Todo lo que hay que saber sobre la presión arterial alta

Carolina Betancourth·
17 Marzo, 2020
La presión arterial no debe estar ni muy alta ni muy baja. Si está muy alta se pueden presentar graves complicaciones de salud, sobre todo a nivel cardíaco.

Mantener la presión arterial bien controlada es fundamental para evitar problemas de salud más complicados, y especialmente para mantener sano el corazón y el sistema circulatorio en general.

Por eso hoy te hablaremos de aquellos hábitos que pueden hacer que tu presión arterial aumente, ya que esto puede ayudarte a prevenirla. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo.

¿Por qué aumenta la presión arterial?

La presión arterial es la fuerza de la sangre al empujar contra las paredes de las arterias. Cada vez que el corazón late, bombea sangre hacia las arterias. Durante este proceso, la presión arterial es más alta. Cuando el corazón está en reposo, baja.

La presión arterial no debe estar ni muy alta ni muy baja. Si está muy alta se pueden presentar graves complicaciones de salud, sobre todo a nivel cardíaco. Las personas que tienen esta condición pueden llegar a padecer insuficiencia coronaria, presentar angina de pecho, ataques al corazón o arritmias, entre otras complicaciones más.

En principio cualquier factor que aumente la presión contra las paredes de las arterias puede generar presión arterial alta. Algunas enfermedades relacionadas con el desarrollo de esta dolencia son: la apnea del sueño, los problemas con los riñones y la tiroides, etc. También hay ciertos medicamentos que pueden hacer que la presión se eleve, como algunos anticonceptivos, analgésicos…

Existen varios factores de riesgo que puede propiciar el aumento de la presión arterial, entre las más comunes están por ejemplo:

  • El consumo excesivo de sodio.
  • La falta de actividad física, que puede llevar a la persona a tener sobrepeso.
  • Una alimentación poco saludable.
  • La genética.

Además, hay ciertos problemas psicológicos que pueden afectar al corazón y por lo tanto podrían subir la presión arterial más de sus niveles normales:

  • Tener algún tipo de preocupación.
  • Presentar un estado de enojo, de ira.

Quizás te interese: 7 complicaciones graves causadas por la hipertensión

¿La presión arterial alta se puede prevenir?

En la mayoría de los casos sí, es una enfermedad que se puede prevenir, para lo cual es indispensable seguir algunas recomendaciones sencillas que pueden evitar llegar a sufrir de esta condición de salud. Veamos:

  • Se debe evitar al máximo el consumo de bebidas alcohólicas y de tabaco.
  • Tratar de mantener un peso saludable.
  • Realizar ejercicio físico por lo menos tres veces por semana y al menos durante media hora.
  • Medir con bastante frecuencia la presión arterial para asegurarse de que está normal.
  • Los valores de una presión arterial normal deben estar entre 120-80 y 129-84, los niveles de una presión arterial normal-alta oscilan entre 130-80 y 139-89.

Descubre: Los efectos del alcohol en el corazón

Con todo, los niveles de la presión arterial normal pueden variar durante el día, debido a las actividades que realicemos, puesto que mediante la presión arterial llega la irrigación de sangre a todos los órganos de nuestro cuerpo.

Por lo tanto, si realizamos ejercicio físico y nos medimos la presión arterial justo durante la actividad o inmediatamente después de terminar el ejercicio, seguramente la vamos a encontrar elevada. Y es que esta debe aumentar su intensidad para poder llegar a los músculos que están involucrados en la actividad. Cuando se termina el ejercicio y se tiene un poco de reposo, la presión vuelve a la normalidad.

Por eso, no te asustes. Es normal que la presión aumente a lo largo del día, de hecho puede ser un problema que esto no suceda. Las complicaciones aparecen cuando esta está demasiado alta y durante demasiado tiempo. Es ahí cuando debes consultar al médico.

¿Qué es la hipertensión? ¿Cómo sobrellevarla?

presión arterial

Se dice que una persona sufre de hipertensión cuando al medir los valores de la presión en varias oportunidades y llevando un control médico este valor siempre se encuentra entre 140/90. Esto se convierte en algo muy preocupante, pues el aumento de la presión arterial puede dañar las arterias provocando que, con el paso del tiempo, la presión arterial aumente más.

Además de los medicamentos que nos puede recomendar el médico, la hipertensión se puede controlar siempre y cuando realicemos algunos cambios en nuestros hábitos diarios. Como ya mencionamos, hay que evitar el consumo de sal, los alimentos enlatados y en conservas, ya que este tipo de alimentos contienen muchas sales y conservantes que perjudican el normal funcionamiento de nuestro organismo.

Además, hay que restringir el consumo de todos aquellos alimentos ricos en grasas, como pueden ser los embutidos, las frituras y las comidas rápidas, ya que pueden ayudar a aumentar de peso y por consiguiente, la hipertensión.

Se recomienda incluir en la alimentación diaria alimentos ricos en potasio, dado que algunos estudios muestran que este puede ayudar a reducir la presión arterial. Por eso, no dudes en incorporar alimentos como pueden ser los plátanos o bananos, los frutos secos como las almendras, las nueces, etc.

También te recomendamos las frutas y las verduras como la zanahoria, las acelgas, los tomates, las calabazas y los berros, entre otros. Asimismo es importante el consumo de pescado azul, rico en Omega 3,  por lo menos una o dos veces por semana, así como los lácteos descremados.

Por último, no te olvides de hacer ejercicio con cierta regularidad y de evitar el consumo de alcohol y tabaco. Estos no solo son nocivos para la salud de corazón, sino para tu cuerpo en general.

¡No lo olvides!

Se recomienda mantener un buen control médico para estar seguros de que la presión arterial está debidamente controlada. Si el médico nota que la presión está controlada seguramente va a disminuir las dosis de medicamentos.

De esta forma, a lo mejor, si se siguen las recomendaciones es probable que llegue el momento en que estas medicinas serán retiradas por completo. Pero esto solo lo debe recomendar el médico, no se puede bajo ningún punto de vista hacerlo por cuenta propia.

Además, incorpora los cambios que te hemos comentado a tu rutina. Estos consejos no solo te ayudarán a reducir tu presión, sino que te sentirás mejor. Comer sano y hacer ejercicio es la mejor forma de cuidar de nuestra salud en general. Tu cuerpo, además de tu corazón, te lo va a agradecer.