Tiramisú de ricotta

Gracias a su textura y versatilidad podemos utilizar el queso ricotta para variar la receta del tiramisú tradicional sin perder su consistencia ni su sabor originales.

Si bien la receta original lleva queso del tipo “mascarpone”, no siempre lo encontramos en las tiendas, cuesta bastante o queremos preparar un postre con lo que disponemos en casa. Por ello, no dejes de leer el siguiente artículo, donde aprenderás diversas maneras de preparar tiramisú de ricotta.

Receta n° 1 de tiramisú de ricotta

Este postre originario de Italia, puede aceptar algunas variantes (aunque, por las dudas, no se lo cuentes a nadie que provenga de ese país). Los ingredientes que necesitas para esta primera receta (rinde 4 porciones) son:

  • 8 bizcochos de soletilla o lenguas de gato (unos 70 gramos)
  • 1 cucharadita de café granulado instantáneo
  • 120 ml de agua hirviendo
  • 2 cucharaditas de licor de café o brandy
  • 200 gramos de yogur firme
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 200 gramos de queso ricotta
  • 25 gramos de azúcar cernida (glas)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 30 gramos de chocolate rallado para adornar

La preparación del tiramisú de ricotta es la siguiente:

Podemos emplear queso ricotta en lugar de mascarpone.

  • Primeramente, parte las galletas en tres pedazos y reparte en partes iguales en cuatro tazones.
  • En un cazo, coloca el café y añade agua hirviendo.
  • Después, vierte el licor o el brandy y el azúcar y remueve bien para homogeneizar.
  • Vierte sobre las galletas para que se empapen bien y deja reposar.
  • Mientras tanto, prepara la cubierta: bate el queso ricotta, el yogur, el extracto de vainilla y el azúcar glas hasta obtener una crema suave.
  • A continuación, vierte la mezcla en cada uno de los tazones con galletas y café.
  • Ralla una cuarta parte del chocolate encima de cada tazón.
  • Para finalizar, cubre cada uno con film transparente y lleva a la nevera por media hora como mínimo y 3 horas como máximo antes de servir.

Saca el delantal: Tarta de ricotta con masa de galletas

Receta n° 2 de tiramisú de ricotta

Puedes preparar esta delicia en cualquier momento de la semana, no es preciso que sea una ocasión especial.

Los ingredientes que precisarás son:

  • 1 kg de queso ricotta
  • 1 taza y media de azúcar
  • Cantidad necesaria de agua
  • 8 yemas
  • 1 sobre de gelatina sin sabor
  • 2 tazas de nata o crema de leche
  • Esencia de vainilla a gusto
  • 2 docenas de vainillas
  • 1 taza de café fuerte
  • 1 taza de licor de café
  • Cacao amargo al gusto
  • Chocolate cobertura
  • Fresas

Seguro que ya estás queriendo saber cómo se prepara esta exquisita receta, ¿verdad? ¡Aquí tienes el paso a paso!

Más recetas: Merengue italiano

Pasos a seguir:

Delicioso tiramisú de ricotta.

  • Primero, coloca en un recipiente las yemas y bate a velocidad máxima para que blanqueen, se levanten y espesen.
  • Seguidamente, en un cazo, echa el azúcar y cubre con agua, calienta a fuego fuerte y forma un almíbar.
  • Retira del fuego y añádelo sobre las yemas batidas, desde altura y en forma de hilo para que no se bajen, sin apagar la batidora.
  • Continúa batiendo hasta que la temperatura esté templada (ambiente).
  • Posteriormente, hidrata la gelatina y calienta al baño María suave.
  • Incorpora la gelatina a las yemas con el almíbar.
  • Después, procesa la ricotta y añade, aromatizando con la esencia de vainilla.
  • A continuación, bate la nata hasta que quede algo espesa y luego vierte en la preparación que te ha resultado antes.
  • Arma el tiramisú de ricotta: usarás un molde cuadrado, forrado con papel aluminio.
  • Mezcla el licor con la taza de café ya preparado.
  • Pasa por este líquido las vainillas y luego acomódalas una al lado de la otra en la base del molde.
  • Enseguida, cubre con la mitad de la crema de ricotta de forma uniforme.
  • Haz una segunda capa de vainillas mojadas. Para evitar que se rompan, también puedes echar el café después.
  • Esparce la otra mitad de crema de ricotta.
  • De nuevo, haz otra capa más de vainillas con café.
  • Espolvorea con el cacao amargo rallado y enfría en la nevera de un día para el otro o por lo menos unas tres horas..
  • Por último, desmolda y decora con el chocolate cobertura derretido y las fresas. Si quieres, añade también unas hojitas de menta.