Tips para tener un dormitorio saludable

Elena Martínez Blasco · 5 octubre, 2015
Debemos concienciarnos de que el dormitorio es un lugar para descansar, por lo que evitaremos todo tipo de aparatos electrónicos cuyas ondas puedan perturbar la calidad del sueño

Necesitamos un dormitorio saludable para conseguir que el cuerpo recupere las energías. Además, si tenemos pareja, la habitación se transforma en un lugar con detalles que hay que vigilar.

Considerando que solemos estar ahí una media de 8 horas diarias, nos conviene tenerlo muy en cuenta.

En este artículo te damos algunos tips curiosos y sorprendentes para que conviertas tu dormitorio en un espacio saludable y equilibrado.

Un espacio limpio y ventilado

La limpieza del hogar es fundamental, y deberíamos realizarla siempre con productos naturales. En realidad, hoy en día podemos limpiar una estancia con limón, bicarbonato de sodio y vinagre.

No obstante, un dormitorio saludable requiere una higiene todavía más exhaustiva si queremos conseguir un sueño tranquilo y reparador.

Para que la limpieza sea completa debemos tener en cuenta que en los ambientes más húmedos y cálidos se reproducen más los ácaros. Esto sucede en las sábanas, los edredones, las cortinas, los muñecos de peluche, los colchones, los cojines o las alfombras.

Para evitarlos, recomendamos ventilar cada día la habitación, dejando incluso que el sol dé directamente sobre los lugares donde pueda haber ácaros.

Si no tenemos ventana o hay una mala ventilación podemos recurrir a un ventilador de techo.

No olvides leer: Cómo evitar problemas con los ácaros

Un dormitorio saludable con ventilación

Sin contaminación electromagnética

Es un gran error para nuestra salud llenar el dormitorio de aparatos como el ordenador, la televisión o el teléfono fijo. Estos emiten ondas electromagnéticas que afectan a nuestro sistema nervioso e impiden un buen descanso.

También podrían influir en la aparición de enfermedades crónicas a la larga. Recomendamos evitar estos aparatos en la habitación y colocarlos en el estudio u otras estancias de la casa.

Si son imprescindibles, los desconectaremos durante las horas de sueño. Asimismo con cualquier conexión inalámbrica que tengamos en casa.

Por otro lado, evitaremos tener enchufes cerca de la cabeza. Si sufrimos insomnio o nos solemos levantar cansados debemos tener muy en cuenta este punto.

¿Demasiadas cosas?

Dado que es el lugar para el descanso y deberíamos evitar llenar el dormitorio de cosas. Las que más abundan suelen ser muebles, cuadros y fotografías, libros, muñecos, elementos de trabajo, etc.

Lo más aconsejable es intentar ser lo más minimalistas posibles. La acumulación de objetos influye en la alteración de nuestra mente, antes y durante el sueño.

Intentaremos no tener las cosas a la vista, sino mantenerlas recogidas en cajas, en los armarios o debajo de la cama.

Podemos tener algún elemento relajante a la vista, como un cuadro o una vela. También podemos optar por una planta, pero siempre y cuando sea adecuada para el interior de una estancia.

Una de las más acertadas es el poto o potus, no solo porque es de cuidados sencillos sino porque también se encarga de renovar el aire de manera natural.

Demasiadas cosas

Un lugar de pareja

Cuando una pareja comparte el dormitorio hay que tener en cuenta que será un lugar donde potenciar el romanticismo. También evitaremos los elementos y colores demasiado fuertes que puedan dificultar la comunicación.

En las paredes de nuestro dormitorio saludable priorizaremos el blanco, el amarillo, el verde claro o el violeta. Mientras que el mobiliario y los complementos pueden contener detalles de rojo o rosa, dos colores pasionales de los que tampoco podemos abusar si no queremos potenciar las discusiones.

¿Quieres conocer más? Lee: Mejora tu estado de ánimo con los aromas y los colores

Un lugar de pareja

El olor del dormitorio saludable

¿A qué queremos que huela nuestro dormitorio saludable? Después de ventilar bien cada día, en las horas de la tarde podemos encargarnos de aromatizar la habitación de manera natural. Si recurrimos a aromas de origen natural también nos beneficiaremos de sus propiedades. Asimismo, nos pueden ayudar a equilibrar las emociones.

  • Aumentar la libido: Ylang-ylang y vainilla.
  • Potenciar el romanticismo: Rosa.
  • Limpiar un ambiente de emociones negativas: Romero.
  • Frescor: Menta.
  • Dar calor: Jengibre.
  • Promover la alegría: Aromas cítricos, en especial la naranja.

Estos aromas pueden crearse a partir de velas, inciensos o aceites esenciales. En este último caso debemos asegurarnos de que son 100% naturales, a ser posible, ecológicos, para garantizar que tengan los efectos positivos que hemos citado.

Muchas tiendas comercializan esencias, pero son artificiales y solo dan olor a la estancia.

  • Montserrat Gala A. M., Fortes del Valle M. A.. Aprender a dormir. Rev Pediatr Aten Primaria  [Internet]. 2013  Dic [citado  2018  Dic  16] ;  15( 60 ): e145-e155. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1139-76322013000500004&lng=es.  http://dx.doi.org/10.4321/S1139-76322013000500004.