8 tips para mejorar la función de los riñones de manera natural

Elena Martínez 17 enero, 2018
Aumentar el consumo de agua y favorecer la sudoración pueden ayudarnos a mejorar la salud de nuestros riñones, ya que nos ayuda a prevenir infecciones y a depurar toxinas

Los riñones son órganos delicados que sufren las consecuencias de una mala alimentación, el estrés, las emociones negativas, etc.

Debemos cuidarlos para prevenir trastornos graves, en especial si tenemos antecedentes familiares o personales con enfermedades renales.

Descubre en este artículo 8 tips para mejorar la función de los riñones con la alimentación, remedios naturales y algunos sencillos consejos. 

Tips para cuidar los riñones

1. Bebe agua

Conceptos de agua mineral

Beber agua a lo largo del día es el tratamiento más sencillo, económico y natural para cuidar nuestros riñones y prevenir cálculos, inflamaciones e infecciones.

No obstante, debemos asegurarnos de que sea agua baja en sodio ya que, en caso contrario, podría ser más perjudicial.

  • Beberemos, al menos, un litro y medio de agua, repartido en varios vasos siempre fuera de las comidas, en especial, en ayunas.

Visita este artículo: 4 razones para beber agua tibia en lugar de fría

2. Controla la sal

Una pequeña cantidad de sal al día es buena para la salud, siempre y cuando sea sal no refinada (sal marina, sal del Himalaya, etc.).

No obstante, el problema es que la consumimos en exceso, tanto para condimentar los platos como añadida a los alimentos precocinados.

Además, suele ser sal común o de mesa, la cual es solamente cloruro de sodio y no contiene el equilibrio de minerales y oligoelementos que nuestro organismo necesita. 

  • Cuando consumimos sal común en exceso, los riñones se ven obligados a retener más agua para poder eliminarla, lo cual provoca un desequilibrio de los líquidos en el cuerpo.
  • A su vez, se produce un aumento de la presión arterial que, a largo plazo, perjudica a las nefronas.

3. Reduce los lácteos

Reduce los lácteos

La sal no es el único alimento que perjudica a la salud de los riñones.

La leche y los derivados lácteos aumentan la eliminación de calcio a través de la orina, lo cual puede favorecer la aparición de cálculos renales, sobre todo si bebemos poca agua y tenemos una predisposición genética a sufrirlos.

  • Las personas que toman lácteos con el fin de obtener más calcio deben tener en cuenta que el mineral presente en estos alimentos no se asimila de manera correcta y, a la larga, puede perjudicar a los riñones.

Te recomendamos leer: Recetas para sustituir los lácteos

4. El azúcar también les afecta

Los riñones, junto con los pulmones, se encargan de equilibrar el pH de la sangre. No obstante, al consumir azúcar aumentamos la acidez del organismo, lo cual causa una sobrecarga a los riñones.

  • Aunque siempre se ha hablado de la sal como la culpable principal de los problemas renales, debemos saber que el azúcar también influye de manera muy negativa.
  • Podemos buscar alternativas saludables como la estevia, la panela o el azúcar de coco.

5. Activar la sudoración

Tipos de sudoración

Cada vez que sudamos aliviamos la sobrecarga que sufren los riñones, ya que potenciamos otra vía de eliminación de líquidos y toxinas de nuestro organismo.

En este sentido, aumentar la sudoración puede ser una excelente terapia para cuidar la función renal.

¿De qué manera podemos aumentar la sudoración?

  • Ejercicio físico de intensidad media o alta, o bien por intervalos.
  • Sauna seca y húmeda.
  • Consumo de especias picantes como el jengibre o la pimienta de cayena.

6. Depuraciones

Una o dos veces al año, sobre todo en las épocas de cambio de estación, es muy beneficioso hacer algún tipo de limpieza o cura depurativa para facilitar la eliminación de toxinas y mejorar la función del hígado y los riñones.

Para hacer una depuración renal podemos utilizar los siguientes remedios:

  • Caldos de ajo y cebolla
  • Jugos verdes de pera, apio y manzana
  • Infusiones de diente de león, bardana y cola de caballo

7. El miedo, el peor enemigo

mujer-con-miedo

Las emociones negativas también afectan al funcionamiento de nuestros órganos. Del mismo modo que la ira perjudica al hígado, o la tristeza daña los pulmones, en el caso de los riñones el culpable principal es el miedo.

  • Para vencer nuestros miedos más profundos podemos utilizar las flores de Bach.
  • Un terapeuta profesional puede analizar nuestra personalidad y recomendarnos algunas esencias florales para afrontar la vida con valentía y optimismo.

8. Calor local

Los riñones, igual que el hígado, se benefician si les aplicamos calor local mediante una bolsa de agua caliente o una esterilla eléctrica.

Es muy importante evitar el frío y las corrientes de aire que afecten a la zona media de la espalda, ya que pueden agravar algunos trastornos renales.

Te puede gustar