10 tips para mejorar tus habilidades sociales

A la hora de desarrollar nuestras habilidades sociales es muy efectivo actuar con los demás como nos gustaría que se comportaran con nosotros. Así seremos justos y empáticos

Cada persona reacciona diferente ante una crítica, un halago o una orden.

Todas estas conductas nos pueden definir como seres humanos y nos permiten relacionarnos con los demás. En el siguiente artículo de ofrecemos algunos tips para mejorar tus habilidades sociales.

Habilidades sociales: tan necesarias como caminar

Antes que nada, deberíamos saber qué son las llamadas “habilidades sociales”. Básicamente son aquellas conductas que nos permiten relacionarnos con los demás.

Para poder comunicarnos con quienes nos rodean de manera satisfactoria es fundamental trabajar en nuestros comportamientos y reacciones.

Algunas técnicas que te pueden ayudar para evitar conflictos, hacer amigos y sentirte cómodo en cualquier situación son:

Visita este artículo: Ansiedad social: el miedo a conocer gente nueva

1. Aprende la técnica del “disco rayado”

Aprende la técnica del “disco rayado”

Aunque tenga un nombre algo extraño y divertido nos puede ser de mucha utilidad.

Se trata de la repetición constante de una idea que nos gustaría expresar. También puedes decir varias veces alguna frase.

Toma como ejemplo a los empleados de una central telefónica: Sin importar qué le diga el cliente, siempre responden de la misma manera, como si fuesen una máquina.

2. Comprende los miedos sociales

Si sientes timidez o ansiedad en una reunión o conversación (sobre todo con gente que no conoces) es importante identificar cuál es tu grado de introversión y qué emociones experimentas en esas situaciones.

Quizás te convenga realizar ciertas técnicas para no sentirte de esa manera como, por ejemplo, el teatro de improvisación o incluso mostrar una postura más “receptiva” (no cruzarte de brazos, mirar a los ojos a la otra persona…).

3. Piensa antes de reaccionar a una crítica

Piensa antes de reaccionar a una crítica

Es verdad que a nadie le gusta ser evaluado, criticado o examinado, sobre todo si los resultados no son los esperados. Cuando alguien nos dice su opinión con la intención de ayudarnos debemos recibir ese comentario como un cumplido y no como algo negativo.

Entonces la próxima vez que te den una respuesta que no te gusta, detente un momento y analiza por qué te han dicho eso.

En lugar de enojarte, reacciona sin dar demasiadas justificaciones.

4. Interésate por los demás

A todo el mundo le encanta hablar sobre sí mismo y quienes les rodean. Para ganarte la confianza de alguien y mejorar tus habilidades sociales no hay nada mejor que hacer preguntas y escuchar al otro.

Demuestra interés por lo que está diciendo y de esta manera te convertirás en su amigo o, al menos, en un buen compañero. Interesarte por el otro te vuelve interesante.

5. Utiliza la técnica del sándwich

Utiliza la técnica del sandwich

Así como a ti no te gusta recibir críticas, a los demás tampoco. Por lo tanto, si tienes que decir algo negativo sobre la otra persona, mejor si empleas esta técnica, más que eficaz.

  • Comienza con un aspecto positivo, sigue con aquel que se podría mejorar (la crítica) y por último termina con frases de confianza y ánimo.

Por ejemplo: “has mejorado notablemente tu desempeño. Sin embargo aún te falta aumentar tu producción. ¡Tienes la capacidad para lograrlo!”.

6. Usa la empatía

Una de las bases de las habilidades sociales es comprender qué siente y qué motiva a quien tienes delante. Recuerda la frase “trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti”, pero ten en cuenta qué quiere el otro.

Ser más empático ofrece muchas ventajas como, por ejemplo, caer mejor a la gente, ser persuasivo, comprender qué sucede a tu alrededor, etc.

Para mejorar tu empatía te recomendamos prestar atención a las palabras y a los gestos del interlocutor: miradas, silencios, movimientos de manos, etc.

Trata de imaginar qué lo motiva y por qué actúa de tal manera y haz que se sienta escuchado y comprendido.

7. Repite lo que el otro siente

Repite lo que el otro siente

No se trata de hablar como un loro o como un eco, sino de demostrar que hemos entendido el mensaje. Haz lo posible para que no suene forzado ni superficial.

Por ejemplo: “Sé que para ti es muy importante este ascenso…”, “conozco tus inquietudes con respecto a…”, “comprendo tus miedos…”.

8. Sé asertivo

Una comunicación adecuada no solo mejora tus habilidades sociales sino que, además, te permite expresar tus necesidades, exponer tus opiniones y hacer sugerencias honestas.

Muchas veces aceptamos de forma pasiva ciertas situaciones para evitar conflictos. Esa dificultad para decir “no” pude jugarnos en contra.

Para ser más asertivo debes reemplazar tus pensamientos negativos, comprender que los demás no tienen la capacidad de leer la mente y recordar tus objetivos o prioridades.

Además, te recomendamos que seas concreto al expresar tus motivos y que no te sientas egoísta o mala persona por no estar disponible para el otro.

Lee también: Trampas de la comunicación en las que siempre caemos

9. Muestra afecto

Muestra afecto

¿A quién no le gusta recibir muestras de cariño? Aunque a veces nuestra reacción sea la vergüenza o la timidez, lo cierto es que a todos nos encanta sentirnos queridos.

Recibir y dar afecto es muy importante para mejorar nuestras habilidades sociales y tener relaciones sanas.

Un abrazo, una caricia, una sonrisa o una palabra de aliento pueden ser de mucha utilidad. No te olvides de ofrecer cumplidos y halagos siempre y cuando sean genuinos.

10. Convence naturalmente

La persuasión es un arte que debe ser trabajado continuamente. Existen varias técnicas para lograrla como, por ejemplo, hacer un favor al otro para que se sienta obligado moralmente y nos lo devuelva de alguna manera.