Todo acerca de los cólicos menstruales

Ekhiñe Graell 31 octubre, 2013
Aunque no lo creas, el ejercicio regular puede ayudarte a prevenir y mejorar los dolores menstruales. Asimismo, es muy importante llevar una dieta equilibrada y descansar adecuadamente

Los períodos menstruales pueden ser ligeros y fáciles para algunas mujeres, pero para otras, pueden ser pesados y/o venir acompañados de cólicos dolorosos. Los cólicos suelen afectar a muchas mujeres durante su edad reproductiva, la mayoría de las veces, estos pueden llegar a ser tan intensos que necesitan algún remedio. Conoce  todo acerca de los cólicos menstruales, cómo se originan, cómo remediarlos, etc.

¿Qué son los cólicos menstruales?

Los cólicos menstruales son dolores en las zonas del vientre y la pelvis que se experimentan como consecuencia del período menstrual; no son el mismo malestar que se siente durante el síndrome premenstrual (SPM), aunque los síntomas de ambos trastornos a veces pueden experimentarse a la vez.

Los cólicos menstruales pueden variar de leves a muy graves. Los dolores menstruales leves pueden ser apenas perceptibles y de corta duración, tanto que a veces se sienten como una sensación de pesadez en el vientre. Por otro lado, los calambres menstruales severos pueden ser tan dolorosos que interfieren en la actividad normal de una mujer durante varios días.

¿Qué tan comunes son los dolores menstruales?

Los cólicos menstruales, en alguno de sus estadios, afectan a más de un estimado de 50% de las mujeres y, entre ellas, hasta un 15% los describiría como graves. En encuestas entre las adolescentes se muestra que más del 90% de las chicas tienen calambres menstruales.

¿Qué es la dismenorrea?

El término médico para los dolores menstruales es dismenorrea. Hay dos tipos de dismenorrea, primaria y secundaria.

Dismenorrea primaria

En la dismenorrea primaria, no hay ningún problema ginecológico subyacente que cause el dolor. Este tipo de cólicos puede comenzar dentro de seis meses a un año siguiente la menarquia: el momento en que una niña comienza a tener períodos menstruales.

Dolor en abdomen.

Los cólicos menstruales normalmente no comienzan hasta que se producen ciclos menstruales ovulatorios (cuando un óvulo es liberado de los ovarios), y el sangrado menstrual real generalmente comienza antes de la aparición de la ovulación. Por lo tanto, una adolescente no puede experimentar dismenorrea hasta meses o años después del inicio de la menstruación.

Dismenorrea secundaria

En la dismenorrea secundaria, alguna condición anormal subyacente (por lo general en el sistema reproductivo de la mujer) contribuye al dolor menstrual. Este segundo supuesto puede ser más evidente en la menarquia, pero con frecuencia la afección se manifiesta algo más tarde.

Descubre algunas soluciones: Remedios para la dismenorrea

¿Qué causa los cólicos menstruales?

Cada mes, el revestimiento interno del útero (el endometrio) se prepara para un posible embarazo. Después de la ovulación, cuando el óvulo no es fecundado por un espermatozoide, no dará lugar al embarazo y ya no es necesario el revestimiento actual del útero.

Como consecuencia, los estrógenos de la mujer y los niveles de la hormona progesterona caen en declive y el revestimiento del útero se hincha y se vierte el eventual flujo menstrual y se sustituye por un nuevo revestimiento en el siguiente ciclo mensual.

Cuando el viejo revestimiento del útero comienza a descomponerse, los compuestos moleculares llamados prostaglandinas se liberan; estos hacen que los músculos del útero se contraigan. Cuando se contraen los músculos del útero que constriñen el flujo sanguíneo (vasoconstricción) al endometrio, bloquean la entrega de oxígeno a los tejidos del endometrio que, a su vez, se descompone y muere.

Después de la muerte de este tejido las contracciones uterinas, literalmente, aprietan el viejo tejido endometrial a través del cuello uterino y fuera del cuerpo a través de la vagina.

Otras sustancias conocidas como leucotrienos, que son productos químicos que juegan un papel en la respuesta inflamatoria, también son elevadas en este momento y pueden estar relacionados con el desarrollo de calambres menstruales.

¿Por qué algunos cólicos son tan dolorosos?

