7 tips para ser más organizados en casa

Aunque nos sintamos cómodos con nuestro desorden, ser más organizados nos puede reportar beneficios incluso a nivel psicológico, ya que nos transmite un estado de calma y nos permite pensar mejor

El desorden va más allá de si dejamos las cosas tiradas en un rincón. Se trata de una “filosofía de vida” que muchas veces puede derivar en confusión y tensión.

Por ello, en el siguiente artículo te daremos algunos tips para ser más organizados en casa. Estos consejos se pueden trasladar a otros ámbitos como, por ejemplo, el trabajo.

El desorden es una conducta aprendida

Para algunas personas ser desordenado es una ventaja ya que no tienen que pasarse horas y horas acomodando. Además, dentro de su desorganización, pueden hallar las cosas más rápido.

Sin embargo, para poder tener la casa arreglada, llevarnos mejor con nuestra familia o incluso ser más eficientes, siempre es mejor poner los objetos en su lugar.

La mente necesita orden para poder pensar mejor. Por ello, si tenemos una oficina o un escritorio repleto de papeles, carpetas y libros será más sencillo desenfocarnos o no prestar atención a lo que debemos.

Ser más organizados en casa o en el trabajo tiene muchas ventajas. Por supuesto, que es un hábito que debemos cambiar y nos llevará tiempo y esfuerzo, pero luego se ven las recompensas.

No hay nada más lindo que llegar a nuestro hogar y que todo esté donde corresponde, que cuando llegan visitas no tenemos que “esconder” la mitad de los objetos en un armario o que, si nos sentamos en el sofá, nuestra vista no tenga que posarse en decenas de cosas tiradas o apiladas en un rincón.

La organización toma tiempo. Eso nadie puede negarlo.

Sin embargo, una vez que nos acostumbramos, podemos ser más organizados en cualquier ámbito. Incluso liberaremos las tensiones y nos sentiremos menos estresados.

Ver también: 6 tips para organizar tus cosas y que sean más agradables a la vista

Consejos para ser más organizados

El próximo fin de semana puedes aprovechar unas horas para ordenar tu casa y dejarla como nueva. Por supuesto, luego debes mantener el hábito, pero cuando veas qué bonita ha quedado querrás esforzarte para no desordenar nada.

1. Empieza con un lugar solo

Lugar solo

Si quieres que tu hogar quede perfecto no puedes ordenar todos los ambientes al mismo tiempo.

Comienza por un espacio específico como, por ejemplo, la sala, que es el área que primero vemos al entrar (o la cocina según la disposición de la vivienda).

  • Revisa los objetos que están fuera de lugar y colócalos donde corresponde.
  • Lleva las cosas que son de otros ambientes a sus sitios específicos. Ya luego te ocuparás de ellos cuando pases a la siguiente habitación.

2. Define un lugar para cada cosa

En la cocina solo van utensilios y comida; en la biblioteca, libros y revistas; en el armario, ropa y calzado… Lo bueno de determinar un sitio específico para cada objeto es que después será más sencillo encontrarlo.

Si necesitas un abrigo ¡búscalo en el vestidor, no sobre el sofá! Eso te ahorrará bastante tiempo cuando vayas con prisa y no encuentres lo que quieres.

3. Sigue un orden de organización

Sigue un orden de organización

Dentro de cada ambiente también puedes armar un plan. Por ejemplo, juntar la ropa sucia en una cesta y llevarla a la lavadora; colocar la basura en una bolsa; tender la cama; guardar la ropa limpia en el armario; ordenar los estantes o muebles, etc.

Si sigues un orden en cada habitación te será mucho más fácil. No olvides que para ser más organizados se requiere cierta estrategia. Así no te pasarás todo el fin de semana acomodando.

4. Tira cosas que no usas

De seguro tienes muchos objetos que ya no sirven, que están viejos o que, por algún motivo, dejaron de ser necesarios.

Este es un buen momento para tirarlos a la basura, llevarlos para que los reparen o donarlos en alguna institución.

La acumulación es uno de los desencadenantes del desorden, ya que aquello que no tiene un lugar específico termina en el suelo, encima de una silla o en un rincón.

5. Limpia apenas ensucies

Limpia apenas ensucies

Una de las reglas para un hogar ordenado sería: “recoge lo que usas. Lava lo que ensucias. Acomoda lo que desordenas”. Y debería cumplirse por todos los miembros de la familia.

Una vez que la casa está limpia y con todo en su lugar, mantener en ese estado puede ser lo más difícil. No obstante, todo es cuestión de cambiar de hábitos y comprender los beneficios de la organización.

6. Usa cajas o archivadores

Muchas veces tenemos objetos que no queremos arrojar a la basura o donar porque tienen un valor sentimental o bien porque no se usan demasiado aunque pueden ser necesarios.

Una buena manera de que no anden rondando por ahí es comprar cajas decoradas o usar algunas de otros objetos (por ejemplo, electrodomésticos).

No te olvides de rotularlas con una etiqueta para saber qué tienen dentro. Luego las puedes guardar bajo la cama, en lo más alto del armario, en el garaje del coche o en alguna repisa.

Te recomendamos leer: 8 trucos para darle un mejor ambiente a tu hogar

7. Compra algunos muebles

Compra algunos muebles

Quizás el problema de desorden es que no tienes lugares suficientes para almacenar cosas.

Esto no quiere decir que debas llenar la casa de muebles, o que el mobiliario sea la excusa perfecta para seguir comprando objetos innecesarios.

Sin embargo, quizá te solucione el hecho de amontonar o que todo quede “a la vista”.

[featured-post url=”https://mejorconsalud.com/10-ideas-creativas-ordenar-tus-zapatos/”]

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas: