Tobradex

María Vijande 16 diciembre, 2017
El tobradex es un colirio compuesto por tobramicina y dexametasona utilizado en infecciones oftálmicas.

El tobradex  es un medicamento que está compuesto por dos principios activos, un antibiótico (la tobramicina) y un corticoide (la dexametasona) y se utiliza como tratamiento para las infecciones oculares.

Indicaciones

El tobradex es un tipo de suspensión oftámica indicada en los procesos infecciosos oculares que cursan con inflamaciones de la conjuntiva, uveítis crónica anterior o daño corneal. Este colirio también se utiliza como profiláctico para las infecciones e inflamaciones que pueden desarrollarse tras un proceso quirúrgico.

El tobradex se utiliza tanto para el tratamiento de los procesos infecciosos como para la profilaxis de los mismos. Además, este fármaco es el tratamiento de primera línea cuando existe un alto riesgo de infección debido a la presencia de sustancias extrañas, que hayan penetrado o no la córnea ocular, o ante casos de quemaduras químicas en esta zona.

Ver también: 5 cosas que no sabías sobre tus ojos

Mecanismo de acción

Mecanismo de acción (3)

Como se ha mencionado antes, el compuesto consta dos principios activos, la tobramicina y la dexametasona, un antibiótico y un corticoide, fármacos que presentan mecanismos y acciones farmacológicas diferentes. La administración conjunta de estos dos compuestos provoca una sinergia de sus efectos, por un lado, reducen los procesos inflamatorios asociados a la infección y, por otro lado, evitan la diseminación de la misma.

Tobramicina

La tobramicina es un antibiótico bactericida, es decir, actuará impidiendo el crecimiento bacteriano, pues inhibirá la síntesis de sus proteínas. Esta inhibición la lleva a cabo uniéndose a complejos bacterianos y alterando la estructura de sus proteínas, perdiendo su capacidad funcional, por lo que no podrán llevar a cabo la síntesis proteica.

Es importante destacar que la tobramicina es un antibiótico muy potente, de amplio espectro y con una acción muy rápida en el organismo, por lo que se considera un fármaco estrella en el tratamiento de las infecciones oculares, como por ejemplo la conjuntivitis.

Dexametasona

La dexametasona es un corticoide fluorado de uso sistémico con una elevada potencia antiinflamatoria e inmunosupresora. Además, presenta una vida media muy elevada, por lo que tendrá un efecto mucho más duradero en el organismo.

La dexametasona atraviesa las membranas celulares y se une a los distintos receptores citoplasmáticos, es decir, del interior de la célula, desencadenando una serie de respuestas destinadas al control de los procesos inflamatorios locales y a la suspensión de las respuestas inmunológicas de la infección.

Posología y administración del tobradex

Conjuntivitis viral

El tobradex se administra directamente mediante gotas aplicadas sobre la superficie ocular. La dosis recomendada en infecciones leves la de 1 o 2 gotas cada 4 o 6 horas durante los primeros dos días. En caso de infecciones más graves se puede aumentar la frecuencia de administración a 1 o 2 horas y disminuir gradualmente la dosis hasta garantizar la desaparición de los síntomas.

Se están realizando estudios clínicos sobre el uso del tobradex en niños y ancianos, y se ha establecido que no es necesario modificar la posología en estos casos. Aún así, la seguridad y la eficacia en niños menores de un año no se ha establecido

Por otra parte, no existen estudios del tobradex en mujeres embarazadas, por lo que solo debe utilizarse en casos donde el beneficio esperado para la madre sea mayor que el riesgo al que se somete el feto. Se recomienda que los recién nacidos, cuyas madres hayan recibido dosis importantes de corticoides durante el embarazo, permanezcan en observación en vista de la posibilidad de sufrir insuficiencia de las glándulas suprarrenales.

¿Quieres conocer más?  6 remedios naturales contra la inflamación ocular

Reacciones adversas

Los efectos adversos son muy poco probables y de carácter leve. Solo un 4% de los pacientes tratados con tobradex presentan síntomas, los más frecuentes son:

  • Lagrimeo.
  • Dolor ocular.
  • Prurito en el párpado.
  • Eritrema conjuntival.
  • Hipersensibilidad ocular.
  • Inflamación de los párpados.

Se debe tener precaución si un paciente está siendo tratado simultáneamente con tobradex y antibióticos aminoglucósidos sistémicos porque esta interacción puede producir: sordera, lesiones renales y alteraciones del equilibrio.

Las reacciones adversas asociadas al corticoide, así como un uso prolongado del tobradex se manifiestan con un aumento de la presión intraocular y la posibilidad de desarrollar un glaucoma.

Contraindicaciones

Contraindicaciones

El tobradex está contraindicado en personas que presenten hipersensibilidad a cualquier componente de la fórmula o, que simplemente tienen alguna de las siguientes enfermedades:

  • Herpes simple.
  • Queratitis dentrítica.
  • Infecciones micóticas del ojo.
  • Enfermedades de otras partes del ojo.
  • Varicela y otras enfermedades víricas de la córnea y conjuntiva.
María Vijande

Estudiante de Farmacia y curiosa a tiempo completo. Lectora, música y deportista a tiempo parcial. Y ya, que definir es limitar!

Ver perfil
Te puede gustar