Los cólicos menstruales son causados por las contracciones uterinas que se producen como respuesta a las prostaglandinas y otros productos químicos. La sensación de calambre se intensifica cuando los coágulos o piezas de tejido con sangre de la mucosa del útero pasan a través del cuello del útero, sobre todo si el canal cervical de la mujer es estrecho.

La diferencia entre los dolores menstruales que son más y menos dolorosos puede estar relacionada con los niveles de prostaglandina de la mujer. Las mujeres con dolores menstruales altos tienen niveles elevados de prostaglandinas en el endometrio (revestimiento del útero) en comparación con las mujeres que no experimentan calambres.

Los cólicos menstruales son muy similares a los que una mujer experimenta cuando se le administra la prostaglandina como un medicamento para inducir el parto.

¿Se pueden medir los cólicos menstruales?

Sí. Los cólicos menstruales pueden demostrarse científicamente mediante la medición de la presión dentro del útero, así como del número y frecuencia de las contracciones uterinas.

Durante un período menstrual normal, la mujer promedio tiene contracciones de baja presión (50-80 mm Hg), que duran entre 15 a 30 segundos con una frecuencia de 1-4 contracciones por cada 10 minutos. Cuando una mujer tiene calambres menstruales, sus contracciones son de una presión más alta (que pueden superar los 400 mm Hg), duran más de 90 segundos y, a menudo, se producen en menos de 15 segundos de diferencia.

¿Qué otros factores influyen en los cólicos menstruales?

Como hemos mencionado anteriormente, un canal cervical inusualmente estrecho tiende a aumentar los calambres menstruales. Otro factor anatómico que se cree que contribuye a los calambres menstruales es una inclinación hacia atrás del útero (retroversión del útero).

La falta de ejercicio es reconocida como otro de los factores que contribuye a los calambres menstruales dolorosos. Durante mucho tiempo se ha pensado que los factores psicológicos también desempeñan un papel importante; por ejemplo, está ampliamente aceptado que el estrés emocional puede aumentar la incomodidad de los calambres menstruales.

Reduce el dolor: Cómo tratar los dolores y molestias causados por la menstruación

Caminar al día y andar.

¿Cuáles son los síntomas de los cólicos menstruales?

Los cólicos menstruales son dolores que se originan en la parte inferior del abdomen y la pelvis. El malestar se puede extender a la espalda o las piernas. Pueden ocasionar un dolor muy fuerte o suave bien de forma periódica o continuada. Los cólicos menstruales por lo general comienzan poco antes de la menstruación, el pico se encuentra dentro de las 24 horas después del inicio de la hemorragia y desaparecen de nuevo después de un día o dos.

Estos cólicos pueden ir acompañados de dolor de cabeza y/o náuseas, que pueden conducir, aunque con poca frecuencia, hasta el vómito. También pueden ocasionar estreñimiento o diarrea debido a las prostaglandinas que causan los músculos lisos que se encuentran tanto en el útero como en el tracto intestinal. Algunas mujeres experimentan una necesidad de orinar con más frecuencia.

¿Cómo se diagnostican los dolores menstruales?

El diagnóstico de los dolores menstruales generalmente se hace por la propia mujer y refleja su percepción individual del dolor. Una vez que una mujer ha experimentado calambres menstruales, generalmente con el inicio en la adolescencia de su flujo menstrual (menstruación), se vuelve consciente de los síntomas típicos. Si hay otras condiciones médicas que contribuyen a los dolores menstruales (dismenorrea secundaria), el médico puede sugerir pruebas de diagnóstico incluyendo estudios.

Consultar con tu médico.

¿Cuál es el tratamiento para los calambres menstruales comunes (dismenorrea primaria)?

Cada mujer tiene que encontrar un tratamiento que funcione para ella. Hay una serie de posibles remedios para los dolores menstruales. Las recomendaciones actuales son no solo el descanso y sueño adecuado, sino también el ejercicio regular (especialmente caminar).

Algunas mujeres encuentran que el masaje abdominal, el yoga o la actividad sexual orgásmica pueden traer cierto alivio. Una almohadilla térmica aplicada en la zona abdominal también puede mitigar el dolor y la congestión reduciendo los síntomas.

Hay un buen número de medicamentos de venta libre puede ayudar a controlar el dolor, así como prevenir los calambres menstruales en sí mismos. Para los calambres leves, la aspirina, el paracetamol o el acetaminofeno más un diurético pueden ser suficiente. Sin embargo, la aspirina tiene un efecto limitado en la reducción de la producción de prostaglandina y solo es útil para los calambres menos dolorosos.

