Todo acerca de los ácidos grasos omega 3

Puesto que nuestro cuerpo no produce por sí mismo los ácidos grasos omega 3 es importante incluirlos en nuestra alimentación, ya que son esenciales para el buen funcionamiento del organismo

El consumo de ácidos grasos omega 3 es imprescindible para que el organismo humano desempeñe su correcto funcionamiento.

Estos cumplen con procesos fisiológicos y otras funciones como la construcción de membranas cerebrales o el control de coagulación en la sangre.

Tanto jóvenes como adultos o personas mayores lo necesitan. En este artículo te explicaremos en detalle sus beneficios y de dónde puedes obtenerlos.

¿Qué son los ácidos grasos omega 3?

Los ácidos grasos omega 3 pertenecen al grupo de ácidos grasos esenciales. Se les denomina así porque el organismo humano es incapaz de producirlos por sí mismo.

Así pues, ingerirlos es una tarea primordial, ya que ayudan al cuerpo en la prevención de diversas enfermedades.

Entre los ácidos grasos omega 3 más importantes encontramos:

  • Ácido Eicosapentaenoico (EPA): Este, en su mayoría, se encuentra en alimentos de origen animal. Entre sus propiedades, destaca por ayudar a reducir la inflamación.
  • Ácido Docosahexaenoico (DHA): Como en el caso de EPA, el DHA proviene mayormente del producto animal. Es fundamental en el desarrollo del cerebro.
  • Ácido Alfa-linolénico (ALA). Proviene de alimentos de origen vegetal. Nos ayuda a mantener bajo control los niveles de colesterol.

Visita este artículo: Omega 3, en más alimentos que el pescado graso

¿Para qué sirven los ácidos grasos omega 3?

Omega 3, en más alimentos que el pescado graso

Varios estudios señalan los posibles beneficios de los ácidos grasos omega 3 en un amplio rango de condiciones.

Su importancia se encuentra en los efectos antiinflamatorios y autoinmunitarios que provee. Estos son de gran ayuda si se quiere reducir el riesgo o promocionar el tratamiento de enfermedades como:

¿Dónde podemos encontrar lo ácidos grasos omega 3?

Habiendo leído hasta aquí, podrás darte cuenta de la importancia en el consumo de los ácidos grasos omega 3. Ahora te preguntarás: ¿Qué alimentos puedo consumir para obtenerlo?

Tanto ingredientes de origen animal como vegetal lo contienen. Son productos de fácil alcance, por lo que incluirlos en tu dieta, o en la de tu familia no será gran problema.

Entre los ingredientes de origen animal que contienen ácidos grasos omega 3 encontramos:

  • Pescado azul (salmón, caballa, atún, sardinas, trucha)
  • Moluscos (mejillones, ostras, berberechos)

Los productos de origen vegetal que contienen ácidos grasos omega 3:

  • Crucíferas (verdolaga, espinaca, lechuga, coles de Bruselas, coles)
  • Aguacate
  • Soja
  • Fresas
  • Pepino
  • Piña
  • Frutos secos (almendras, nueces)

Beneficios de los ácidos grasos omega 3

El cáncer

cancerigeno

El cáncer se caracteriza por un crecimiento no controlado de células. Diferentes estudios demuestran que las personas quienes consumen ácidos grasos omega 3 con frecuencia, tienen hasta un 60 % menos probabilidad de desarrollar cáncer de colon.

En el caso del cáncer de mama, se concluyó que el riesgo de desarrollarlo se ve disminuido gracias a este aceite graso.

Lee también: Consejos para afrontar la noticia del cáncer

Trastornos mentales

Quienes padecen trastornos mentales y psiquiátricos muestran niveles de ácidos grasos omega 3 inferiores al del resto.

Algunas investigaciones realizadas muestran que, al consumirlos, pueden ayudar a reducir el promedio de altibajos y recaídas emocionales que se presentan en aquellos que sufren de esquizofrenia y bipolaridad.

El sueño

Los momentos antes de irse a dormir condicionan tu sueño

Tanto en niños como en adultos, los niveles de ácidos grasos omega 3 bajos causan problemas de sueño.

La falta de sueño se asocia con los altos niveles de cansancio, aumento de apetito y la reducción en la realización de ejercicio. No dormir bien, además, aumenta el riesgo de obesidad.

Por ello, el consumo de los ácidos grasos omega 3 es necesario, pues ayudan en el aumento de la calidad y duración del sueño.

Inflamación

Como mecanismo de protección natural, la inflamación ayuda al organismo a combatir y a reparar daños. Sin ella los agentes patógenos podrían invadir el cuerpo hasta llegar a matar.

Sin embargo, cuando la inflamación se prolonga puede atacar el tejido propio. Hay estudios que demuestran que, con un consumo adecuado de ácidos grasos omega 3, la inflamación llega a disminuir.

Ahora es tu turno para analizar los importantes beneficios que este ácido le aporta a tu organismo. Si aún no consumes los productos que aquí te recomendamos, inclúyelos cuanto antes en tu dieta diaria.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar