6 tips para tratar la hiperactividad en adultos

Yamila Papa 15 diciembre, 2017
El trastorno de hiperactividad en adultos difiere del infantil en varios de sus síntomas.

La hiperactividad en adultos es un problema que no muchas personas conocen. Por lo general, se asocia a los niños en edad escolar. Sin embargo esos pequeños que no han sido tratados correctamente durante su desarrollo tienen más probabilidades de padecerla al crecer. A continuación, descubre cómo detectar y tratar el hecho de ser hiperactivo en la adultez.

¿Qué es la hiperactividad en adultos?

Cuando una persona realiza muchas tareas al mismo tiempo, pero no termina ninguna, se siente ansiosa la mayor parte del día. La hiperactividad puede presentarse de diferentes maneras tanto en niños como en adultos y se caracteriza principalmente por la presencia de los siguientes síntomas:

  • Impulsividad.
  • Falta de atención.
  • Falta de concentración.
  • Problemas de gestión del tiempo
  • Incapacidad de permanecer inactivo.
  • Inconsistencia en las actividades que se desarrollan.

Además esta persona nunca se encuentra en el mismo sitio, habla demasiado y tiene dificultad para mantenerse en silencio. También puede ser alguien muy impaciente. Esto se puede evidenciar cuando la persona se encuentra en una fila (del banco o algún servicio público) y no es capaz de aguardar hasta que llegue su turno. Asimismo, esta persona, a menudo, suele interrumpir a los demás.

La hiperactividad en adultos no es tan “conocida” como en los niños; sin embargo es más frecuente de lo que creemos. Este desorden emocional y mental trae como consecuencia un estado de ánimo voluble, una mala organización diaria, una falta de confianza en sí mismo y una atención pobre o irregular.

Por lo tanto, los adultos hiperactivos suelen ser personas con baja autoestima, relaciones amorosas complicadas, poca interacción social y muchos fracasos. Los principales problemas que se derivan de esto son la ansiedad, la depresión, los trastornos de la personalidad y el consumo de drogas.

Te recomendamos leer: 10 alimentos que calman la ansiedad de manera natural

Cómo tratar la hiperactividad en adultos

Como primera medida, es necesario acudir a un psicólogo para que analice el caso y brinde un diagnóstico apropiado. Si efectivamente se trata de TDAH, el siguiente paso que se debe llevar a cabo es informarse respecto a este trastorno, para así comprender de qué se trata, cómo incide en la persona y demás aspectos.

Existen diferentes alternativas para superar la hiperactividad. Muchas de ellas consisten en terapias cognitivas o conductuales que se centran en modificar ciertos hábitos de manera progresiva. Algunos de los tips para mejorar la hiperactividad en adultos son:

1. Conversar

Amigos hablando

Siempre es bueno conversar con personas de confianza. Siempre y cuando se trate de una persona que tenga la capacidad (o la voluntad) para ayudar, apoyar y respetar. Es muy importante poder contar con alguien que sepa dejar de lado los prejuicios.

2. Respirar

La respiración consciente tiene muchos beneficios cuando se considera que una situación resulta abrumadora o se experimenta ansiedad. Para recuperar la calma, se recomienda prestar atención a los movimientos que realiza el cuerpo cada vez que inhala y exhala hasta que se sienta tranquilidad. Esta técnica permite que la persona deje de centrarse en lo negativo.

3. Evitar las interrupciones

Pareja hablando

Para evitar realizar interrupciones constantemente, se puede contar hasta 10 antes de hablar. Se recomienda practicar la escucha activa e interesarse por aquello que los demás dicen sin comentar nada a menos que se pida directamente la opinión.

4. Relajarse

Para tratar la hiperactividad en adultos se pueden aprovechar diversas técnicas de relajación. Para algunos casos, será más adecuada la meditación. Para otros funciona mejor una ducha relajante o un paseo por el parque.

Lo importante es que halles ese método que te permita descansar un poco la mente y ese torbellino de ideas que te caracteriza.

Ver también: La meditación cambia el cuerpo y la mente

5. Organizarse

Segmenta y organiza

Otro de los obstáculos que tienen que sortear los hiperactivos es la desorganización en cualquier ámbito (laboral o personal). Esto se puede solucionar de diversas maneras como por ejemplo crear listados de tareas diarias, tener a mano un calendario o usar notas adhesivas de colores.

También se puede reservar un día o una mañana para ordenar el escritorio o espacio de trabajo e ir cambiando de a poco los hábitos para no acumular cosas (por ejemplo guardar la ropa limpia y no dejarla sobre una silla o acomodar las carpetas en un estante y no apiladas sobre el escritorio).

6. Limitar las distracciones

Es muy frecuente que una persona hiperactiva se distraiga rápidamente. Para ello, se recomienda limitar los elementos distractores del área de estudio o trabajo.

Te puede gustar