Tips para cuidar tu diabetes

Yamila Papa 31 diciembre, 2014
Recuerda complementar tu tratamiento correspondiente con una dieta adecuada que te haya recomendado el especialista y con actividad física, siempre acorde a tus capacidades.

Si te han detectado diabetes o hace tiempo que padeces esta enfermedad pero no te sientes demasiado bien, es tiempo que comiences a cambiar ciertos hábitos y prestes vital atención a un problema serio. ¿Quieres conocer los mejores tips para cuidar tu diabetes? Puedes leerlos en el siguiente artículo.

Si bien debes consultar al médico y él será el encargado de darte todas las pautas a seguir, también es bueno que tengas en cuenta algunos consejos generales para todos los diabéticos.

Tips y consejos para cuidar la diabetes

Cumple con el plan de comidas ofrecido por el especialista

Como primera medida, recuerda que las personas que tienen diabetes deben seguir una alimentación equilibrada y adecuada por su condición. Si alguien en tu familia no sufre esta enfermedad e igualmente desea acompañarte con la dieta, bienvenido sea, pero no al revés.

El dietista deberá ofrecerte un plan alimentario acorde no sólo a la diabetes, sino también a la edad, las actividades diarias, la contextura física, el sexo, etc. Debe incluir alimentos saludables también para el corazón. Esto te ayudará a mantener tu peso adecuado y al mismo tiempo equilibrar los niveles de azúcar en sangre. Es importante que no te saltees comidas ni ingestas, tanto si usas como no te aplicas insulina.

Realiza actividad física

No importa la edad que tengas o las obligaciones diarias, siempre deberás hacerte un lugar en tu agenda para ejercitar. Tampoco es preciso que vayas al gimnasio todos los días ni que hagas actividades demasiado enérgicas. Todo debe ser acorde a tus capacidades, pero recuerda que la actividad física es muy buena para los diabéticos. Elige entre caminar, bailar, nadar, andar en bicicleta o hacer algún deporte de baja intensidad. El yoga o el pilates es muy bueno también.

Inclusive, si lo deseas, puedes cambiar algunos hábitos diarios y hacer ejercicio al limpiar la casa, hacer la compra, pasear al perro o ir a la oficina. Esto te ayudará a mantener el peso adecuado, te dará más energía, servirá para que la insulina funcione mejor y para gozar de buena salud cardíaca y pulmonar.

Igual es bueno que hables con el médico antes de comenzar cualquier tipo de actividad física. Por ejemplo, si tienes problemas en la vista o la presión alta, no es bueno que realices levantamiento de peso. La actividad física se debe realizar 30 minutos, para empezar tres veces a la semana. Después puedes ir sumando minutos (de a 5 o 10) y en lo posible, días.

Ejercicio-matinal

Cumple con la toma de medicamentos

Si el médico te ha recetado un medicamento específico para tu diabetes, no olvides de consumirlo según la prescripción. Lo mismo en el caso de que se te hayan recetado inyectables. Si tomas pastillas para la diabetes (cuando el cuerpo produce insulina pero no baja el nivel de glucosa en sangre) o si te inyectas insulina (cuando el cuerpo no produce insulina o lo hace de manera deficiente), es preciso que no te saltees ninguna toma o aplicación.

Esto hará que no te descompenses ni sufras ningún síntoma grave. Lleva siempre contigo una dosis por si tardas más tiempo en la calle. Si vas de vacaciones, empaca dosis adicionales por cualquier imprevisto y en lo posible, una receta del médico por si tienes que comprar más. Si viajas en avión, puedes informar que eres insulino dependiente (con inyección) y deben permitirte subir con la medicación, debidamente almacenada.

Mide tus niveles de glucosa periódicamente

El médico te dirá cuántas veces debes medirte los niveles de glucosa por día. Esto te dará la pauta para cambiar de alimentación, consumir algo dulce, salir a caminar, dormir, tomar una pastilla, darte una inyección, avisar a tus familiares, etc.

La frecuencia de las mediciones depende de varios factores. Algunas personas lo hacen antes de las comidas, otras después, están los que se miden por las mañanas o por las noches, etc. La prueba es muy sencilla, mediante una gota de sangre que se coloca en un aparato especial. En la mayoría de las coberturas médicas este dispositivo es gratuito, así como también las tiras reactivas donde se coloca la gota de sangre.

Diabetes

Lleva registros diarios de tus niveles de glucosa

En un cuaderno o agenda, debes colocar a diario las mediciones que te has realizado. De esta manera, podrás saber qué hábito o actividad es benéfico o perjudicial para ti. Por ejemplo, si de lunes a viernes al mediodía tu medición es mayor que los fines de semana, puede que eso se deba al estrés en el trabajo. Puedes también anotar en tu diario qué comiste, cómo te has sentido y si has realizado ejercicio.

Cuando vayas a la consulta con el médico puedes llevarle estas anotaciones para que las analicen en conjunto. Algunos de los datos que no pueden faltar en tu cuaderno: resultados de las pruebas de sangre, hora y cantidad de medicamentos ingeridos, durante cuánto tiempo se mantuvieron bajos los niveles, qué comiste, si estuviste enfermo o tuviste ciertos síntomas, qué actividades has realizado (no sólo deporte, también eventos en el trabajo, personales, etc).

Aprende más sobre tu enfermedad

No dudes en consultar con el médico o con un experto en diabetes acerca de tu enfermedad. Si tienes familiares que padecen, también puedes hablar con ellos. Trata de evacuar todas tus dudas y consultas cuando vayas a ver al especialista. Anota todo en el diario y no dejes nada sin responder. También puedes comprar libros escritos por médicos o por pacientes diabéticos, te serán de mucha ayuda.

Te puede gustar