Los principales agentes para el tratamiento de los calambres menstruales moderados son los fármacos anti-inflamatorios no esteroideos, que disminuyen la producción de prostaglandinas y disminuyen sus efectos. Los fármacos antiinflamatorios no esteroideos que no requieren una receta son: Ibuprofeno, Naproxeno sódico y Ketoprofeno.

La mujer debe empezar a tomar uno de estos medicamentos antes de que su dolor se vuelva difícil de controlar. Esto podría significar comenzar la medicación 1 o 2 días antes de la menstruación y continuar tomándola de 1 a 2 días en su período.

Los mejores resultados se obtienen mediante la adopción de uno de los fármacos antiinflamatorios no esteroideos de forma programada sin llegar a esperar a que el dolor se manifieste. Los fármacos anti-inflamatorios no esteroideos con receta para el tratamiento de los dolores menstruales son el ácido mefenámico y meclofenamato.

¿Y si los calambres son muy graves?

Si los calambres menstruales de la mujer son demasiado graves como para ser gestionados por estas estrategias, el médico podría prescribir dosis bajas de píldoras anticonceptivas (anticonceptivos orales) que contienen estrógenos y progestina en un ciclo regular o extendido. Este tipo de enfoque puede prevenir la ovulación (la liberación mensual de un óvulo) y reducir la producción de prostaglandinas que, a su vez, reduce la severidad de los calambres y causa un flujo menstrual leve.

DIU.

El uso de un DIU, que libera pequeñas cantidades de la progestina levonorgestrel directamente en la cavidad uterina, se ha asociado con una reducción del 50 por ciento en la prevalencia de los calambres menstruales. En contraste, los DIU que no contienen hormonas, tales como los que contienen cobre, pueden empeorar los calambres menstruales.

¿Existen soluciones quirúrgicas?

En el pasado, muchas mujeres con dolores menstruales se sometieron a una operación conocida como dilatación y curetaje con el fin de eliminar parte del revestimiento del útero.

Este procedimiento también se utiliza a veces como medida de diagnóstico para detectar el cáncer o condiciones pre-cancerosas de la mucosa uterina. Algunas mujeres incluso recurrieron a la solución definitiva para los problemas menstruales con someterse a una histerectomía, una cirugía que extirpa todo el útero.

Hoy en día, cuando una mujer tiene una dismenorrea anormalmente pesada y sangrado uterino doloroso, los médicos pueden recomendar la ablación endometrial, un procedimiento en el cual el revestimiento del útero se quema o es vaporizada mediante un dispositivo que genera calor.

¿Cuál es el tratamiento de la dismenorrea secundaria?

El tratamiento de la dismenorrea secundaria depende de su causa.

Hay una serie de condiciones subyacentes que pueden contribuir al dolor incluyendo:

  • Endometriosis (células de la pared uterina ubicadas en otras áreas del cuerpo); los fibromas uterinos (crecimientos uterinos no cancerosos que responden a los niveles de estrógeno).
  • Adenomiosis (una afección benigna en la que las células del revestimiento del útero interno invaden la pared muscular, el miometrio)
  • Enfermedad inflamatoria pélvica
  • Las adherencias fibrosas (accesorios anormales entre órganos), o el uso de un dispositivo intrauterino (DIU) como método anticonceptivo.

Todas estas condiciones deben ser diagnosticadas por primera vez por un médico que luego recomendará el tratamiento óptimo. Si una mujer comienza a experimentar cambios en sus calambres menstruales, así como en su severidad, tiempo o lugar, debe consultar a su médico, especialmente si los cambios son de inicio súbito.

¿Cuál es la perspectiva a largo plazo (pronóstico) para los cólicos menstruales?

En general, los calambres menstruales de la mujer no empeoran durante su vida. De hecho, los calambres menstruales de la dismenorrea primaria generalmente disminuyen con la edad y después del embarazo.

Cuando hay dismenorrea secundaria con una condición subyacente contribuyendo al dolor, el pronóstico depende del éxito del tratamiento de esa condición subyacente.

Como las mujeres han aprendido más sobre su cuerpo y la forma de mantenerlo en una salud óptima, los calambres menstruales se han hecho menores.

Te puede gustar