Consejos para mantener un cerebro joven

Mantener una dieta equilibrada y unos buenos hábitos de vida es esencial para mantener el cerebro joven. Además, podemos destacar el consumo de determinados alimentos o la realización de diversos ejercicios con este mismo fin.

El cerebro es el órgano por excelencia del sistema nervioso central y el centro de control de todo el organismo. También es responsable de la complejidad del pensamiento, memoria, emociones y el lenguaje.

Si queremos mantenerlo joven y proteger sus funciones deberemos proporcionarle los alimentos adecuados. También nos pueden ser de ayuda las plantas medicinales.

Alimentos para el cerebro

frutos secos para el cabello

Para nutrir este órgano debemos elegir alimentos ricos en vitaminas, minerales, vitaminas y ácidos grasos esenciales:

  • Germinados (alfalfa, lentejas o brócoli entre otros).
  • Frutos secos, especialmente las nueces.
  • Semillas de girasol: contienen ácido fólico, también conocido como vitamina B9, esencial para muchas funciones celulares y especialmente relevante para el sistema inmune.
  • Avena: podemos tomarla en el desayuno, como bebida vegetal o cocida con cremas de verdura y sopas.
  • Plátano maduro: contiene vitamina B6, que interviene en la síntesis de dopamina.
  • Té verde: es rico en antioxidantes, esenciales para prevenir el envejecimiento celular.
  • Cacao: su consumo estimula la liberación de endorfinas.
  • Germen de trigo: rico en minerales y antioxidantes.
  • Queso parmesano: fuente de tirosina, aminoácido precursor de la dopamina, que favorece la memorización y el aprendizaje.

Coenzima Q-10

La coenzima Q-10 es un potente antioxidante esencial para prevenir el envejecimiento celular, pues es capaz de neutralizar los radicales libres consecuencia de la respiración celular. Además, participa en el proceso de obtención y transformación de nutrientes en energía.

Hay alimentos que nos ayudan a sintetizarla naturalmente, como los frutos secos, las coles o las espinacas. También podemos optar por tomarla como suplemento, sin embargo, antes de optar por esta opción es conveniente pedir consejo a nuestro médico.

Gingko Biloba

Gingko-Biloba

Uno de los mejores remedios naturales para mejorar el proceso de oxigenación celular es el ginkbo biloba. Esta planta mejora la circulación del cerebro y, por lo tanto, potencia las capacidades cognitivas.

Lo podemos empezar a tomar incluso antes de notar el deterioro cognitivo asociado al envejecimiento. Podemos consumirlo, por ejemplo, en forma de extracto.

Centella asiática

También conocida como gotu kola, es una planta muy popular en la medicina ayurvédicaSe utiliza principalmente como cicatrizante, puesto que es capaz de potenciar la circulación periférica. Es este hecho el que la convierte en una formidable opción para prevenir el envejecimiento cerebral.

Romero

A veces solemos menospreciar algunas plantas que tenemos al alcance y que, en cambio, han sido utilizadas por nuestros antepasados para tratar muchas enfermedades.

Una de ellas es el romero (Rosmarinus officinalis). Contiene propiedades antioxidantes muy útiles para prevenir el daño que los radicales libres. Además, actúa como un protector natural del cerebro. No obstante, deberemos consultar con un médico sobre las posibilidades de consumo si sufrimos hipertensión arterial.

Ya en la antigua Grecia se utilizaba para mejorar la memoria. Como anécdota, los estudiantes se colocaban una corona de flores de romero en la frente antes de sus exámenes.

Aceite esencial de menta

El aceite esencial de menta es un excelente estimulante cerebral que podemos adquirir fácilmente en un herbolario. Podemos frotarnos suavemente las sienes con un par de gotitas de este aceite, que además es muy refrescante y tiene un aroma muy agradable.

Ejercitar el cerebro

Como ocurre con cualquier órgano de nuestro cuerpo: lo que no se usa se atrofia. El cerebro no está exento de esta conocida premisa, por ello, es esencial realizar actividades en las que haya que razonar. Para ejercitar el cerebro podemos:

  • Realizar sudokus.
  • Practicar juegos de memoria y juegos de cartas.
  • Hacer cuentas.
  • Recordar listas de objetos.
  • Realizar ejercicios de comprensión lectora.

Si por la noche no desconectamos y nuestro cerebro sigue funcionando podemos tomar infusiones de pasiflora o valeriana e intentar estar unos minutos con la mente en blanco antes de acostarnos. Los temas laborales no deberían acompañarnos al salir del trabajo. Tan importante como usar el cerebro es saberlo dejar descansar.