcanzar un desarrollo integral como una verdadera sensación de bienestar.

1. Mantenerse activo

Mantenerse activo

Ejercitarse a diario no solo ayuda al cuerpo sino a la mente. No hace falta que vayas al gimnasio ni realices entrenamientos con pesas. Tampoco se trata de correr una maratón. Dar un paseo al aire libre durante 30 minutos puede ser más que suficiente.

Trata de ejercitar todas las partes del cuerpo y de variar las disciplinas. Así no te aburrirás y lo pasarás de maravilla.

Además, el hecho de alternar las rutinas de actividad diaria permite al cuerpo deshacerse de toxinas y tensiones y, por lo tanto, estas no se acumulan en el organismo.

En el plano emocional el ejercicio es una excelente terapia para cuando estamos tristes, deprimidos o estresados porque ayuda a drenar toda la negatividad acumulada.

Ver también: Consejos para dominar la pereza y ser más activo

2. Escuchar al cuerpo y a la mente

Presta atención a las señales que te da el organismo ya que estas son llamados de atención. Aunque no lo creas, tu cuerpo puede estar pidiéndote a gritos que lo cuides mejor.

Observa las señales corporales y no las desestimes. Si algo te duele: trátalo, si una comida no te cae bien: deja de ingerirla, si no puedes concentrarte: duerme un poco más, si has subido mucho de peso: cuida tu dieta, etcétera.

Es fundamental estar conscientes de las emociones para estar saludable en todos los ámbitos. Analiza qué sientes. Por ejemplo, pregúntate qué te hace sentir triste, enojado, frustrado o enojado, qué te divierte, te regocija o te llena de energía.

Trata de resolver aquellas situaciones que tienen traen como consecuencia pensamientos negativos y promueve aquellas que resultan beneficiosas y satisfactorias.

3. Comer mejor

Comer mejor

Es muy importante que lleves una dieta equilibrada si quieres estar saludable en lo físico pero también si buscas sentirte bien en lo emocional y en lo mental. Así como lo has leído ya que la comida puede mejorar nuestro estado de ánimo, deprimirnos, confortarnos o hacernos sentir culpables.

Disfrutar de un chocolate de vez en cuando es recomendable porque sus compuestos liberan endorfinas (una de las hormonas que proporciona felicidad).

Sin embargo la comida chatarra consumida a diario tiene el poder de deprimirte y de reducir las energías (por lo tanto no querrás hacer ejercicio ni ninguna otra actividad más que dormir después de comer).

4. Encontrar una motivación

Alguna vez te has detenido a pensar: ¿qué es aquello que te inspira? ¿qué te permite seguir adelante? La motivación es algo en lo que vale la pena detenerse a pensar cuando deseamos lograr un bienestar integral.

Tu motivación puede ser tu carrera, tus sueños, tu familia, una amistad, tu pareja o cualquier otro elemento que consideres importante. Independientemente de cuál sea el motor que te lleve a la acción y al progreso, debes cuidarlo para poder estar sano a nivel físico y psicoemocional.

Por otra parte, es necesario cuidar la autoestima para no perder la motivación. Quiérete, acéptate y trabaja para lograr tus objetivos. Esa es una excelente manera de estar saludable en todo sentido.

5. Expresar los sentimientos

expresar lo que sentimos

No darle expresión a nuestro mundo interior puede convertirse en una gran carga para nuestra espalda. Los seres humanos necesitamos expresar nuestros pensamientos y emociones para poder resolver tensiones de todo tipo, interactuar, estrechar vínculos, e, incluso, conocernos mejor a nosotros mismos.

Los “te quiero”, “lo siento”, “te extraño” que no se dicen se quedan anclados en el interior. Hazle saber a quienes te rodean tus ideas y sentimientos y disfruta de una buena salud.

La expresión del mundo interior también incluye decir lo que no te gusta y lo que te gustaría cambiar. Recuerda que esconder lo que sentimos puede traer consecuencias negativas en nuestras relaciones y puede llevar al organismo a somatizar molestias.

6. Dormir

Para estar saludable a nivel físico y psicoemocional la calidad del sueño es fundamental. La cantidad de horas dependerá de cada persona pero se estima que lo mínimo son 6 y lo máximo deberían ser 8 horas, sin interrupción.

Además te recomendamos que sigas una rutina de sueño que incluya levantarse y acostarse siempre a la misma hora. 

Te recomendamos leer: 5 mejores infusiones para dormir tranquilamente

7. Manejar el estrés

mucho-estres

Es de vital importancia evitar que el estrés nos supere. Aquellas situaciones que menos debemos propiciar en nuestra vida.

Esto puede parecer muy fácil de decir pero no tan simple llevarlo a cabo. No obstante, hay que intentarlo. Para ello, existen diferentes técnicas a nuestra disposición. Todo se trata de ser proactivos y enfocarnos en encontrar y aplicar las soluciones.

Las técnicas para liberar estrés más populares y recomendadas son la meditación y el yoga. Sin embargo, una ducha de agua tibia, una infusión agradable o incluso, el baile puede ayudar a despejarnos.

En cualquier momento del día puedes decirle NO al estrés. Solo es cuestión de dejar todo lo que estás haciendo, cerrar los ojos y respirar profundo por la nariz.

Si en la oficina sientes que ya no puedes más de los nervios, sal un rato. Camina en el parque o cambia de aire por unos minutos. Eso mejorará instantáneamente tu estado de ánimo y mantendrá a raya cualquier perjuicio para el organismo.

Te puede gustar