Todo lo que hay que saber sobre los preliminares

Elige un toque de picardía antes de abordar a tu pareja. Recuerda que es a partir de los preliminares que se construyen los orgasmos más intensos. Descubre aquí todo lo que tienes que saber sobre este tema.

Una relación sexual es un momento muy especial que compartes con alguien que te atrae, así que estarás de acuerdo en que cada encuentro sea cada vez más satisfactorio. Para este objetivo entran en escena los juegos preliminares, estimulaciones que se producen antes de la penetración y el orgasmo.

Esta previa es la mejor forma de comenzar una buena sesión de sexo porque hace que estés más lubricada y aumenta la pasión entre ambos. Además, te ayudarán a relajarte, divertirte, conocerte mejor, establecer una conexión más íntima, ganar confianza y alcanzar el clímax más fácilmente.

Adicional a los besos, caricias, masturbación o juegos eróticos, hay un requisito indispensable para favorecer una antesala excitante: la imaginación. El cerebro es el principal órgano sexual y, mientras más estimulado se encuentre, mejor será tu desempeño en el sexo.

Un estriptís, masajes, juguetes y sobre todo una buena comunicación ayudan

Juego preliminares.

La importancia de los preliminares

Esta fase precedente es muy importante, el problema es que, comúnmente, se considera relación sexual casi exclusivamente al coito. Esta definición conlleva a que entiendas los preliminares como anterior a la propia respuesta sexual, cuando, en realidad, se trata de la relación, el primer paso hacia ella.

Evita entender el sexo como una mera relación coital. Podrías hablar de llegar al orgasmo, aunque te equivocarías si tu único objetivo fuera alcanzarlo, porque podría producirte estrés y también a tu chico. Esto perjudicaría el encuentro.

Puede que te interese leer: 5 razones por las cuales el sexo oral no está siendo satisfactorio

Los juegos

Las parejas dedican en promedio diez minutos de preliminares, un hecho que es natural. Lo que muchos desconocen es que al aumentar el deseo por medio de toqueteos, masajes o hasta conversaciones sucias, el sexo será mucho mejor. Fíjate en estos preliminares:

  • Las orejas. Son una parte de tu cuerpo que, ante cualquier toqueteo, sea mordisco o lamida, activa el sistema nervioso.
  • Los juguetes. Úsalos con tu pareja o, mejor aún, dale el mando a él. Lo malo es que no aguantará mucho y va a querer lanzarse sobre ti al poco tiempo.
  • Ve películas, pero no porno. Acurrucarse se convierte casi en un detonador en una relación.
  • Masajes. Pon la luz tenue, toca todo su cuerpo con aceite o lubricante. Dale un masaje sensual y placentero para que se relaje. Además de la sensación de deleite, hará que olviden el estrés.
  • La ducha. Cuando vaya a bañarse aprovecha para sorprenderlo y métete a la ducha con él.
  • La estimulación visual también entra de los juegos previos: empieza por enjabonarte y déjalo que te mire.
  • Sexo oral: la felación y el cunnilingus (que se entiende a la práctica de sexo oral donde se chupa, frota, lame o mordisquea) siguen siendo los preliminares estrella.
  • Con las manos. Esta técnica es para los más atrevidos: mastúrbate delante de tu pareja y mastúrbala a ella también.
  • Fotos picantes. Posa de forma sugerente y tómate fotografías picantes que suban tu libido.
  • Estriptís. Una señal que le encantará a tu galán es ver cómo te quitas poco a poco la ropa al ritmo de la música y de un baile muy caliente. El secreto está en que te sientas segura. Olvida los complejo. Elige lencería que te haga sentir muy sexy. ¡Recuerda que todo es cuestión de actitud!
  • Juegos de roles. Disfrázate de un personaje muy sexy e interpreta un papel. Puedes ser una enfermera o una profesora y él un policía o un bombero. Son buenos y divertidos momentos que avivan la pasión.
  • Sal de la cama. La cocina, el salón o el baño son buenos lugares para experimentar el sexo.
Caricias preliminares.

Consejos

La mejor recomendación de pareja siempre es la comunicación. Nada más sexy que conectar con un hombre mediante una conversación. Este tipo de contacto consigue que te abras completamente con él. El juego previo más óptimo es contarse qué quieren. Por más obvio que parezca es de las cosas que menos se realizan. Lo que se consigue es arrepentimiento cuando al terminar no ha habido satisfacción plena.

La finalidad es disfrutar ambos, juntos. Cualquier preliminar y conducta que favorezca la excitación y el deseo te acercarán más al objetivo de goce. Recuerda que todas estas situaciones no se producen únicamente en la llamada fase previa, sino que se mantienen durante toda la relación y la fortalecen.