Todo lo que debes saber de la aerofagia

21 junio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
En niños, la aerofagia es relativamente común y se ha relacionado con el cólico del lactante.

La aerofagia es un fenómeno fisiológico producido por la ingesta excesiva de aire en el tracto digestivo, especialmente durante las comidas. El término significa literalmente «comer del aire”. Se trata de un trastorno digestivo menor, pero que implica molestias.

A menudo, es responsable de la salida superior de aire, comúnmente conocida como eructos. No se debe confundir con el reflujo gastroesofágico, que tiene síntomas similares.

La aerofagia se puede agravar en presencia de otras patologías, como la dispepsia, o de hinchazón abdominal. En niños, la aerofagia es relativamente común y se ha relacionado con el cólico del lactante.

Causas de la aerofagia

aerofagia

Normalmente, la aerofagia es consecuencia de un régimen alimenticio inadecuado. Suele relacionarse con el consumo excesivo de bebidas gaseosas y azucaradas o de ciertos alimentos, como dulces, pan rallado o goma de mascar (chicle).

Incluso, puede tener su origen en los malos hábitos durante la comida, como comer demasiado rápido. Esto favorece la entrada de una gran cantidad de aire en el tracto digestivo.

También puede producirse debido a problemas de ansiedad, como el estrés. Desde una perspectiva patológica, es frecuente en  personas que no coordinan adecuadamente las funciones de tragar y respirar. Lo cual tiene lugar frecuentemente en personas con patologías mentales.

Síntomas

La aerofagia se manifiesta por una sensación de pesadez estomacal, sensación de hinchazón y problemas digestivos. Los eructos, junto con la flatulencia, son la forma de aliviar las molestias en la digestión.

Entre los síntomas de la aerofagia se incluyen:

  • Distensión abdominal: causada por la presión de los gases. El exceso de aire provoca que el abdomen esté hinchado. No obstante, puede confundirse con otros síntomas.
  • Dolor abdominal: en ocasiones, el dolor se traslada a la zona baja del esternón al presionar el aire tanto al estómago como al corazón. El dolor puede llegar a confundirse con el que ocasiona una angina de pecho.
  • Ruidos intestinales: hay afecciones que producen los síntomas de la aerofagia. Es el caso de los gases que, además, dan lugar a ruidos en el intestino.
  • Eructos y meteorismo sin olor.

También te puede interesar: Cómo reducir la distensión abdominal con 5 remedios caseros

¿Cuál es el diagnóstico?

Se establece el diagnóstico cuando los eructos son repetitivos y molestos, al menos varias veces por semana. Además, se comprueba la cantidad de aire que se ingiere.

Lo fundamental en el diagnóstico es descartar patologías orgánicas como las enfermedades del tracto digestivo superior, malabsorción de hidratos de carbono, sobrecrecimiento bacteriano y alteraciones de la motilidad, entre otros.

Lee también: ¿Qué pasa en nuestro cuerpo si retenemos los gases?

Prevención de la aerofagia

Para prevenir la aerofagia, es recomendable mantener una dieta adecuada, masticar despacio y evitar ciertos alimentos que favorecen la inflamación, como refrescos, dulces o goma de mascar, entre otros.

Si la hinchazón se debe al estrés, hay que tratar de aliviar la ansiedad con el tratamiento apropiado o reducirla con la práctica regular de deporte y la relajación.  Los síntomas de la aerofagia suelen desaparecer espontáneamente una vez que se tratan las causas responsables del trastorno.

Tratamiento

infusiones para tratar la aerofagia

El tratamiento comprende una variedad de medidas a tener en cuenta:

  • Masticar bien y lentamente: muchas personas comen de forma excesiva, mal y rápida. Esto provoca problemas de aumento de peso y también de mala digestión. Por lo que una de las cosas que hay que hacer para evitar y tratar la aerofagia, es comer y masticar los alimentos más despacio.
  • Evitar comidas copiosas: una alimentación sana ayuda a evitar la aerofagia. Es aconsejable no tomar comidas copiosas, muy picantes o beber bebidas gaseosas.
  • Relax:  hay personas que retienen los nervios en el estómago. En este caso, hay que liberar el estrés, llevando una vida más saludable de manera general. Para ello es bueno realizar ejercicio habitualmente y comer más fruta, pescado y verdura.
  • Tomar manzanilla y otros remedios naturales: determinados productos naturales pueden aliviar algunos de los síntomas de la aerofagia. La manzanilla es el perfecto remedio natural para tratar y aliviar los gases.
  • Beber agua: nos permite una mejor hidratación. Además, con la ingesta de agua, se evita el consumo de bebidas gaseosas que no son recomendables.

Por otro lado, realizar un masaje abdominal puede ayudar a aliviar este trastorno del sistema digestivo que en ocasiones es tan molesto.

  • López Higueras, A. (2012). Protocolo diagnóstico de la aerofagia. Medicine. https://doi.org/10.1016/S0304-5412(12)70259-7

  • Velasco Benítez, C. A. (2013). AEROFAGIA, DOLOR ABDOMINAL RELACIONADO A DESÓRDENES GASTROINTESTINALES FUNCIONALES Y ESTREÑIMIENTO FUNCIONAL EN NIÑOS. Revista Gastrohnup.

  • Colaboración Cochrane. (2001). Efectividad del tratamiento en el cólico del lactante: revisión sistemática. Revista Pediatría de Atención Primaria.