Tips para conservar mejor los alimentos

No todos los alimentos se pueden congelar, pero a veces basta con colocarlos de una determinada manera para que duren frescos mucho más tiempo

No solo en épocas de crisis, sino en todo momento, no hay nada peor que tener que tirar la comida porque se puso fea o se estropeó. Para evitarlo, es esencial aprender a conservar mejor los alimentos.

Guardar la comida de una manera adecuada ayuda a que aguante mucho más tiempo en perfectas condiciones. Por ello, queremos ofrecerte algunos consejos de gran utilidad. Toma nota.

Cómo conservar mejor los alimentos

A la hora de conservar mejor los alimentos, debes saber que para conseguirlo los métodos pueden ser muy diferentes. Pero siempre hay que hacerlo de la forma adecuda para que no se estropeen antes de tiempo.

Envuelve los plátanos en plástico

Platanos

Esta fruta libera un gas llamado etileno para controlar la propia maduración. Pero atención, porque esta sustancia se produce en la parte del racimo o vástago.

Si envuelves esta zona, lograrás que el proceso de maduración sea más lento. Como consecuencia, podrás tener el plátano más tiempo en condiciones de comer. Lo mismo puedes hacer con una papaya, la cuál enrollarás con hojas de periódico.

Congela las hierbas en aceite

No hay duda de que la congelación es una excelente forma de conservar mejor los alimentos. Seguramente nunca has pensado que las hierbas también pueden durar más tiempo gracias a esta técnica. Así es, el perejil, el cebollino, el orégano fresco… todo puede ser congelado.

Pero atención, que para ello debes primero colocarlos en un recipiente con aceite de girasol o de maíz. Si usas las cubetas para hacer hielo, luego tendrás unos deliciosos cubos para condimentar tus comidas.

Te puede interesar: Hierbas aromáticas: el secreto de la cocina mediterránea

Almacena las patatas con las manzanas

Una forma curiosa de conservar mejor estos alimentos. Así evitarás que las primeras germinen. Esto se debe a que las manzanas tienen el mismo proceso de maduración que los plátanos. Si no tienes patatas, o si quieres colocarlas en la nevera, puedes envolver el cabo de la manzana como se explicó anteriormente.

Dispón los tomates boca abajo

Tomates

Cuando los tomates se ponen con el tallo hacia abajo en un recipiente fuera de la nevera, esta posición no permite que el aire ni la humedad ingresen por el mismo lugar desde donde este fruto fue arrancado al momento de ser cosechado. La consecuencia de esto es que extenderás su vida útil unos días más.

Guarda los limones en la nevera

Si quieres que se mantengan bien jugosos, algo que sin dudas desearás, debes disponerlos en la nevera. Y mejor si en vez de dejarlos sueltos los colocas en una bolsa de plástico, durarán mucho más en perfectas condiciones.

Mantén el pan a temperatura ambiente

Algunos te dirán que el pan se guarda en la nevera y otros que no. Lo cierto es que la ciencia se ha encargado de investigar cuál es la mejor opción, y es la segunda. Esto se debe a que la temperatura baja que hay en la nevera acelera el proceso de deshidratación.

Colocas las frutas delicadas en una sola capa

Fresas

Dentro de este grupo se encuentran las fresas, las moras, los arándanos, las cerezas y las frambuesas, entre otras. Suelen estropearse muy rápido. Para evitarlo, retíralas del paquete original y colócalas en un plato o recipiente una al lado de la otra, no encima. Así, el zumo de la fruta no se fugará y harás que duren más tiempo.

Coloca la leche (y los lácteos) en los estantes superiores de la nevera

La explicación de esto es muy sencilla, ya que las neveras, en su plataforma superior mantienen la temperatura constante. Tanto la mantequilla como el requesón, el yogur, el queso y la leche son alimentos que pierden la cadena de frío muy fácilmente.

Introduce granos de arroz en el salero

Algo muy habitual en las casas es que la sal se humedezca, de forma que no sale por los hoyos del salero. Para evitarlo, simplemente tienes que añadir unos granitos de arroz en el recipiente. Este cereal se encargará de absorber el agua.

Lee también: 11 trucos caseros que te ayudarán a ahorrar en tu hogar

Vierte una capa de aceite en la salsa de tomate

Quizá te ha sobrado un poco de salsa de tomate en las pastas que cocinaste. Para que te dure más tiempo en la nevera, vierte un poco de aceite para que haga de película protectora. Aislarás al tomate y los demás ingredientes del exterior.

Guarda la sopa y el caldo en el congelador

sopa samuel gardiner

Tal vez te ha dado por hacer un gran cazo de sopa que bebiste por la mitad. Para que se conserve mejor, colócalo en un recipiente con tapa y llévalo al congelador.

Ten cuidado con los ingredientes que le has echado, ya que por ejemplo, la patata no se puede congelar. Lo bueno es que tanto la cebolla como el ajo y las especias acentuarán su sabor la próxima vez que los consumas.

Pon un trozo de mantequilla en la pasta

Te has equivocado con las proporciones y cocinaste pasta como para 20 invitados, cuando eran 5 a la mesa. Puedes guardarla en la nevera colada, aún tibia y con un trozo de mantequilla derretido. El recipiente ha de ser cerrado.

La única manera en que se puede congelar la pasta es si la has preparado con salsa bechamel, no de tomate. Debes cubrirla bien con un papel aluminio.

Sumerge los huevos en aceite de oliva

Para que se conserven por más tiempo frescos, también puedes guardarlos en la nevera con las puntas hacia abajo. No los laves, porque la cáscara (que parece tan dura) se permeabiliza.

No los congeles enteros porque la cáscara estalla. Las yemas de los huevos se pueden congelar si las viertes en las cubiteras y las cubres con agua. Las claras se conservan ligeramente batidas en el congelador.

Con estos sencillos consejos para conservar mejor los alimentos evitarás tirar comida porque se ha estropeado antes de tiempo. Pruébalos, verás como funcionan.