Todo lo que deberías saber acerca de los huesos

Katherine Flórez · 23 marzo, 2018
El cuerpo humano posee 206 huesos distribuidos a lo largo de todo el organismo, los cuales se distinguen por su ubicación y su función.

Un gran número de seres vivos están constituidos por una estructura ósea, también conocida como huesos. A estos se les denomina animales vertebrados y los seres humanos hacen parte de tan amplia lista.

A pesar de su importancia, es poco lo que llega a hablarse sobre ellos; por lo menos con respecto a la piel u otras partes del organismo, mencionadas de manera más común.

El cuerpo humano posee 206 huesos distribuidos a lo largo de todo el organismo, estos se distinguen por diversas formas y características, determinadas por la función y la zona del cuerpo.

Estos se consideran un órgano vital para el cuerpo humano, siendo registrado como uno de los más resistentes, firmes y duros. No obstante, el hueso está compuesto por tejidos blandos y duros, sobresaliendo el tejido óseo como el más fuerte de todos.

¿Qué es el tejido óseo?

Qué es el tejido óseo

Se trata de una parte especializada relativa al tejido conjuntivo. Además, es uno de los principales componentes de los huesos.

El tejido óseo, a su vez, se constituye por elementos no celulares relacionados con la matriz ósea, así como otras células. La principal característica es la resistencia y rigidez.

Con respecto a lo anterior, cabe resaltar que los huesos son estructuras muy livianas, sin importar la fortaleza inmersa en ellos. En pocas palabras, la ingeniería del organismo es prácticamente perfecta, un desafío.

Por otra parte, el tejido óseo crece a medida que el cuerpo lo hace; de tal manera se considera como una estructura viva y adaptativa. También cuenta con la posibilidad de recuperarse una vez sufre alguna lesión o enfermedad a nivel celular.

¿Quieres conocer más? Lee: Fortalece tu salud ósea incluyendo en tu dieta estos 8 alimentos ricos en calcio

Clasificación de los huesos

Mujer con sus huesos sanos y en forma

La clasificación osea contempla cinco tipos; sin embargo, existen tres que son considerados como principales. A continuación les expondremos los tipos de huesos presentes en el organismo.

  • Planos. También son reconocidos como huesos anchos, gracias a sus dimensiones; donde, por supuesto, se suma la plana. En términos generales, su objetivo se centra en la protección de tejidos blandos.Están presentes en el cráneo y otras regiones del cuerpo, como la escápula.
  • Largos. Es la tipología más reconocida por las personas, teniendo en cuenta que el principal hueso se encuentra en dicha categoría (el fémur).Se divide en tres grandes partes, dos epífisis (en los extremos) y una diáfisis o zona media del hueso largo. Además, su forma es cilíndrica y predomina lo ancho sobre lo grueso.
  • Cortos. Son quizá los menos conocidos por las personas del diario vivir, a pesar de ello, su función es fundamental para el cuerpo. El amortiguamiento es su objetivo primordial. Los huesos cortos se encuentran en las manos y los pies, especialmente, en la región del tarso y el carpo.

Los anteriores son los considerados tipos principales; sin embargo, también existen dos clases más:

  • Sesamoides. Son poco comunes en el organismo, a pesar de ello, cumplen funciones vitales relativas al movimiento segmentario. Un ejemplo claro de este tipo son las patelas o rótulas, ubicadas en el área de la rodilla.
  • Irregulares. Tal cual como lo indica su nombre, este tipo de huesos no poseen una sola característica estructural. No obstante, se distinguen por ser impares y por localizarse en la línea media del cuerpo. Las vértebras son el ejemplo perfecto.

Visita este artículo: 8 trucos naturales para fortalecer tus huesos

Células de los huesos

Células de los huesos

También llamadas células óseas, son la estructura primaria de los huesos, la cual, no solo le brinda sus principales características, sino la vida como tal. Las células de este órgano también se diferencian o dividen en diversos grupos.

Cada una cuenta con una función diversa y vital para lo que es el hueso en general.

  • Osteoprogenitoras. Éstas provienen de las células mesenquimales, las cuales forman colonias celulares aptas para la formación de los huesos. Se encuentran en la parte interna del periostio, así como en los canales de Havers y el endostio.
  • Osteoblastos. La función principal de los osteoblastos es formar matriz ósea. Estos no pueden dividirse,  contribuyendo con el crecimiento de los huesos. Se consideran como la célula fundamental del tejido óseo; no solo por su construcción, sino por el mantenimiento realizado a lo largo de la vida del ser humano.
  • Osteocitos. Una vez formados los huesos hacen presencia a lo largo y ancho de los mismos. Están encargados de mantener la matriz ósea en su lugar.
  • Osteoclastos. En términos comunes, los osteoclastos cumplen una función “sucia”; eliminan lo que no sirve o está mal elaborado. Con respecto a los huesos, degradan y reabsorben la matriz ósea para rehacerlo de la mejor forma posible.