Todo lo que debes saber de la depresión postadopción

Raquel Lemos · 28 septiembre, 2018
La depresión postadopción es habitual y puede hacer que te sientas incomprendido o culpable porque las expectativas que tenías eran diferentes, pero debes saber seguir adelante.

La depresión postadopción es similar a la depresión posparto. Sucede tras tener contacto con esa nueva incorporación a la familia que requiere de todos nuestros cuidados y nuestra atención. Sin embargo, por algún motivo, nos sentimos incapaces de llevar a cabo todo esto.

Cuando la depresión surge tras adoptar a un hijo no sabemos cómo actuar. Nos encontramos perdidos, desorientados y, ante todo, nos sentimos incomprendidos. Deseábamos mucho poder tener ese niño. Sin embargo, ahora, estamos tristes e incapacitados para cuidarlo sin saber muy bien el motivo.

Las causas de la depresión postadopción

Depresión postadopción

Aunque, en un principio, no podamos comprender este tipo de depresión, lo cierto es que entre sus causas están las expectativas sobre lo que supone adoptar. Hay múltiples creencias que pueden actuar sobre esta decisión y, aunque pensemos que no nos influyen en un principio, en realidad sí lo hacen.

Expectativas como progenitores

Antes de tener un hijo, todos fantaseamos con determinadas expectativas sobre cómo vamos a educar a nuestros hijos y cómo vamos a ser como padres. Pero, en el momento de la verdad, todas ellas pueden venirse abajo.

Creíamos que no íbamos a perder el control, y lo perdemos; pensábamos que sabríamos dominar las rabietas del niño, pero no somos capaces. Todas esas altas expectativas hacen que nos vengamos abajo cuando la realidad se hace presente y nada sucede como lo habíamos imaginado.

Lee: Fallos que cometen los padres cuando los hijos desobedecen

Expectativas con respecto a los hijos

Las expectativas que podemos tener con los hijos pueden hacer que los imaginemos como niños saludables en todos los aspectos. Seguro que se comportarán bien, que atenderán a lo que nosotros les digamos, que no tendrán ningún tipo de problema que no se pueda resolver…

Sin embargo, puede suceder que el niño adoptado tenga algún tipo de carencia y esto cause problemas en su comportamiento. También, que tenga alguna dificultad para vincularse con nosotros o, incluso, que descubramos que tiene algún tipo de retraso.

Expectativas del entorno

Lo que piensa nuestra familia y nuestros amigos sobre la adopción es muy importante. Muchas personas creen que es mejor tener un hijo de uno mismo, otras consideran que todos los hijos adoptados vienen con problemas… En definitiva, estas son creencias que tienen los demás y que nos influyen de alguna u otra manera.

Dependiendo de las opiniones que nuestro entorno tenga con respecto a las adopciones, seremos más susceptibles o no de sufrir la depresión postadopción. Frases como “ya te lo dije”, “pensabas que iba a ser fácil”, “ahora no puedes dar marcha atrás” no ayudarán nada en estos casos.

Expectativas con la sociedad

Madre sobrepasada por su maternidad

Podemos encontrarnos con juicios de otras personas que critican nuestra decisión. También, puede que los niños le digan al nuestro en el colegio frases como “entonces tus padres no son tus padres”o “no tienes una familia de verdad”.

Todo esto puede crisparnos y hacer que salga una parte de nosotros que no nos gusta nada. Nos sentiremos incomprendidos y con una gran falta de apoyo. Sin embargo, centrarnos en esto en esto no nos va a ayudar. Por eso, vamos a ver algunas estrategias para afrontar la depresión postadopción.

Estrategias para afrontar la depresión postadopción

No te pierdas: Cómo ser un buen padre

Las circunstancias anteriores, si no somos capaces de afrontarlas con serenidad, pueden hacer que nos vengamos abajo. Sin embargo, hay algunas estrategias que pueden sernos de gran ayuda:

  • Reconocer la depresión postadopción: Muchas personas la sufren aunque se hable poco de ella. Reconocerla y aceptarla te permitirá pedir ayuda y superar con éxito esta fase de tu vida.
  • Tomar conciencia de la necesidad de apoyo: Buscar personas que te comprendan o que hayan pasado por una situación similar será muy importante. Asimismo, es necesario alejarse, al menos por el momento, de aquellas que juzgan y tienen creencias tóxicas sobre la adopción. Esto hará que sea difícil que la superes.
  • Cuida de ti: Las visitas de los trabajadores sociales para ver que se está cuidando al niño adecuadamente pueden generar estrés y un afán de ser el cuidador perfecto. Sin embargo, esto no debe provocar que te descuides. Sigue sacando tiempo para hacer algo de ejercicio y comer bien.

Aislarse no es una de las mejores opciones, pues la depresión postadopción puede incrementarse. Lo positivo será siempre buscar apoyo y a personas que estén dispuestas a ayudarte en estos momentos. Entablar amistad con quien esté en las mismas circunstancias que tú será algo positivo.