Tips para hospitalizar a una persona mayor

Hospitalizar a una persona mayor no implica desentenderse de ella. Al contrario, se trata de delegar parte del cuidado a un equipo especializado y continuar prestando apoyo emocional.

Hospitalizar a una persona mayor requiere de mucha responsabilidad. Es preciso tener capacidad para atender las múltiples necesidades que surgen en ese tipo de situaciones. Surgen cuestiones físicas y emocionales que se deben atender de la mejor manera.

Sin embargo, hay algunos puntos clave que pueden ayudar. Se trata de acciones simples que logran facilitar el proceso. Se orientan a brindar lo que la persona mayor requiere de manera más apremiante.

Tips para hospitalizar a una persona mayor

Haz espacio para el diálogo

Hablar de las cosas buenas

La persona mayor debe saber desde el primer momento que su opinión cuenta. Muchas veces se trata al adulto mayor como si fuera un niño.

Su familia (o acompañantes) toman las decisiones por él, sin consultarle. Esto es un error, ya que incrementa la sensación de vulnerabilidad y angustia frente a la hospitalización.

Te recomendamos leer: 5 consejos para visitar a un paciente hospitalizado

Familiarización con el espacio

Al hospitalizar a una persona mayor se le introduce en un entorno físico que desconoce y que muchas veces resulta desagradable. Es importante que la persona se ubique en el espacio en donde se encuentra.

Esto incluye ayudarle a descubrir lo que hay en su habitación e indicarle en qué piso se encuentra, a qué distancia están las salidas, a qué lugares le remitirán y toda la información que resulte pertinente.

Crear vínculos con el personal hospitalario

Crear vínculos con el personal hospitalario

No solo el entorno físico es desconocido, sino también las personas que hay en el lugar. Por eso es fundamental crear un vínculo con el personal hospitalario y ayudarle al paciente a que identifique datos básicos.

Lo aconsejable es que sepa el nombre de la persona que está a cargo de las enfermeras, las horas de cambio de turno y, por supuesto, el nombre de su médico tratante. Todo esto le ayudará a adaptarse a una situación que es de por sí bastante difícil.

Lee también: 7 frutas beneficiosas para los pacientes con diabetes

Proveer los elementos básicos

Al momento de hospitalizar a una persona mayor es necesario aportar todos los elementos básicos que podría llegar a necesitar. Pijama, pantuflas y las medicinas o complementos que el personal médico indique.

Es necesario explicarle con claridad dónde puede encontrar esos elementos dentro de la habitación, en caso de necesitarlos. Dependiendo de su condición, la persona también podría llegar a necesitar sus gafas, audífonos y artefactos por el estilo.

Obtener y transmitir información suficiente

Obtener y transmitir información suficiente

Una persona mayor no siempre entiende completamente cuál es su estado, qué procedimientos le van a aplicar y qué puede esperar de su condición. El personal médico da unas explicaciones que a veces escapan a la comprensión del paciente.

De ahí que sea fundamental asegurarse de que la persona  está bien informada. Para esto, lo mejor es procurar transmitirle de una manera sencilla y afectuosa todo lo que ha dicho el personal médico acerca de su condición. Esto exige también que el acompañante se informe correctamente.

Crear una red de apoyo

Siempre que sea posible, es necesario crear una red de apoyo. Al momento de hospitalizar a una persona mayor, esta pierde conexión social y fácilmente comienza a sentirse sola y, hasta cierto punto, abandonada. Por eso la compañía de personas conocidas es determinante.

Si la persona mayor se deprime, su recuperación será mucho más difícil. Se recomienda comunicarse con quienes puedan estar interesados en apoyar a esta persona y hacer un plan conjunto de visitas.

Esto además facilita el trabajo del cuidador principal. En este caso, no solamente se le está ayudando a la persona mayor, sino a quienes están a cargo de ella. Tiene un efecto muy positivo en todos.

Atención a las señales de angustia

Atención a las señales de angustia

Cuando una persona tiene una edad avanzada y se le hospitaliza, inmediatamente asocia la situación con la discapacidad y la muerte. Así mismo, experimenta miedo por los procedimientos que puedan aplicarle. Esto, unido a la propia enfermedad que llevó al hospital, da origen a fuertes accesos de angustia.

Frecuentemente las personas mayores manifiestan su ansiedad con episodios de confusión. Puede que haya momentos en que pierdan el contacto con la realidad y experimenten delirios.

Si ellos saben que cuentan con un apoyo decidido, poco a poco desarrollan la fortaleza para enfrentar la situación.

Vigilar la alimentación

Uno de los aspectos más preocupantes al hospitalizar a una persona mayor es que con frecuencia surgen problemas de alimentación. Esto es muy grave, ya que a edades avanzadas fácilmente se forma un cuadro de desnutrición o anemia.

Lo adecuado es hacerle seguimiento de la forma como se está alimentando y asegurarse de que coma. Si se resiste, nada mejor que motivarlo, explicándole la importancia que tiene la nutrición para superar la enfermedad que lo aqueja.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar