Todo lo que deberías saber acerca de evitar el tabaco

Está comprobado que el consumo de tabaco es perjudicial para nuestra salud general, ya que puede incluso favorecer el desarrollo de enfermedades mortales como el cáncer

El consumo de tabaco es una de las prácticas más peligrosas para la salud y, sin embargo, también es una de las más comunes en cada rincón del planeta.

A pesar del sinfín de campañas realizadas por los estamentos de sanidad, encabezadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada día aumenta más su consumo.

La manera más sencilla de consumir tabaco

La planta de tabaco había sido utilizada a lo largo de muchos años con fines curativos. Sus propiedades eran muchas y beneficiaban al ser humano.

No obstante, su modo de consumo más común es la combustión y esta es una de las más nocivas para cada persona. Ingerir el humo desprendido de la planta trae consigo efectos secundarios.

Con base en lo anterior, mucha es la confusión. No obstante, diversas investigaciones hicieron cambiar los parámetros y pensamientos acerca del tabaco.

Así pues, a día de hoy, se reconoce como una de las principales causas de muerte en el mundo.

La manera más sencilla de consumirlo es por medio del cigarrillo, el cual es legal casi en todo el planeta.

El problema se centra en uno de sus principales componentes, la nicotina. Esta causa adicción descontrolada en quien ingiere el tabaco. Las dosis exageradas pueden ser la causa de diversos padecimientos.

Te recomendamos leer: El tabaco le descuenta días a tu vida

Problemas asociados con el tabaco

Consumo de tabaco

La mayoría de cosas negativas relacionadas con el tabaco se obtienen por medio de su ingesta más sencilla y legal. El consumo de cigarrillo trae consigo padecimientos considerables, los cuales no pueden pasarse por lo alto.

Entre los más comunes encontramos:

  • Bronquitis crónica
  • Riesgo de arteriosclerosis
  • Alta probabilidad de gingivitis y periodontitis
  • Debilitamiento del sistema cardiovascular
  • Riesgo de cáncer (especialmente de pulmón)

Motivos para evitar el consumo de tabaco

Con base en lo anterior, son muchas las cosas esclarecidas acerca del gran riesgo inmerso en el consumo regular de tabaco por medio del cigarrillo.

Así, esto ya debería ser un incentivo para no seguir adelante con el mismo.

Claro está, acabar con un hábito, bueno o malo, puede resultar en una práctica compleja y frustrante. Por ello, las cosas deben tomarse con calma.

A continuación expondremos las razones de peso más beneficiosas, para dejar este mal hábito.

Al abandonar el tabaco disminuye la probabilidad de muerte

Dejar-de-fumar

Este beneficio depende de la edad en la cual se encuentra la personas consumidora de tabaco. Entre más joven, mayor es el impacto en dicho sentido.

  • Por ejemplo, cuando un individuo de 30 años se inclina por dejar este hábito, la probabilidad de muerte disminuye casi en un 90 %.
  • Con relación a una persona de 60 años, la diferencia es de 30 %.

A pesar de dichas apreciaciones, sin importar la edad en la que se deja el consumo de tabaco, los beneficios son mucho más numerosos.

Ver también: Di adiós al insomnio con estas 5 técnicas de RESPIRACIÓN: ¡Son muy efectivas!

Cosas positivas en general

Además de reducir las posibilidades de muerte prematura, también existen una serie de cosas positivas para las personas que deciden de alejar el tabaco de una vez y por todas:

  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Se estimula la función pulmonar.
  • Se evita la aparición de la hipertensión arterial.
  • Disminuye el riesgo de cáncer pulmonar.
  • Contribuye al estado físico.
  • Ayuda a la piel, tanto en imagen como en respiración celular.

Beneficios indirectos

shutterstock_1012580920

Lo primero en lo cual se piensa cuando surgen nuevas relaciones sociales gira en torno a la aceptación. Así pues, lo ideal es ser recibido sin alguna objeción.

A pesar de ello, un individuo fumador no es muy bien visto. Podríamos decir, incluso, que la mayoría de gente no se siente muy cómoda ante tal presencia.

En ese orden de ideas, mejorar las relaciones sociales es un motivo fuerte para abandonar el hábito del tabaco. Además, ellos también lo agradecerán, ya que pueden recibir beneficios indirectos:

  • El fumador pasivo no tendrá riesgo de enfermedades relacionadas con el humo de tabaco.
  • La probabilidad de padecer infecciones de oído baja de manera considerable.
  • El ambiente se libera y es percibido de muy buena manera.
  • En caso de padecer gripe o alergias, el humo no afectaría a dichas personas.
Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar