7 tips para prevenir una depresión en su fase inicial

Elena Martínez 12 diciembre, 2015
Además de ser beneficioso para nuestro organismo en general y para aliviar diversas dolencias, al hacer ejercicio liberamos endorfinas, que nos ayudan a sentirnos mejor

Las depresiones son problemas de salud importantes que debemos tratar siempre bajo supervisión médica. No obstante, conviene saber que hay algunos consejos que nos pueden ayudar a prevenirla si los aplicamos con constancia en las primeras fases, cuando nos empezamos a sentir tristes o apáticos de manera muy continuada.

Descubre en este artículo cuáles son estos tips que te ayudarán a recuperar la alegría y la esperanza de manera natural.

1. Alimenta el sistema nervioso

Chocolate

Aunque parezca sorprendente, muchas depresiones pueden empezar por el déficit de algunos nutrientes imprescindibles para nuestro sistema nervioso. Estas carencias, si continúan en el tiempo, pueden causar estados importantes de tristeza, melancolía, nervios, agotamiento, ansiedad, irritabilidad, etc.

Para regular el sistema nervioso con la alimentación podemos tomar los siguientes alimentos:

  • Cereales integrales como la avena.
  • Semillas.
  • Cacao puro.
  • Levadura de cerveza.
  • Albahaca.
  • Naranja.
  • Vegetales de hoja verde.
  • Agua de mar.

No olvides leer: Consumir cacao reduce el envejecimiento cerebral

2. Haz ejercicio

Es posible que ya nos hayan recomendado hacer ejercicio para cualquier problema de salud. Solamente debemos encontrar la actividad adecuada para nosotros, más potente si nuestra vida es sedentaria y necesitamos activarnos, o más relajante si nuestra rutina es estresante y necesitamos bajar las revoluciones.

El ejercicio es como un alimento más para nuestro organismo. Necesitamos obligarlo a hacer ese esfuerzo, aunque nos cueste o nos dé pereza, para después sentir la satisfacción y felicidad de haberlo logrado.

Para ello es fundamental encontrar un deporte que nos guste y realizarlo, al menos, dos o tres veces por semana. Hoy en día existen una gran variedad en cualquier gimnasio.

3. Descansa bien

Mujer despertando de un buen descanso

¿Sabías que descansar bien por la noche es fundamental para que todo el cuerpo, y el sistema nervioso en particular, se equilibren? Tanto la falta como el exceso de sueño son perjudiciales para nuestra salud, ya que el primero nos mantiene agotados y nerviosos y el segundo más bien aletargados y apáticos.

Debemos descansar entre 6 y 8 horas y el sueño debe ser reparador por lo que, si nos cuesta dormir, tendremos que descubrir cuáles son las causas, que pueden ser varias:

  • Cenar demasiado tarde o demasiada cantidad.
  • Tomar sustancias estimulantes a partir de la tarde: café, cola, alcohol.
  • Llevarnos las preocupaciones a la cama y darles vueltas de manera continuada.
  • Falta de ejercicio.
  • Acostarnos demasiado tarde.

4. Mira hacia arriba

Algunos estudios han demostrado que las personas con actitudes pesimistas y tendencia a la depresión suelen mirar la mayor parte del tiempo hacia abajo, hacia el suelo, en especial cuando van caminando por la calle.

¿Te has fijado si tú lo haces? Hay que combatir ese mal hábito que retroalimenta la depresión, nos perjudica a la visión y, además, puede ser peligroso, ya que estamos menos atentos a lo que sucede a nuestro alrededor.

Fíjate de qué manera cambia el panorama cuando dejas de mirar al suelo y miras hacia delante y hacia arriba. En casa también puedes realizar ejercicios oculares en todas las direcciones.

5. Disfruta de la naturaleza

Personas paseando por la naturaleza

El contacto con la naturaleza es el remedio más equilibrante. En las ciudades hemos perdido el contacto con los elementos, lo cual altera en gran medida nuestro sistema nervioso, que necesita los colores, olores y sensaciones de un paisaje natural, tanto si es mar, río, montaña o campo.

Si durante la semana te resulta imposible, intenta escaparte los fines de semana y verás cómo el cuerpo te lo pide cada vez más.

¿Quieres conocer más? Lee: La Naturaleza o “Madre Tierra” nos nutre

6. Vístete de colores alegres

¿Te sueles vestir con colores grises, marrones o negros? Estás reflejando tu estado de ánimo porque es lo que tu organismo siente.

No obstante, una manera de combatirlo consiste en elegir ropa o complementos de colores cálidos y alegres como el amarillo, el naranja, el rosa o el rojo, o bien el verde, que es equilibrante.

Esto no tendrá efectos milagrosos pero sumaremos los beneficios de la cromoterapia a nuestro plan de mejora general y nos pondremos de mejor humor.

7. Rodéate de gente positiva

Pareja con una actitud positiva

No necesitamos a las personas “tóxicas” a nuestro alrededor y, mucho menos, si tenemos tendencia a la depresión. Debemos huir de los problemas y las preocupaciones que nos afecten de manera directa y buscar alternativas que nos motiven y alegren el día.

Es una cuestión de supervivencia con la que debemos ser estrictos si estamos en la primera fase de una depresión.

Te puede gustar